El sujeto seguía a una joven de 17 años con su teléfono en mano. De pronto se encendió el flash del teléfono y la gente alrededor se dio cuenta del acoso. La joven se percató de la situación. Se acercó enojada al sujeto y le arrebató el celular. Francisco intentó recuperarlo, pero otra persona le cerró el paso. “Eres un enfermo”, le gritaron.

Policías argumentaron que no podían hacer nada. Foto: Periódico Central

Ciudad de México/Puebla, 19 de junio (SinEmbargo/PeriódicoCentral).- La noche del jueves 16 de junio, un sujeto fue captado tomando fotografías a una joven mientras caminaba por plaza San Francisco, en pleno Centro Histórico de Puebla. Las personas que se dieron cuenta de la acción, le quitaron el teléfono y descubrieron que había enviado las imágenes por WhatsApp, por lo que decidieron marcar desde el propio celular del acosador a la esposa de este, quien se disculpó por el comportamiento de su pareja.

La persona que le arrebató el celular accedió a su cuenta de Facebook con lo que descubrió que este sujeto se llamaba Francisco, y que entre sus amigos tenía a los activistas de Cholula.

Los testigos de los hechos narraron a Periódico Central que en las inmediaciones del estacionamiento de la plaza San Francisco, este sujeto seguía a una joven de 17 años con su teléfono en mano. De pronto se encendió el flash del teléfono y la gente alrededor se dio cuenta del acoso que cometió Francisco.

Una joven que se percató de la situación. Se acercó enojada al sujeto y le arrebató el celular. Francisco intentó recuperarlo, pero otra persona le cerró el paso. “Eres un enfermo”, le gritaron.

Después de recriminarle, la joven llamó a la víctima del acoso. Ella contó que ya llevaba un buen rato siguiéndola por la plaza comercial, por lo que decidió alejarse, pero él insistió con su comportamiento.

Ambas mujeres se dieron cuenta que envió las fotografías por WhatsApp, a quien se presume era su cuñado.

El acosador insistía en que le regresaran su equipo telefónico, pero en ningún momento mostró arrepentimiento u ofreció una disculpa por su comportamiento.

La afectada y el joven que la apoyó le dieron un castigo ejemplar. Después de revisar su Facebook y sus contactos, encontraron el número telefónico de la esposa de Francisco a quién tenía registrada como “Alí mi amor”.

Hasta ese momento Francisco decidió disculparse, pero la esposa ya había respondido la llamada. La adolescente de 17 años le contó el acoso que sufrió de parte de su pareja sentimental.

—Le pido una disculpa. Me equivoqué, tengo una cita y llegaré tarde y ya pedí mi Uber, sostuvo Francisco.

—Así como yo te valí madres cuando tomaste la foto, así me vales madre tú— respondió la menor de edad.

“Alí mi amor” se disculpó del comportamiento de su esposo. Le dijo que no toleraría el acoso del que fue víctima, pues tienen una hija de 15 años a la que no le gustaría que pasará una situación similar en la calle.

Una hora después llegaron policías municipales. La joven acosada de 17 años narró los hechos pero los elementos argumentaron que al ser solo una fotografía no podían proceder penalmente; aún así lo subieron a una patrulla y se lo llevaron.

Minutos después llegó al lugar la esposa de Francisco. Por segunda vez ofreció una disculpa a la menor de edad y le dijo que el siguiente pasó, y el más complicado, sería contarles a sus hijos el comportamiento lascivo de su esposo.

Una patrulla de la Policía Municipal llegó al lugar pero argumentaron que no podían hacer nada, puesto que se trataba “solamente de una foto”.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE PERIÓDICO CENTRAL. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.