#DatosCerrados | En Coahuila, cada habitante vive endeudado. Incluso los menores de edad que no tienen credencial de elector ya deben algo de dinero. Los gobiernos de los hermanos Moreira de 2005 a 2017 –Humberto y Rubén– dejaron una deuda pública de más de 37 mil millones de pesos, por lo que a cada coahuilense le tocaría pagar 12 mil 527 pesos. Pero aunque cada persona en el estado norteño reconociera su saldo no sabría a quién pagárselo. Los datos de los acreedores, transacciones bancarias y toda la información contable de la deuda pública se mantienen bajo reserva hasta 2024. Un nuevo mandato estatal está por iniciarse en Coahuila y no será hasta su final cuando se revele la información de la deuda.

[NdeR: Frente a la resistencia de las entidades públicas y los muros legales, el navegante de los portales de acceso a la información se parece a Moisés, el hombre bíblico que en cuarenta años de búsqueda jamás pisó la tierra prometida. El marco jurídico de la Transparencia nacional permite que la información sea negada con uno de estos argumentos: los datos solicitados están bajo reserva, son inexistentes o confidenciales. Así, la Administración de Enrique Peña Nieto mantiene más de 12 millones de expedientes bajo llave. Se ha negado a mostrar el acta de nacimiento del Presidente, el decreto que avala la pensión vitalicia a exPresidentes y sus viudas, los resultados de sus encuestas, los fundamentos para crear la Gendarmería o los gastos de las fiestas dentro de Los Pinos. #DatosCerrados es un ejercicio de la Unidad de Datos de SinEmbargo que identifica lo que el Gobierno y otras instituciones no quieren revelar].

 

El Gobernador Rubén Moreira en un acto público. Foto: Moisés Pablo, Agencia Cuartoscuro.

Ciudad de México, 18 de junio (SinEmbargo).- Con el argumento de que se trata de información que puede dañar la estabilidad del estado, el Gobierno de Coahuila reservó hasta 2024 toda la información financiera de la deuda pública que después de los Gobiernos de Humberto Moreira (2005-2011) y Rubén Moreira (2011-2017) es de 37 mil 089.6 millones de pesos, de acuerdo con la Auditoría Superior del Estado (ASE).

Si se toma en cuenta ese monto, cada coahuilense –incluso los menores de edad – debe 12 mil 527 pesos, según un cálculo de Aregional. Pero el habitante del estado norteño no sabe a quién le debe. Los nombres de los acreedores –personas o empresas- las transacciones bancarias, así como toda la información de carácter económico, contable y jurídico de quienes prestaron dinero no puede conocerse porque está bajo las llaves del  Índice de Expedientes Reservados de la Secretaría de Finanzas (Sefin) del Gobierno de Coahuila.

 

 

Este pasivo ha distinguido en los últimos cinco años a Coahuila debido a sus particularidades. Contratada con una tasa ponderada promedio de 7.7 por ciento –la séptima más alta de las entidades federativas- la deuda coahuilense creció durante 2011, año en que se eligió Gobernador, cuando pasó de 2 por ciento a 7.8 del PIBE. El monto en pesos pasó de ocho mil 267.1 millones de pesos a 36 mil 509.6 millones, un incremento real de 327 por ciento en un año.

En Coahuila ha gobernado el Partido Revolucionario Institucional (PRI) desde 1929. En la última década, el poder estatal lo han ocupado los hermanos Moreira, Humberto y Rubén. El pasado 4 de junio, el tricolor afianzó su hegemonía con Miguel Ángel Riquelme quien fue declarado candidato vencedor por el Instituto Electoral de Coahuila.

LAS PARADOJAS DE LA TRANSPARENCIA

Coahuila apareció en el séptimo lugar en la efectividad de los portales estatales de Transparencia, en el estudio “Datos, Portales de Gobierno y Gobierno Abierto: Ranking de Portales de Gobierno Estatal 2016”, elaborada por u-GOB Tecnología en Gobierno.

Esa evaluación, que se hace desde 2006, se basa en cuatro aspectos principales: disposiciones legales, colaboración vertical, así como coproducción o colaboración horizontal e Interface.

Eso, en cuanto a sus portales. Pero hay otras listas de Transparencia en las que ese estado aparece reprobado.

La consultora Aregional publicó el pasado 15 de junio su Índice de Transparencia y Disponibilidad de la Información Fiscal de las Entidades Federativas (ITDIF). Ahí, Coahuila aparece entre las entidades federativas en donde la Transparencia se ejerce a medias. Además, descendió al lugar 14, lo que implica la pérdida de siete posiciones respecto a 2016.

El ITDIF es un instrumento estadístico que refleja el nivel de disponibilidad y calidad de la información financiera y fiscal generada por las entidades federativas. Son datos útiles para evaluar el desempeño en el manejo de la administración y ejecución de los recursos públicos y a la vez, la transparencia de la ejecución de los recursos públicos.

En el Índice de acceso al gasto en publicidad oficial en los estados realizado por Artículo 19 y Fundar “Centro de Análisis e Investigación”, Coahuila es una entidad catalogada como campeona de la opacidad al igual que Guerrero, Puebla y Tamaulipas.

Coahuila gastó casi mil millones de pesos en publicidad oficial, unos 250 mil pesos por ciudadano.

La última edición del Índice de esas organizaciones se basó en estas preguntas: ¿Cuándo se hizo el gasto? ¿Cuánto se erogó? ¿En qué medios? ¿Quiénes fueron los proveedores y cuál era el fin? Si las entidades brindaban respuestas, en cada rubro se obtendría una estrella. Coahuila obtuvo cero.