En videos difundidos por usuarios de redes sociales y televisoras, se observa que los internos subieron al techo del penal para mostrar mantas y pancartas contra un reo apodado ‘Kakino’, luego de que policías estatales y federales realizan un dispositivo de seguridad para trasladar a 38 reos a prisiones de Oaxaca, Veracruz, Jalisco, Durango y Michoacán.

Hasta el momento no se reportan personas muertas o lesionadas. Foto: Especial

México 19 de junio (SinEmbargo).- Internos del penal del Centro de Preventivo y de Reinserción Social Topo Chico, ubicado en Monterrey, Nuevo León, se amotinan y protestas, luego de que policías estatales y federales realizaran esta mañana un dispositivo de seguridad para trasladar a reos.

En videos difundidos por usuarios de redes sociales y televisoras, se observa que los internos subieron al techo del penal para mostrar mantas y pancartas contra un reo apodado “Kakino”, quien supuestamente fue llevado para controlar el interior del reclusorio. Familiares de internos señalan que se trata de un recluso que trajeron de Tamaulipas que tiene nexos con el crimen organizado.

El vocero de Seguridad de Nuevo León, Aldo Fasci Zuazua, informó a medios locales que en el interior se hicieron detonaciones de armas de fuego para dispersar a los presos y que el humo que se observa desde afuera de la cárcel se debe a la quema de algunos colchones.

Aunque hasta el momento no se reportan personas lesionadas o muertas, familiares de los reos llegan a las afuera del penal para conocer la situación.

De acuerdo con medios locales, alrededor de las 7:00 horas, elementos de Seguridad Pública del estado y federales llegaron al penal para iniciar la revisión y el traslado de 38 reos a prisiones de Oaxaca, Veracruz, Jalisco, Durango y Michoacán; por lo que se instalaron alrededor de 10 unidades de ambas corporaciones, un vehículo antimotines, una ambulancia y al menos cuatro autobuses.

Durante el operativo, que en un momento se dijo era para asegurar armas y drogas, un helicóptero de Seguridad Pública del Estado de Nuevo León sobrevoló las instalaciones de la cárcel y miembros de la Fuerza Civil, también resguardaron el lugar.

Por la mañana el vocero de Seguridad del estado, acompañado del comisario Jorge Fernando Garza Morales, comentó que el operativo era para garantizar la tranquilidad en las prisiones.

Los centros penitenciarios en Nuevo León han sido denunciados por la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) debido al hacinamiento, autocontrol y violaciones a los derechos humanos que padecen los internos. En febrero del 2016 se registró una riña en el penal de Topo Chico, la cual derivó en un traslado de presos peligrosos, la incautación de decenas de armas blancas y objetos punzocortantes y puso en el punto de mira la necesidad de una revisión del sistema penitenciario mexicano.

El motín es la peor masacre al interior de un penal en la historia reciente de México. Fue resultado de una pelea con cuchillos y martillos, entre dos fracciones pertenecientes a Los Zetas, que derivó en un baño de sangre y mostró una vez más el poder que los cárteles de las drogas mantienen incluso ya detenidos.

El 26 de mayo del mismo año, más de tres meses después de la matanza en el Topo Chico, el Gobernador Jaime Rodríguez Calderón recorrió la prisión acompañado por medios de comunicación y aseguró que el penal de encontraba completamente controlado por las autoridades.

Sin embargo, nos días después, el 2 de junio del 2016 se volvieron a registrar disturbios en el Topo Chico que dejaron como saldo tres muertos y 14 heridos. En esa ocasión, el Secretario de Gobierno de Nuevo León, Manuel González, dijo que la riña fue orquestada por reos para asesinar al integrante de un grupo criminal.

El pasado 24 de abril de este año, usuarios de redes sociales alertaron sobre varios disparos en el interior del penal.