El técnico italiano decidió ingresar al terreno de juego a Renato Sanches para darle descanso a Robben. La decisión no fue tomada de buena manera por el holandés quien salió visiblemente molesto de la cancha y le dio un manotazo a Ancelotti para expresarle su enojo.

Ciudad de México, 20 de marzo (SinEmbargo).– El delantero holandés del Bayern Múnich, Arjen Robben, volvió a generar polémica luego de que hiciera una rabieta y le diera un manotazo a su técnico, Carlo Ancelotti, tras ser sustituido en el duelo de su equipo ante el conjunto del Borussia Mönchengladbach.

Corría el minuto 85 cuando el técnico italiano decidió ingresar al terreno de juego a Renato Sanches para darle descanso a Robben. La decisión no fue tomada de buena manera por el holandés quien salió visiblemente molesto de la cancha y le dio de mala gana la mano al portugués. Después, Ancelotti se acercó para agradecerle su desempeño en el partido pero el atacante respondió con un manotazo para expresar su enojo.

Antes de llegar al banquillo de suplentes uno de los integrantes del cuerpo técnico trató de extenderle la mano pero recibió la misma respuesta.

Al final, Xabi Alonso y Jerome Boateng y otros jugadores que se encontraba en el banquillo tranquilizaron al holandés y aprovecharon la ocasión para bromear por lo sucedido.