México, 18 Jun. (Notimex).- El secretario de Gobernación, Francisco Blake Mora, subrayó que la convocatoria del Ejecutivo federal para que el Congreso de la Unión celebre un periodo extraordinario de sesiones responde al interés superior de la nación.

Blake Mora refrendó la necesidad de que se concrete dicha solicitud para que el Estado pueda disponer de un nuevo marco normativo en áreas estratégicas de desarrollo, así como de nuevas y renovadas instituciones para el presente y futuro del país.

Recordó que el 15 de junio el presidente Felipe Calderón envió a la Comisión Permanente una respetuosa solicitud para que se acuerde la convocatoria a un período extraordinario de sesiones en el Congreso de la Unión.

Lo anterior, dijo, ante la apremiante necesidad del Estado mexicano por disponer de un nuevo marco normativo en áreas estratégicas de desarrollo, así como de nuevas y renovadas instituciones para el presente y futuro del país.

En ese sentido, el responsable de la política interior del país subrayó que las iniciativas y reformas que se ha propuesto atender en un periodo de sesiones extraordinario responden al interés superior del país, por encima de cualquier otro.

De ahí que, en un comunicado, el secretario de Gobernación detalló la pertinencia e importancia de cada iniciativa para el fortalecimiento de la vida democrática del país, sus instituciones y el impulso a su desarrollo.

En lo que se refiere a la reforma política, dijo que dispondrá a favor de los ciudadanos mayores espacios de participación activa en la definición de los asuntos públicos y permitirá cerrar la distancia entre las necesidades de los ciudadanos y la actuación de sus gobernantes.

En cuanto a la elección de tres consejeros electorales del IFE, señaló que es necesaria para la óptima y efectiva operación del máximo árbitro electoral del país, con lo que se contribuirá a su fortalecimiento y al de la democracia.

En lo relativo a la reforma laboral, consideró que el fomento a la productividad y la competitividad permitirá responder una de las demandas más sentidas de los mexicanos: generar empleos dignos y bien remunerados.

Asimismo permitirá a los jóvenes acceder de manera ágil a un empleo, así como vigilar y respetar los derechos laborales de las mujeres y la atención a la problemática del trabajo infantil, destacó.

Sobre la Ley de Asociaciones Público-Privadas, manifestó que permitirá detonar el crecimiento económico y la generación de empleos mediante una mayor inversión pública y privada en proyectos de infraestructura, en distintas regiones y comunidades del país.

A su vez, la Ley para el Combate a la Corrupción y las reformas a la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos fortalecerán la transparencia y la lucha contra la corrupción, uno de los problemas que más aquejan a las instituciones.

Subrayó que las reforma a La Ley de Seguridad Nacional potenciará consolidar un marco normativo adecuado a los desafíos que el país vive en materia de seguridad.

Además, añadió, permitirá definir con precisión la participación de las Fuerzas Armadas y las autoridades federales en tareas de seguridad interior, con pleno respeto a los derechos humanos.

Por otra parte, la Ley contra el Lavado de Dinero y Financiamiento al Terrorismo cerrará decididamente el paso a la delincuencia organizada en la utilización de recursos ilícitos en el sector formal de la economía, disminuyendo su estructura y capacidad financieras.

En tanto, continuó, las reformas a diversas disposiciones para combatir el Robo de Combustible coadyuvarán a que se acote la actuación de personas y grupos criminales que atentan contra los bienes de la Nación, en detrimento del patrimonio y la seguridad de los mexicanos.

La Ley Federal del Sistema Penitenciario y de Ejecución de Sanciones, permitirá garantizar la seguridad y el adecuado funcionamiento de los centros penitenciarios federales, convirtiéndose en un instrumento indispensable para establecer el nuevo sistema de justicia penal en el país.

Finalmente, resaltó que todas estas iniciativas y reformas cuentan con un amplio respaldo social y son producto de un amplio consenso realizado por los distintos actores del país, por lo que su eventual aprobación no debe estar sujeta a tiempos electorales.