Guadalajara, 19 Jun. (Notimex).- Especialistas en oftalmología de la Unidad Médica de Atención Ambulatoria (UMAA) 52 del IMSS en Jalisco indicaron que la exposición excesiva de los ojos a la luz del sol puede ocasionar un crecimiento anormal del tejido sobre la córnea.

Indicaron que el pterigión consiste en un crecimiento anormal de tejido sobre la córnea que se inflama con facilidad ante la exposición solar, el viento u otros agentes irritantes, y quien lo padece tiene la sensación de un cuerpo extraño en el ojo y tiende a ponerse rojizo.

Señalaron que en el servicio de oftalmología, el pterigión ocupa uno de los principales motivos de consulta y sólo en dicho servicio de la UMAA 52, se atienden en promedio 15 pacientes por semana por este motivo.

Apuntaron que se desconoce la causa exacta de este padecimiento, pero los factores más comunes que contribuyen en su aparición son exposición excesiva a la luz del sol.

Además, trabajar en exteriores, condiciones ambientales ásperas como el polvo, la suciedad, el calor, el aire, la sequedad y el humo, así como la exposición prolongada a solventes y químicos industriales.

Comentaron que en teoría, la razón para que crezca este tejido anormal se debe a que los factores mencionados tienden a evitar un correcto lubricado del ojo, lo cual ocasiona sequedad y después irritación en esa zona, y como resultado nace nuevo tejido conjuntivo que se superpone al irritado y ocasiona el pterigión.

Resaltaron que la forma más fácil de prevenir el pterigión es con la protección solar que brindan los lentes con filtro ultravioleta, junto con el uso de gorras o sombreros desde la niñez, sobre todo de 11:00 a 15:00 horas que es cuando el sol está en su máxima intensidad.

Además recomendaron evitar la automedicación y acudir con el especialista ante los primeros síntomas.

Enfatizaron que no existe tratamiento médico local o general, que haga desaparecer dicho tejido; sin embargo, el uso de lubricantes oculares puede disminuir la sensación de cuerpo extraño del paciente y en cierta forma evitar que el pterigión aumente de tamaño.

Puntualizaron que en el caso de que esto suceda y obstruya la pupila e impida la visión, es necesario recurrir a la cirugía.