El titular de Banxico rehusó atribuir directamente la fluctuación experimentada esta semana por el peso mexicano a los comentarios de Trump sobre su intención de renegociar el tratado comercial que ambos países y Canadá suscribieron hace 23 años.

Foto: Cuartoscuro, archivo

Washington, 20 de abril (SinEmbargo/AP) — El Gobernador del Banco de México, Agustín Carstens admitió que habrá tensión durante la renegociación de Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) pero expresó su esperanza de que ambas naciones resulten beneficiadas “si hay una relación constructiva como la que existe hoy”.

Al dictar una conferencia el jueves en Washington Carstens rehusó atribuir directamente la fluctuación experimentada esta semana por el peso mexicano a los comentarios de Trump sobre su intención de renegociar el tratado comercial que ambos países y Canadá suscribieron hace 23 años.

El Fondo Monetario Internacional dijo el jueves que no hay motivo para revisar la línea flexible de crédito por 88 mil millones de dólares que extendió el año pasado a México, pese a que la inflación casi duplica la meta gubernamental de 3 por ciento.

“El precio del petróleo ha aumentado sustancialmente y la inflación ha aumentado en consecuencia, pero creemos que la respuesta monetaria aplicada inmediatamente fue la decisión correcta”, dijo la directora del FMI Christine Lagarde en una conferencia de prensa que ofreció durante la reunión primaveral que el organismo y el Banco Mundial celebran esta semana en la capital estadounidense.

“La línea flexible de crédito está vigente. En este momento no vemos razón alguna para cuestionar la situación y creemos que México satisface todos los requisitos”, agregó la funcionaria refiriéndose a un instrumento diseñado para prevenir crisis y que puede utilizarse en cualquier momento. Los desembolsos no son escalonados ni están condicionados al cumplimiento de metas de política económica, como ocurre con los programas tradicionales respaldados por el FMI.

El Banco de México aumentó el mes pasado en un cuarto punto porcentual su tasa de interés de referencia a 6.50 por ciento en un intento por contener la creciente inflación.

El organismo multilateral moderó esta semana su pronóstico de crecimiento para México a 1.7 por ciento en 2017 y 2.0 por ciento en 2018 debido a un debilitamiento de las perspectivas de inversión y consumo y a una mayor incertidumbre en torno a las relaciones comerciales con Estados Unidos tras la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca.