El bosque que rodea a los templos de Kayurajo es otro templo que llaman púbico, que consideran vivo y frecuentan tanto los dioses como los humanos por las mismas razones de goce y culto y sorpresa.