“Ojalá que este gobierno espurio dure muy poco”, dice el conocido actor mexicano en un video especialmente grabado para la organización “Colectivo México-Brasil contra el Golpe”, mientras el autor de El Testigo hace lo propio en otro spot. Se trata de videos dados a conocer en mayo pasado y que se viralizan al compás del juicio político entablado a la ex Presidente de Brasil.

Ciudad de México, 19 de julio (SinEmbargo).- Faltan muy pocos días para que inicie agosto, el mes que decidirá el futuro de la ex Presidente de Brasil, Dilma Rousseff, quien fuera acusada por la oposición de haber “maquillado” la cuentas públicas de 2014 y 2015 y de haber “cargado” a los bancos del Estado gastos correspondientes al Gobierno.

La mandataria de Brasil, elegida en 2011 en segunda vuelta con el 56 por ciento de los votos,  insiste con que el juicio político en su contra es una farsa para sacarla del poder a través de un golpe parlamentario, “situación que pondría en riesgo a todo Brasil porque un Gobierno sin voto (el interino) no se respeta”, dijo.

Como ella piensan muchos movimientos democráticos en Latinoamérica y en el mundo, varios intelectuales tanto de Brasil como de Latinoamérica y cientos de organizaciones políticas y de derechos humanos que ven en el “impeachment” contra una de las 10 mujeres en ocupar el sillón presidencial en el continente (luego de Lidia Gueiler en Bolivia, Michelle Bachelet en Chile y Cristina Fernández en Argentina, entre otras), un intento de volver a instituir políticas neoliberales que favorezcan a los sectores más altos de la población, en desmedro de los que menos tienen.

INTELECTUALES MEXICANOS CONTRA EL GOLPE EN BRASIL

Así lo entiende el famoso actor mexicano Damián Alcázar, famoso entre otros filmes por La ley de Herodes y La dictadura perfecta, quien ha grabado a principios de mayo pasado un video en apoyo a la ex presidente Dilma Rousseff, denunciando como “espurio” al mandato provisorio que ejerce el vicepresidente Michel Temer, quien hace dos meses ha sustituido a la presidente, imponiendo una política de sustancia conservadora.

Desde su inicio, el interinato de Michel Temer ha sido objeto de críticas, escándalos y retrocesos en Brasil, reseña el portal brasileño Brasil de Fato.

El medio indicó que la última encuesta realizada por el Instituto Brasileño de Opinión Pública y Estadística (Ibope) arrojó que 75% de la población considera el gobierno de Temer como regular, malo o pésimo.

Para Alcázar, se trata de un “gobierno espurio” impuesto por un golpe mediático que ha puesto en jaque la democracia brasileña y que deteriorará los derechos de los brasileños, minando su acceso a la salud, a la educación y a la cultura.

“¡Cerremos el paso a los políticos corruptos!”, pide el actor en un video que conforme se acerca la definición del futuro de la política brasileña, ha comenzado a viralizarse en redes.

Para el escritor Juan Villoro, la “maniobra política” en contra de Rousseff constituye “un atentado a la democracia que desprecia el voto popular”.

“Esta acusación contra Dilma ha sido impulsada por un Congreso donde la mayoría de sus integrantes tiene cargos de corrupción muy graves”, advierte el autor de El testigo en uno de los videos realizados por el Colectivo México-Brasil contra el Golpe, descrito en su página de Facebook como un “Grupo de brasileños y mexicanos en defensa del gobierno legítimamente elegido por el pueblo brasileño, por la democracia y contra el Golpe de Estado”.

“Desde México, un país autoritario bajo una democracia simulada, les podemos asegurar que el neoliberalismo es un delito”, afirman a dúo la cantante y compositora Liliana Felipe y la actriz y dramaturga Jesusa Rodríguez.

“Lo que estamos viendo en Brasil no es un caso aislado. Forma parte de todo un proceso que describiría como una contrarrevolución de las oligarquías”, advierte Rafael Barajas El Fisgón, quien considera “siniestro” el juicio político contra Dilma Rousseff, toda vez que al revisarse la acusación contra la mandataria no hay un solo hecho que la vincule con un caso real de corrupción.

Para el poeta David Huerta, los trabajadores brasileños viven “una hora de tinieblas”, mientras que el político Cuauhtémoc Cárdenas, considera que la situación que en la potencia latinoamericana “es muy grave, pues se trata de un Golpe de Estado orquestado por una clase política conservadora, que pugna por los grandes intereses del imperialismo”.