Foto: Especial.

Foto: Especial.

Ciudad de México, 19 de septiembre (SinEmbargo).– El Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, informó que hay 68 personas desaparecidas tras el desgajamiento de un cerro en la comunidad La Pintada del municipio de Atoyac, localizada en la región de la Costa Grande de Guerrero, que hasta ayer había dejado 18 fallecidos.

El encargado de la política interna del país explicó que por la tarde del pasado lunes le entregaron una lista de 68 personas desaparecidas, que se saben que vivían en La Pintada y que hasta este jueves no aparecen, luego de ser sepultados la por tierra y lodo de un cerro que se vino a bajo a causa de las lluvias originadas por el paso de “Manuel”.

Osorio Chong indicó en entrevista para Radio Fórmula que el número de personas desaparecidas corresponde a habitantes de la comunidad, de otras rancherías y lugares cercanos.

El funcionario federal dijo que los habitantes de La Pintada han comentado que nunca habían tenido un desgajamiento de cerro, por lo cual fue sorprendente ver que debido a la gran cantidad de agua se dieron diversos desgajamientos.

Por ello indicó que debido a las circunstancias, la población que permanece en la zona corre peligro ante el posible desgajamiento del resto del cerro.

“En La Pintada, se vino una parte, pero a la mitad del desgajamiento sigue saliendo agua y al final del desgajamiento, ya hay un charco muy importante que está hablando el resto del cerro y entonces sí hay riesgo de lo que queda, que es una parte muy grande, mucho más grande que lo que se vino abajo, pueda también caerse entonces estamos convenciendo a la gente que todavía se quiere quedar ahí porque sí está corriendo peligro”, explicó al periodista Joaquín López Dóriga.

En este pueblo de  Guerrero, que nunca recibió una alerta de Protección Civil la víspera del arribo del huracán “Manuel”, todavía no es posible establecer el tamaño de la tragedia porque el rescate de cuerpos no ha iniciado. Así lo reconoció el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong. Algunos hablan de 80 o 90 desaparecidos; otros, de 58. El Gobernador Ángel Aguirre Rivero tardó horas en reconocer que había muertos; lo hizo instantes después de que el Presidente Enrique Peña Nieto lo reconociera.

La Pintada está en Atoyac de Álvarez, en la Región de la Costa Grande de Guerrero. Esta mañana aún permanecían 45 hombres en el pueblo; ayer se rescataron 337 personas entre menores, mujeres y enfermos. Todavía existe el riesgos de que se termine de desgajar el cerro.

La tragedia fue primero negada; Aguirre Rivero ignoró y rechazó las cifras otorgadas desde el lunes por la noche por el Alcalde, Ediberto Tabarez.

El lunes pasado, de acuerdo con una de las sobrevivientes, Reyna García Botello, hubo dos deslaves de cerro en La Pintada. El primero fue a las 15:30 horas, y el segundo a las 20:30. El Alcalde de La Pintada comentó que los deslaves sepultaron 30 casas. De entre el lodo y los escombros fueron sacados entre 15 y 18 cadáveres, pero hay unos 58 desaparecidos

La comunidad tenía unos 400 habitantes. Muchas casas fueron sepultadas.

“Se dedicó el tiempo únicamente al rescate de las personas”, dijo Osorio Chong a Carmen Aristegui. “Hoy pensamos bajar, pensamos estar en el lugar porque ya queremos bajar con rescatistas”.

La Pintada. Foto: Especial.

La Pintada. Foto: Especial.

El Secretario de Gobernación, de quien depende Protección Civil, dijo que el gobierno “no ha visto un solo cuerpo”. Pero fue porque, simplemente, ningún elemento del gobierno federal estuvo allí: Los muertos fueron sacados por los propios habitantes, y enterrados por ellos mismos.

“Había un corte en un cerro, arriba del pueblo. Se ablandó con las lluvias y se cayó”, explicó Reyna García Botello a Martín Espinosa de Reporte Informativo 98.5. “Mi casa es la única que quedó. Todas las casas de mis vecinos se fueron. Alcancé a ver cómo el cerro volaba. Le grité a mi esposo que el cerro se venía; fueron instantes cuando ya todo estaba cubierto. La iglesia, todo se vino abajo”.

“La Pintada es una comunidad que tiene como 60 o 70 años. Era un pueblo muy bonito, como 600 habitantes vivían ahí”, agregó. “Hay mucha gente. Antier, el helicóptero voló pero no pudo bajar por la niebla. Nada más trae a niños, mujeres, enfermos, mujeres embarazadas. Nadie de las autoridades han ido, nada más los helicópteros de la Federal”.

–¿Quedó algo del pueblo en pie? –preguntó el periodista.

–Sí, nada más se tapó el centro, la iglesia, la escuela, el auditorio, el jardín. Había gente en esa zona. Yo tengo cuantificados, por familia, 79 u 80 personas que están bajo el lodo. Ya se sacaron algunas. Ya las enterramos. Yo estaba ahí.

Reina García Botello pidió a las autoridades que los ayuden. “Al Presidente [Enrique Peña Nieto], que manden maquinaria para destapar todo eso. Hay mucho lodo. No llega ayuda de Atoyac, nada. Sólo de aquí, de Acapulco”.

SIGUEN PUEBLOS INCOMUNICADOS

Por otra parte, varios municipios de las regiones de La Montaña y Tierra Caliente continúan incomunicados a consecuencia de los deslaves y cortes carreteros debido a los daños ocasionados por la tormenta tropical Manuel a su paso por Guerrero.

De acuerdo con la agencia Notimex, las autoridades municipales de Coyuca de Catalán y Pungarabato han reclamado la falta de atención por parte de las autoridades.

El puente que comunica a Coyuca con Pungarabato se encuentra derribado por el desbordamiento del río que divide ambas poblaciones, lo que también provocó la inundación de viviendas.

Por su parte, el Alcalde de Tlapehuala, Everaldo Wences Santamaría, dijo que hay decenas de viviendas inundadas a consecuencia de las lluvias ocasionadas por la tormenta tropical Manuel, la localidad de Nuevo Guerrero se encuentra incomunicada, pues el puente que une al municipio con Ajuchitlán del Progreso sufrió daños severos.

Los habitantes de los municipios de La Montaña como Tlacoapa, Acatepec y Malinaltepec continúan solicitando ayuda a las autoridades para la rehabilitación de sus viviendas, así como la reapertura de los tramos carreteros que resultaron dañados por las lluvias.

Ayer por la noche, el Centro de Derechos Humanos Tlachinollan denunció que los damnificados de la Montaña “han sido invisibilizados” pues “hasta la fecha no se han adoptado acciones gubernamentales para atender los daños que dejaron las recientes tormentas en esta región”.

“En la Montaña de Guerrero, cientos de comunidades indígenas permanecen incomunicadas por las inclemencias climatológicas. Es apremiante la situación que enfrentan comunidades Na’savi y Me’phaa de los municipios de Malinaltepec, Atlamajalcingo del Monte, Iliatenco, Cochoapa el Grande Metlatonoc, Tlacoapa, Acatepec y Copanatoyac, donde la gente está incomunicada y abandonada. Se han reportado accidentes y muertes de menores y adultos en Mixtecapa, Municipio de San Luis Acatlán, a causa del desgajamiento del cerro donde se encuentra asentada la comunidad”, dijo.

En las comunidades de Moyotepec y El Tejocote, del municipio de Malinaltepec, dijo la organización en un comunicado, las autoridades comunitarias han reportado más de diez muertes.  “En Tilapa y su anexo El Salto, pertenecientes al mismo municipio, se denunció una situación particular en la medida en que se han registrados accidentes hundimientos y daños a centenares de viviendas  así como destrucción de cultivos”.

“En Huehuetepec, del Municipio de Atlamajalcingo del Monte, el Cerro del Ixtle ha empezado a desgajarse y sus pobladores han salido de sus viviendas para refugiarse en los cerros aledaños pues no hay más caminos o espacios alternos; se teme que alrededor de 70 familias enfrentan el grave riesgo de que sus viviendas sean sepultadas”, agregó.