Argel, 20 jun (EFE).- Quince personas han muerto y varias más han resultado heridas hoy a causa de los bombardeos de la OTAN en la localidad de Surman, al oeste de Trípoli, según la televisión oficial libia.

La cadena, que cita al portavoz del Gobierno, Musa Ibrahim, explica que los bombardeos tuvieron lugar al amanecer en Surman, a unos 70 kilómetros al oeste de la capital, y que entre las víctimas mortales figuran tres niños de corta edad.

Tras calificar el ataque de la OTAN como un acto “terrorista y cobarde”, Ibrahim indicó que las bombas cayeron en la residencia de Hemidi Juildi, un antiguo compañero de armas del líder libio, Muamar al Gadafi, y en los alrededores.

Algunas de las víctimas, incluidos dos niños, forman parte de la familia Hemidi, mientras que el resto son vecinos de la zona, según la emisora.

Esta mañana, la agencia libia Jana había anunciado que cuatro personas habían resultado muertas y otras diez heridas en otros bombardeos efectuados anoche en la localidad de Sebha, al sur del país.

Estos dos últimos supuestos “errores” no han sido confirmados por la OTAN.

Ayer, el Gobierno libio acusó a la OTAN de haber matado a nueve personas, incluidos dos niños y una mujer, y herido a otros 20 en los bombardeos efectuados en el barrio popular de El Arda, en la periferia de Trípoli.

Algunas horas más tarde, la OTAN reconoció que el mal funcionamiento de un proyectil pudo haber causado la muerte de al menos cinco civiles durante un ataque aéreo sobre Trípoli.

Previamente, la OTAN había reconocido que bombardeó por error un convoy de rebeldes cerca de Brega, puerto petrolífero al este de la capital, causando la muerte de seis insurgentes.