Ni principio ni fin. Foto: Blog Expediente

Ni principio ni fin. Foto: Blog Expediente

La majestuosa obra de la que presumieron ambos mandatarios tenía como objetivo comunicar al municipio veracruzano, pero se ha quedado inconclusa tras 10 años de promesas.

Por Laura Rojas

Ciudad de México, 18 de noviembre (SinEmbargo/BlogExpediente).- En la autopista México-Veracruz, tramo Orizaba-Fortín, a la altura de la localidad Buena Vista, en el municipio de Ixtaczoquitlán, se encuentra una obra que, a pesar de su costosa inversión millonaria, en diez años no ha sido terminada; es el proyecto para el distribuidor vial “Buena Vista”, iniciado en el año 2005 y que no logró concretarse en las tres etapas que fue programado, a pesar de las erogaciones de más de 180 millones de pesos, que le destinaron las administraciones estatales del ex Gobernador Fidel Herrera Beltrán y del actual, Javier Duarte de Ochoa.

La majestuosa obra de la que presumieron ambos mandatarios tenía como objetivo comunicar al municipio veracruzano, pero se ha quedado inconclusa tras 10 años de promesas, lo que ha ocasionado la reacción y críticas de miles de ciudadanos, cuando empieza a promocionarse el V Informe de Gobierno de Duarte de Ochoa, con la difusión de algunas obras que se han realizado en varias partes de la entidad.

Distintos sectores consideran que el proyecto del distribuidor vial de Buena Vista, es una obra que de concretarse representaría un avance para el desarrollo de varios municipios, sobre todo los asentados en las faldas del volcán Pico de Orizaba, cuyos pobladores actualmente deben atravesar la ciudad de Orizaba para poder llegar a la autopista y de mover sus productos, en su mayoría provenientes del campo.

La distribución de recursos aplicados desde el sexenio estatal pasado, quedó de la siguiente forma: en el año 2005, se aplicaron 22 millones de pesos; en el 2006, fueron 38 millones de pesos, y en el 2008, 83.6 millones de pesos. Ya para el año 2011, con el actual gobierno estatal, se hizo una erogación que fue de 40.7 millones de pesos, y que aparentemente fue el último movimiento.

Hoy, en ese lugar, a la altura del kilómetro 282 de la autopista, sólo permanecen unas bases de lo que sería el puente, a un costado de los carriles procedentes de Orizaba y con dirección a Fortín, que como una especie de monumentos abandonados, por años han sido observadas por miles de usuarios de la autopista, quienes se preguntan hasta cuando quedará concluida la obra, cuyos recursos fueron sacados del impuesto a la nómina.

Sin embargo, algunos políticos de alto rango y empresarios, opinaron que existen esperanzas de que el Gobierno estatal voltee a mirar a esa obra, que será de gran beneficio para los sectores productivos que se ubican en el corredor industrial de Ixtaczoquitlán, y en otros municipios de la sierra como La Perla, Mariano Escobedo, Ixhuatlancillo y Santa Ana Atzacan, pues además de ayudar a desahogar la carga vehicular de la autopista, permitirá mover sus productos.

La obra estaba proyectada para facilitar la entrada y salida de vehículos desde la autopista hacia la localidad Buena Vista, que a su vez conecta con otras poblaciones como Dos Ríos, Sumidero y la propia cabecera municipal, actualmente unidas por un camino que va paralelo a la autopista, y que sirve de desfogue para el congestionamiento vial que, por ejemplo, actualmente se genera por la pavimentación con concreto hidráulico de la autopista.

Lleva a la nada. Foto: Blog Expediente

Lleva a la nada. Foto: Blog Expediente

El hecho ha provocado malestar de distintos sectores, e incluso a través de las redes sociales cientos de usuarios han criticado el proceder de los gobernantes, al dejar inconcluso el proyecto. También, las voces señalan otras obras no terminadas como un hospital pediátrico en el puerto de Veracruz, otro en Nautla y los distribuidores viales de Paso del Toro y otro en la autopista a Xalapa.

El pasado 31 de octubre, medios nacionales difundieron las imágenes del ex Gobernador de Veracruz, Fidel Herrera Beltrán, y el actual mandatario, Javier Duarte de Ochoa, quienes fueron acusados de dejar la obra de puente de Buena Vista inconclusa, y de la cual presumen haber terminado.

Ambos gobernadores, se dijo, erogaron más de 180 millones de pesos, de los cuales 140 millones fueron en la administración de Fidel Herrera, para la construcción del distribuidor, ubicado en el municipio de Ixtaczoquitlán, y que no conduce a ningún lado.

La edificación que iniciara Fidel Herrera al inicio de su mandato en 2005, había sido acordada para construirse en dos etapas, ambas concretadas durante su administración, según establecía en su Primer Informe de Gobierno. La primera etapa del proyecto tuvo una inversión de 22 millones de pesos, provenientes de aportaciones estatales del Impuesto sobre la Nómina, mientras que a la segunda etapa, en 2006, se le destinaron 37 millones 991 mil 414 pesos, según el dictamen de la licitación pública nacional número 59095001-006-06.

De acuerdo con ese dictamen de la Dirección General de Carreteras Estatales, de la ex Secretaría de Comunicaciones del Gobierno del Estado, a cargo entonces de Roberto Martín Chagra Nacif, y que fue elaborado el 18 de mayo del año 2006, la dependencia contaba con los recursos económicos para la ejecución de la obra, con cargo a los recursos del Fideicomiso Público de Administración del Impuesto Sobre Nóminas, hasta por la cantidad de 38 millones 983 mil 051 pesos.

Según la resolución, la cotización que presentó la empresa “Comercialización y Construcción de Espacios Inmobiliarios, S.A. de C.V.”, fue la que garantizó las mejores condiciones en cuanto a precio, calidad, financiamiento, oportunidad y demás circunstancias pertinentes, considerándose solvente su proposición.

Por eso, de los 37 millones 991 mil 414.79 pesos que representaba el costo total de la obra, a la compañía constructora le fueron entregados 11 millones 397 mil 424.44 pesos como anticipo, y el plazo fijado para la ejecución de la obra fue de 195 días.

Ya en el año 2008, para la tercera etapa, la misma obra tuvo una inversión de 83 millones 687 mil 657 pesos, según la licitación de 59095001-009-08.

Una década de promesas. Foto: Blog Expediente

Una década de promesas. Foto: Blog Expediente

En esta nueva licitación, del 2 de diciembre del año 2008, también se dispusieron recursos con cargo al Fideicomiso Público de Administración del Impuesto sobre Nóminas 2008-2009, por 89 millones 033 mil 034 pesos, y la licitación fue ganada por el Grupo Constructo, S.A de C.V., cuya propuesta fue de un costo de 83 millones 687 mil 657.71 pesos, otorgándosele además un anticipo del 30 por ciento, equivalente a 25 millones 106 mil 297.31 pesos, convenio que fue firmado por el ex Secretario de Comunicaciones, Marcos César Theurel Cotero, y el nuevo plazo que se fijó fue de 243 días.

A pesar de no haberse concretado los trabajos, en el V Informe de Gobierno de Fidel Herrera Beltrán, presentado en 2009, se estableció que “en Ixtaczoquitlán, se construyó el distribuidor vial ‘Buena Vista’”, sin embargo esta obra no había sido culminada.

Cuando la obra pasó a manos de Javier Duarte, éste también hizo uso de la misma promoción, ya que en su Primer Informe de labores, dijo que con una inversión de 40.7 millones de pesos, continuaría la construcción, pero la realidad fue otra.

Tanto en redes sociales, como en medios informativos de nivel nacional, fueron criticados los gobernadores veracruzanos, Fidel Herrera y Javier Duarte, ya que presumieron haber terminado el mismo distribuidor vial, aún cuando estaba abandonado.

Cada uno en su sexenio, dijeron haber erogado 180 millones de pesos, 140 millones durante el sexenio de Fidel Herrera, cuando apenas se montaron unos tramos que no conducen a ningún lado, señalaron los reportes.

La construcción, a un costado de la carretera federal México-Córdoba, que beneficiaría a 17 mil 473 habitantes, tenía como propósito organizar el tránsito vehicular de entrada a Ixtaczoquitlán, conectar a la autopista con Buena Vista y el campus Ixtaczoquitlán de la Universidad Veracruzana, donde se ubica la Unidad de Servicios Bibliotecarios de la UV (USBI), lo cual hasta ahora no ha ocurrido.

LA OBRA ES NECESARIA: EMPRESARIOS

La construcción del distribuidor vial de Buena Vista es necesaria para dar mayor movimiento a las empresas asentadas en el corredor industrial de Ixtaczoquitlán y otros municipios de la sierra, donde el sector agropecuario requiere trasladar su producción.

Mariano Juárez, empresario de la zona y ex funcionario municipal, dio a conocer que “tenemos entendido que la obra se va a terminar porque es un paso que va a desahogar el tráfico pesado al municipio de Ixtaczoquitlán, sobre todo lo que es hacia la cabecera; entonces ahí se va a descargar lo que son transportes pesados de talleres y aceros, coches, y todos los que bajan de la sierra, los productos del campo, como la caña de azúcar, la papa, los productos ornamentales de la zona del volcán, van a poder acceder más rápido a la autopista, sobre todo los que vienen de Ixhuatlancillo, que tienen que cruzar todo Orizaba para poder llegar a la autopista; la obra es fundamental para el desarrollo tanto de Ixtaczoquitlán, como de La Perla, Ixhuatlancillo, Mariano Escobedo, ya que la sierra de La Perla es inmensa como la de Mariano Escobedo”.

Además, otro ex político que se reservó su identidad, comentó a BlogExpediente que “con esta obra se verían beneficiados varios municipios, al menos La Perla, que tiene 46 congregaciones; Mariano Escobedo que tiene entre 30 y 35 congregaciones; Ixhutlancillo, que también tiene varias unidades habitacionales, barrios, y Santa Ana Atzacan, que tiene once congregaciones”. Por eso, acotó, “tenemos la esperanza de que se vaya a continuar la obra, porque a lo menos en Ixtaczoquitlán tenemos un cuello de botella, sobre todo cuando es temporada de caña, pensamos que el ingenio El Carmen, de Cuautlapan, va a empezar a meter bagazo a la fábrica de papel Kímberly Clark; también se hacen cuellos de botella con los tráileres de talleres y aceros que sacan mucha varilla, y al igual que sacan meten a muchos chatarreros”.

Y también, sostuvo, el tránsito en Ixtaczoquitlán “se complica por los transportes que entran a la planta cementera de Apasco, a dejar lo que es el barro, que es una materia prima para procesar el cemento, igual son tráileres y pipas que entran por ahí, y por eso se desahogaría la circulación y quedaría más tranquilo el acceso a lo que es Ixtaczoquitlán, pero sería una realidad si el gobierno cumple con su promesa”.

La-obra-eterna

OTRAS OBRAS INCONCLUSAS

En el año 2013, el ex Secretario de Infraestructura y Obras Públicas (SIOP) de la entidad, Gerardo Buganza Salmerón, arremetió contra al menos 18 compañías constructoras que a pesar de haber recibido sumas millonarias por anticipos, dejaron obras inconclusas o inexistentes.

El 27 de noviembre del año 2013, el ex secretario dio a conocer que interpuso denuncias contra 18 constructoras, al descubrir que había obras “fantasmas” en todo el estado. Sin embargo, de la obra inconclusa del puente de Buena Vista, nada se dijo.

Las denuncias fueron presentadas ante el Ministerio Público de la Federación, por un daño patrimonial de 170 millones de pesos, donde se involucraba a mandos altos y medios, de la dependencia que a su cargo.

Entre las obras fantasmas destacaron, las siguientes:

1.- Reconstrucción del camino Independencia-Pompeya-Arroyo del Fierro. Se trataba de una obra del Fonden 2010. El monto de inversión fue de 12 millones de pesos, de los cuáles se pagó al contratista el 80 por ciento del recurso y no hubo obra.

2.- Restauración del puente en el camino Jobo-Zapipe, en Tantoyuca; obra del FONDEN 2010, por un importe de 8 millones, 800 mil pesos, con un anticipo del 30 por ciento, equivalente a 2 millones, 600 mil pesos, obra que no se realizó. |

3.- Refinamiento y restauración del camino a Nuevo Morelos, en Minatitlán. De un millón, 164 mil pesos, de los que se le pagó al constructor un anticipo del 30 por ciento, y los responsables de la obra no se volvieron a presentar.

4.- Reconstrucción del camino Boquiapan-Casas Viejas, en Jáltipan, con importe de 7 millones, 470 mil pesos, donde se entregó un anticipo del 50 por ciento, cuando siempre se otorgaba el 30%, y tampoco hubo obra.

5.- Reconstrucción del camino Lomas-Achotal-Potrerillo-Limonta y Monte Alto, en Cosoleacaque. De un monto de 9.5 millones de pesos, también se pagó el 50 por ciento de anticipo, sin ejecutarse la obra.

6.- Reconstrucción de un puente en el camino Xochitlán- Palmilla-José María Pino Suárez, en Texistepec. De 7 millones, 740 mil pesos, de los cuáles se dio el 50 por ciento y tampoco se realizó la obra.

7.- Reconstrucción del camino La Cienega-Boquiapan, en Jáltipan. De 8 millones, 124 mil pesos, se le dio al constructor un anticipo del 50 por ciento, sin que realizara la obra.

8.- Reconstrucción y afinamiento del camino Saltabarranca- Hacienda Nueva, en Tlacotalpan. Con inversión de un millón, 248 mil pesos, de los que se le dio el 30 por ciento al constructor, pero no fue encontrada la obra.

9.- Afinamiento y restauración del camino Panga de Guadalupe, en Amatitlán. De un millón, 397 mil pesos, de los cuáles se pagó un anticipo, y después no fue localizado el constructor.

10.- En Jesús Carranza, por un refinamiento y reconstrucción del camino Suchilapan-Casa Blanca, con costo de un millón, 749 mil pesos, se le dio al contratista el anticipo y posteriormente tampoco se encontró.

11.- En el municipio de Emiliano Zapata, para la reconstrucción del camino El Palmar-Tlacotalpan, se dio el 30 por ciento de 100 mil pesos, sin realizarse los trabajos.

12.- En Cuitláhuac, reconstrucción de un puente en el camino Cuitláhuac-Puente Chico, por 7 millones de pesos, de los cuáles se dio un anticipo del 30 por ciento a la constructora y no hubo reconstrucción de puente.

13.- En Ixcatepec, reconstrucción del camino Ixcatepec-San Sebastián, por 13 millones, 700 mil pesos, donde se dio el anticipo y no hubo obra.

14.- En Agua Dulce, la reconstrucción del Camino Antiguo a la Panga, de 28 millones de pesos, donde igualmente se dio el anticipo del 50 por ciento, pero no existió la obra.

15.- En Nautla, por la reconstrucción del camino a Nautla-El Josco, valuada en 23 millones de pesos, se dio un anticipo del 30 por ciento, y sólo hubo trabajos por un millón de pesos.

16.- En Martínez de la Torre, por la reconstrucción del camino Huiltepec-Mes Grande, por 29 millones de pesos, se pagó el anticipo y dos estimaciones por 23 millones de pesos, donde el avance fue sólo de un 20 por ciento de la obra.

17.- En Martínez de la Torre, en el camino Nautla-Jicaltepec. De 20 millones de pesos para la obra, se otorgó el 88 por ciento, y sólo tuvo un avance del 30 por ciento.

18.- En Juchique de Ferrer, para la restauración del camino Juchique de Ferrer-Plan de las Hayas, valuado en 85 millones de pesos, se dio anticipo por 52 millones, y la obra sólo quedó en un 30 por ciento.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE BLOGEXPEDIENTE. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.