México, 19 Jun. (Notimex).- La radiación solar en el Valle de México es extremadamente alta al registrar 11 puntos en el Índice de Rayos Ultravioleta (UV), por lo que es necesario usar protección solar, informó el Sistema de Monitoreo Atmosférico (Simat) capitalino.

El organismo dependiente de la Secretaría de Medio Ambiente local recomendó utilizar protección extra, vestir ropa de manga larga y de colores claros, así como aplicar protector solar con un factor de 30 o superior en la piel expuesta a la intemperie.

En su reporte de las 14:00 horas, sugirió realizar las actividades de preferencia bajo la sombra, utilizar lentes con filtro UV, además de gorra o sombrero, mantenerse hidratado y extremar los cuidados en niños y personas sensibles a los daños de la radiación solar.

Respecto a la calidad del aire, reportó que en niveles de ozono las zonas más contaminadas son la sureste con 85 puntos y la suroeste con 79 puntos en el Índice Metropolitano de la Calidad del Aire (Imeca), mientras que las partículas suspendidas alcanzaron 63 unidades en el noreste.

De acuerdo a la escala Imeca, cuando los contaminantes se encuentran en el rango de 51 a 100 unidades las condiciones son regulares para la salud de la población, por lo que se puede llevar a cabo cualquier actividad en el exterior.

No obstante, advirtió que los niños, adultos mayores y personas con enfermedades respiratorias o cardiovasculares pudieran tener algún riesgo en su salud.

 

¿QUÉ ES LA RADIACIÓN SOLAR ULTRAVIOLETA?

La radiación solar ultravioleta o radiación UV es una parte de la energía radiante del sol, que se transmite en forma de ondas electromagnéticas en cantidad casi constante. Su longitud de onda constituye la porción más energética del espectro electromagnético que incide sobre la superficie terrestre. La radiación UV desempeña un papel importante en la determinación de las condiciones climáticas, el balance energético y el equilibrio natural del planeta. Sin embargo, una exposición prolongada a los rayos UV puede causar riesgos a la salud humana.

La radiación UV se clasifica con relación a su comportamiento en la atmósfera terrestre:

Radiación solar ultravioleta tipo A (UV-A). Alcanza totalmente la superficie terrestre, no es retenida por la atmósfera.

Radiación solar ultravioleta tipo B (UV-B). El 90% se bloquea por el ozono y el oxígeno de la atmósfera. Es más energética y dañina para la biosfera que la radiación UV-A.

Radiación solar ultravioleta tipo C (UV-C). Constituye la fracción más energética. Este tipo de radiación y otras partículas energéticas (rayos X, rayos gamma y rayos cósmicos) son retenidas totalmente en las región externa de la atmósfera y no alcanzan la superficie terrestre.