México, 19 Jul. (Notimex).- Se estima que para el año 2020 el desempleo de egresados de educación superior llegará a tres millones de jóvenes, por lo cual, es preciso empatar las necesidades del sector productivo con la oferta educativa.

El plan de trabajo de la Comisión Especial de Fortalecimiento a la Educación Superior y la Capacitación para Impulsar el Desarrollo y la Competitividad de la Cámara de Diputados menciona que cuatro millones 900 mil pequeñas empresas no pueden proveer puestos de trabajo acordes a las condiciones del capital humano.

Explica que con base en cifras de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior (ANUIES) en la primera década de este siglo, de un universo de dos millones 800 mil profesionistas, por lo menos 450 mil egresados de instituciones de educación superior no encontraron trabajo.

La tasa de desempleo para esta década rondará en más de cinco por ciento anual, agregó.

El documento aprobado por los integrantes de esta instancia legislativa, señala que es necesario conocer cuáles son las carreras que el país requiere para orientar a los jóvenes, y de esta forma evitar que cuando egresen no tengan empleo, así como escuchar a las empresas para conocer los perfiles que requieren.

Indica que a pesar de que la cobertura educativa equivale a 31.9 por ciento de la población del país, no ha sido posible la proyección por empatar las necesidades del sector productivo con la oferta educativa, en especial en el nivel medio superior y superior.

El 40 por ciento de los jóvenes no tienen un empleo relacionado con su área de estudio, y a cuatro de cada 10 empresas les cuesta mucho trabajo cubrir sus vacantes porque no encuentra a la gente con el perfil adecuado, precisó.

El documento subraya que esta situación se agrava porque las carreras con mayor demanda son Ciencias Administrativas, Contaduría y Derecho.

Alerta que “es un escenario catastrófico donde el número de egresados

no encuentra trabajo y demuestra esta ruptura entre el sistema educativo y el sector productivo”.

Detalla que 49.6 por ciento de los egresados de Ciencias Administrativas; 67.7 por ciento, de Contaduría; y 68 por ciento, de Derecho; no desempeñan labores afines a sus estudios. Además, los egresados de ingenierías ganan 13 por ciento más.

Ante esta situación es indispensable desarrollar mecanismos que mejoren la orientación vocacional de los estudiantes, en particular en las transiciones entre los diferentes niveles educativos, indicó.

El documento reconoce que la cobertura educativa ha tenido un crecimiento al pasar de 21.6 por ciento en el año 2000 a 30.9 por ciento en el 2010; sin embargo, ha sido insuficiente.

El texto aprobado por los legisladores de todas las fracciones parlamentarias, indica que la matricula, más que ampliarse en centros educativos consolidados, se ha impulsado desde la educación técnica, pues ésta ha crecido de 2008 a 2011 en más de 60 mil alumnos, al pasar de 79 mil 165 a 130 mil 614.

Por ello, enfatiza en la importancia de atender el dinamismo productivo, que requiere redefinir el papel del Estado, e incrementar el gasto en infraestructura, además de contar con una política que incentive la innovación y tome en cuenta la infraestructura del sector productivo del país.

La Comisión tendrá como misión contribuir al diálogo con los diversos actores para sentar las bases legales e institucionales para lograr la adecuada coordinación y articulación de las políticas públicas y de sectores productivos y académicos, a efecto de fortalecer la Educación Superior y la capacitación, puntualiza.