Analistas, organizaciones civiles, personalidades del mundo e incluso Hillary Clinton, la precandidata demócrata a la Presidencia de Estados Unidos, reconocen la necesidad de un cambio en la política de drogas en la región. ¿Por qué Enrique Peña Nieto no?

En el 2012 el Secretario de Defensa de Estados Unidos, Leon Panetta calculó que 150 mil mexicanos habían peridido la vida por la guerra contra las drogas. Foto: Cuartoscuro

En 2012, Leon Panetta, Secretario de Defensa de Estados Unidos, sostuvo que 150 mil mexicanos habían perdido la vida por la guerra contra las drogas. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 19 de abril (SinEmbargo).- México necesita regularizar las drogas si desea reducir el número de muertes que ha dejado la guerra contra el narcotráfico, apuntaron especialistas. En el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas (UNGASS) sobre el tema de las drogas que inicia hoy, recordaron que la guerra contra los estupefacientes fracasó y más de 150 mil personas pagaron con su vidas en los últimos diez años.

“Tenemos desde el 2006 más de 150 mil personas asesinadas, desde el 2011 tenemos más de 280 mil personas desplazadas por la violencia. La tortura se ha vuelto generalizada en nuestro país. Creo que los riesgos de las policías prohibicionista rebasan por mucho los riesgos que las mismas políticas pueden llegar a generar”, consideró Amaya Ordorika Imaz de la Comisión Mexicana en Defensa y Promoción de los Derechos Humanos (CMDPDH).

Aunque el Presidente Enrique Peña Nieto se ha pronunciado en contra, hasta ahora la apertura del Gobierno se ha visto en la realización de foros sobre el uso medicinal y recreativo de la mariguana. De acuerdo con los Centros de Integración Juvenil (CIJ), la cannabis tuvo un consumo más extendido que el del alcohol en el 2014.

La investigadora refirió que, aunque los riesgos a la salud existen, la mayor causa de muertes en este momento es generada por el Estado, por lo que se hacen necesarias nuevas políticas dedicadas a la prevención y rehabilitación; así como al respeto de los derechos humanos.

“En el caso de la mariguana no hay una sola muerte registrada como resultado de una estrategia del combate hacia las drogas. Tenemos un modelo prohibicionista que incluye una centralización o estrategia de seguridad militarizada para el combate al narco, que ha generado graves violaciones a los derechos humanos en el territorio nacional”, dijo Ordorika.

Previo a la UNGASS, una ola de organizaciones y personalidades a nivel internacional ha calificado el actual modelo de prohibición de las drogas como un fracaso.

“Hay una reticencia en la clase política de Latinoamérica a hacer cambios, en parte porque son muy ignorantes, en parte porque se percibe como si fuera un riesgo de perder capital político. Cuando yo creo que nuestras sociedades están más que hartas de la fórmula ensayada”, explicó Jorge Hernández Tinajero socio fundador del Colectivo por una Política Integral hacia las Drogas AC (Cupihd).

Por su parte, el Gobierno mexicano ha querido desmentir que sea meramente prohibicionista. El 29 de marzo, durante un foro organizado por el Senado el titular de la Comisión Nacional contra las Adicciones, Manuel Mondragón y Kalb resaltó que la Ley General de Salud permite la posesión de diferentes drogas: 50 miligramos de heroína, medio gramo de cocaína y hasta 5 gramos de mariguana, recordó en aquella oportunidad.

De acuerdo con la CMDPDH, estas permisiones no han disminuido la violencia porque las autoridades han fallado en la regularización del mercado de las drogas, que incluye la producción, distribución y venta.

“La portación de cantidades mayores están criminalizadas, entonces, no hay manera de conseguir esta planta o sustancia a menos que te caiga del cielo sin cometer un ilícito. Por lo tanto se está obligando a los consumidores de todas formas a delinquir para conseguir estas plantas”, planteó Ordorika.

¿DAÑOS A LA SALUD?

Manuel Mondragón ha detallado que la postura del Gobierno es privilegiar la salud de la población. Foto: Cuartoscuro

Manuel Mondragón y Kalb ha detallado que la postura del Gobierno federal es privilegiar la salud de la población. Foto: Cuartoscuro

Liberar el consumo de drogas ilegales es visto como una amenaza para el sistema de salud mexicano por Manuel Mondragón y Kalb, quien ha sostenido que el consumo de la mariguana puede derivar en una adicción. Y el 9 por ciento de los consumidores se convertirán en dependientes.

Esta situación ha hecho que las personas que guardan reservas ante una liberalización de las drogas se pregunten en qué riesgo pondría el Estado a la población en caso de abrir candados para el consumo de ciertas drogas ilegales.

“En mi opinión debe ir más allá del cannabis, deben de pensar en necesidades específicas para cada una de estas plantas y sustancias. Al final son eso, no son entes malignos, que tienen internaciones con nuestro cuerpo, como tienen todas las otras sustancias que ya regulamos en la actualidad, un ejercicio que ponemos en práctica con el alcohol, azúcar, tabaco”, dijo Ordorika.

Erubiel Tirado Cervantes, investigador de la Universidad Iberoamericana, apuntaló que hace falta evidencia científica para suponer que habría un aumento en el número de adictos.

“No tendría porque haber un disparo. No se ha observado eso en los estados de la Unión Americana donde se ha establecido la permisibilidad legal del consumo de mariguana”, ejemplificó.

PRESIDENTE SIN IDEAS

El Presidente anunció finalmente su asistencia a la UNGASS durante un viaje por Europa. Foto: Cuartoscuro

El Presidente anunció finalmente su asistencia a la UNGASS durante un viaje por Europa. Foto: Cuartoscuro

De acuerdo a los consultados, el Presidente Enrique Peña Nieto ha dado indicios de que se empeñará en reafirmar la guerra contra las drogas durante la cumbre de las Naciones Unidas, sin proponer un cambio en las políticas antidrogas que la sociedad civil reclama.

“Yo creo que el tema en sí mismo le ha resultado a este Gobierno particularmente incómodo. Y eso es porque en realidad no tienen ninguna convicción, ni ningún plan sobre cómo tratar el asunto de las drogas. Pero no ha tenido más opción que encarar un asunto que desde hace tiempo es urgente para ello utilizó unos foros, cuyos resultados nadie conoce sus resultados”, consideró el Jorge Hernández Tinajero.

Pese a que Peña Nieto anunció en un primer momento que no asistiría a la sesión especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas (UNGASS) sobre el tema de las drogas, que se celebrará en Nueva York a partir del 19 de abril, el mandatario hizo saber su cambio de parecer cuatro días antes del evento.

Sin embargo, la postura del Gobierno aún es confusa, y los acuerdos que se lograrán en el conclave están delimitados de antemano, apuntó el también investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México.

“El documento final, o que se votará, de hecho querían redactarlo antes de que se llevarán a cabo los debates. Hay muchas omisiones en ese documento, apenas es el atisbo de temas largamente reclamados por ejemplo, cuestiones que tienen que ver con derechos humanos, penas de muerte, políticas de reducción de daños, mayores margen para los Estados en términos del control de drogas dentro de las soberanías nacionales. De hecho está vetada la discusión sobre la mariguana”, dijo Hernández.

De acuerdo con el investigador, la UNGASS no será el conclave que ayude a dar un nuevo giro a la política de antidrogas. Hasta ahora cambios en México visibles han venido de parte de la ciudadanía.

“Los que se han quedado atrás son los gobiernos, de hecho la decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de avalar el consumo medicinal de la mariguana se dio por un juicio de la sociedad civil, entonces, aquí los que van rezagados son los políticos”, dijo el también investigador de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

CARAVANA REGIONAL

Familiares hicieron una oración por víctimas de la guerra contra las drogas. Foto: Facebook

En Nueva York, familiares hicieron una oración por víctimas de la guerra contra las drogas. Foto: Facebook

La Caravana por la Paz, la Vida y la Justicia conformada por grupos civiles de cinco países que partieron el 28 de marzo de Honduras protestó esta tarde en una reconocida área verde de Manhattan, Nueva York, llamada Foley Square contra la política prohibicionista de las drogas.

En el evento realizado al medio día los representantes de grupos civiles iniciaron la jornada con una oración por la ola de muertes y desapariciones que ha dejado el combate a las drogas, en países que son recorridos por miembros del crimen en el traslado de estupefacientes.

Como parte de la actividad, alrededor de 50 familias de Canadá, Filipinas, Kenia, Honduras, Estados Unidos y México intercambiaron experiencias sobre cómo la guerra contra las drogas afecto a por lo menos uno de los miembros de sus núcleos familiares.

Resaltó el caso de Maria Herrera, mexicana y madre de cuatro hijos desaparecidos, dos de ellos en el municipio Atoyac de Álvarez, Guerrero, quién aseguró en su momento a SinEmbargo emprender este recorrido en apoyo a las víctimas que han pasado por lo mismo y señaló a las autoridades policiales de haber sido lo autores de la desaparición de sus hijos.

Los peregrinos, que han hecho un llamado a las autoridades de centro y Norteamérica sobre los impactos de una política prohibicionista de las drogas, se reunieron por la tarde en la iglesia baptista Abyssinian.

El recinto es conocido por reunir a una importante comunidad afrodescendiente, una de las poblaciones más afectadas en los Estados Unidos por la persecución de los consumidores, aseguró previamente a SinEmbargo Ted Lewis, Director de Derechos Humanos de la organización civil Global Exchange.

Entre tanto, en México más de un centenar de organizaciones civiles calificaron de fracaso el enfoque con el que la administración de Enrique Peña Nieto continuó encarando el tráfico de drogas.

“Las autoridades mexicanas han utilizado como indicadores de éxito, la cantidad de hectáreas de amapola y marihuana erradicadas, de laboratorios de cocaína destruidos, personas detenidas y kilos de droga incautados. Este tipo de indicadores transmiten una sensación de efectividad en las políticas de combate a las drogas, pero no indica si las tácticas empleadas se traducen en avances reales hacia el objetivo principal, que es la reducción de su uso”, citó una misiva presentada este lunes en el marco de la UNGASS.

MISIVA INTERNACIONAL

Personalidades encabezaron petición de cambio a la política de drogas a nivel internacional. Foto: Especial

Personalidades encabezaron una petición de cambio en la política de drogas a nivel internacional. Foto: Especial

El 14 de abril, en una carta abierta enviada al Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, con el respaldo de mil firmas de diversas personalidades, entre ellas, los ex presidentes de México, Vicente Fox Quesada y Ernesto Zedillo Ponce de León, informó la agencia internacional AP.

La lista sin precedentes incluyó a hombres de negocios Warren Buffett, George Soros, Richard Branson, Barry Diller, la estrella del rock Sting, a los mexicanos Ricardo Salinas, Antonio del Valle Perochena y Eugenio Clariond Reyes Retana.

“El régimen internacional de control de drogas, surgido durante el siglo pasado”, citó la misiva, “ha demostrado ser desastroso para la salud global, la seguridad y los derechos humanos. Centrado exclusivamente en la criminalización y el castigo, el sistema creó un mercado ilícito extenso, responsable por el enriquecimiento de organizaciones criminales, la corrupción de gobiernos, el crecimiento de una violencia explosiva, la distorsión de mercados económicos y el debilitamiento de valores morales básicos”, informó la agencia internacional.

Los firmantes creen que la estrategia debe ver el consumo de drogas como un problema de política sanitaria centrada en “reducir los daños” y que incluya financiamiento para tratamiento de adicciones y la atención a adictos que contrajeron enfermedades como el VIH/sida o la hepatitis al consumir drogas.

Asimismo, la precandidata a la Presidencia de los Estados Unidos Hillary Clinton, declaró esta semana a la La W Radio de Colombia estar consiente de los daños que reciben los países de Latinoamérica por el narcotráfico. Por lo que se hacía necesario cambiar la estrategia para aminorar el consumo de estupefacientes en Estados Unidos. El mayor consumidor de drogas en el mundo.

Un estudio demostró que en el 2014 hubo mayor consumo de mariguana que de alcohol por parte de los jóvenes. Foto: Cuartoscuro

Un estudio demostró que en el 2014 hubo mayor consumo de mariguana que de alcohol por parte de los jóvenes mexicanos. Foto: Cuartoscuro

Colombia es junto a México y Guatemala, uno de los tres países que hicieron un llamado a la Organización de Naciones Unidas en el 2012 para llevar a cabo una conferencia internacional sobre reformas a las políticas antidrogas.

Hernández consideró que cuatro años después México no supo innovar en el tema, ni ser un líder en la región.

“Hubo una transformación de la retórica de los países, pero no se ha reflejado en políticas públicas, o leyes particulares al respecto en Latinoamérica, con excepción de Uruguay. Por otro lado, Estados Unidos siempre ha tenido una importante opinión y ha ejercido una presión sobre México y otros países s, e incluso, a nivel global con respecto a la estrategia punitiva contra las drogas”, recordó.

Las organizaciones civiles mexicanas que han presionado al Gobierno para un cese a la guerra contra el narcotráfico prevén que en la UNGASS no habrá un cambio de timón en la política de drogas de la región, sin embargo, insistirán para que México inicié cambios.

“La UNGASS puede que sea un espacio muy limitado para lograr cambios en sí mismo, pero México no tiene que esperar que el resto del mundo se ponga de acuerdo para poner fin al prohibicionismo”, dijo Ordorika.

El jueves, devuelta en México, el Presidente Enrique Peña Nieto tiene previsto hacer un anuncio de medidas derivadas de los foros sobre el uso de la mariguana.