La madre trató de comprar un vestido nuevo, pero las tiendas de los alrededores ya estaban cerradas. Avergonzada por la acusación de estar usando un vestido “inapropiado”, la muchacha se retiró del torneo.

Aparentemente, este vestido fue considerado seductor por los organizadores del torneo de ajedrez. Foto: Facebook de Kaushal Kal.

Ciudad de México, 18 de mayo (SinEmbargo/Global Voices).- Una muchacha de 12 años se retiró de una competencia nacional de ajedrez en Malasia después de que algunos organizadores declararon que su falda hasta la rodilla era “inapropiada” y que infringía las reglas de vestir del torneo.

Esto lo reveló el entrenador de la niña en una publicación de Facebook, que rápidamente se volvió viral. Kaushal Khandhar escribió que durante el torneo, un organizador se dirigió a la muchacha y su madre con respecto al “seductor” vestido al que consideraron una “tentación desde un ángulo muy, muy lejano”.

Las reglas de vestir de los torneos de ajedrez en Malasia simplemente establecen que un jugador debe tener una “apariencia decorosa”.

La madre trató de comprar un vestido nuevo, pero las tiendas de los alrededores ya estaban cerradas. Avergonzada por la acusación de estar usando un vestido “inapropiado”, la muchacha se retiró del torneo.

Kaushal Khandhar publicó una foto de la falda de la niña para demostrar que no era inapropiada. Agregó que la familia de la chica exige una disculpa del Campeonato Nacional Escolar de Ajedrez:

“Este incidente la ha dejado extremadamente afectada y avergonzada.

Estamos absolutamente ENOJADOS por el trato del Director del Torneo a una niña de 12 años y su madre. Este incidente ha tenido como resultado la pérdida de tiempo y dinero que se invirtió antes, durante y después del torneo en entrenamiento, cuotas de inscripción, viajes, alojamiento y otros gastos.

He jugado ajedrez en Malasia durante casi dos décadas y nunca he sabido de algo así en ningún torneo en Malasia. Esta debería ser la primera y última vez que un asunto así aparece, ni yo ni nadie debe aceptarlo en nuestra Comunidad de Ajedrez.

La publicación en Facebook encendió la indignación del público contra los organizadores del torneo de ajedrez. Algunos creen que refleja la creciente influencia de fuerzas conservadoras y de línea dura religiosa en Malasia.

El director del torneo negó haber obligado a la muchacha a retirarse del campeonato. Hizo una denuncia en la sede de la policía después de recibir numerosos mensajes de odio en línea y amenazas de muerte. Durante una conferencia de prensa, dijo que lo estaban “difamando” por el asunto:

“He recibido mensajes agresivos y amenazas por Facebook y correo electrónico. Usaron términos como ‘pedófilo’ y ‘pervertido’. Hasta busqué mensajes de apoyo, pero no hay ninguno.

Luego de investigar inicialmente el incidente, la Federación Malasia de Ajedrez dijo que a la muchacha no la descalificaron por su ropa. Se negaron a continuar con la investigación cuando se enteraron de que ya había una denuncia en la policía.

Según informes noticiosos, los organizadores del torneo de ajedrez están negando haber descalificar a la muchacha –lo que es cierto, porque ella se retiró del torneo. Pero no dijeron nada sobre si llamaron la atención de la niña y su madre sobre el vestido “inapropiado”.

El Ministerio de Mujer, Familia y Desarrollo Comunitario emitió una declaración donde instaban a la Federación Malasia de Ajedrez a investigar más el asunto:

“La oportunidad para que los niños participen en esta actividad no es solamente un estímulo mental para los niños, sino también la oportunidad de mezclarse, intercambiar ideas, compartir experiencias e interactuar entre ellos, de diferentes razas, sexos, antecedentes, condición económica y creencia religiosa.

Peter Long del Instituto de Excelencia de Ajedrez, que es también la Academia Nacional de Ajedrez de la Federación Malasia de Ajedrez, aconsejó a los organizadores disculparse con la muchacha y su familia:

“Discúlpense con la muchacha, rectifiquen. Está bien cometer un error, equivocarse. Pero no está bien encubrirlo, o peor, pasar la culpa y pretender colectivamente que es la solución. No victimicen a la muchacha, su madre o el entrenador que dio cuenta del incidente.

¿Debo recordarles a todos que estamos hablando de una chica de 12 años? Realmente quiero creer que entendemos que el bienestar de la menor es de extrema importancia.

El escritor Terence Fernandez insistió en que “la policía no debería investigar los reclamos por incumplir reglas de vestimenta, sino el hecho de que un adulto posiblemente haya sexualizado a una menor”.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE Global Voices. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.