Le Bourget (Francia), 20 jun (EFE).- El sector aeronáutico mexicano exportará este año por valor de unos 7.500 millones de dólares, según los cálculos de Proméxico, lo que significa duplicar con creces los 3.300 millones conseguidos en 2010, y en el horizonte de 2020 el objetivo es llegar a 10.000 millones.

El director general de Proméxico, Carlos Guzmán, y otros responsables de este organismo, avanzaron estas perspectivas en el pabellón mexicano durante la jornada inaugural del Salón Aeronáutico de Le Bourget que se celebra durante toda la semana en el que fuera el primer aeropuerto de París, al norte de la ciudad.

Guzman, en declaraciones a la prensa al término de un acto en el que estuvo presente el gobernador de Baja California, José Guadalupe Osuna y representantes de otros seis Estados, así como el embajador de México en Francia, Carlos de Icaza, se felicitó por el atractivo que tiene su país para los grandes grupos aeronáuticos mundiales.

“Nuestro país ya se convirtió en un país de excelencia” donde las compañías se instalan no sólo por disponer de una mano de obra barata, sino también porque encuentran personal cualificado.

Muestra de ello es que entre 2005 y 2010 se pasó de 100 ingenieros en funciones de diseño a 3.000.

En total, el empleo en la industria aeronáutica de México se triplicó en ese periodo para llegar a 30.000 puestos de trabajo que deberían subir a 80.000-90.000 en el horizonte de 2020, contó también a la prensa el director ejecutivo de análisis prospectivo de Proméxico, Manuel Sandoval.

Guzmán insistió en que durante el salón de Le Bourget, que es la feria aeronáutica más importante del mundo -con periodicidad bienal- “queremos mostrar las capacidades” de las más de 230 empresas que ya existen en el país, entre filiales de grandes grupos como Eurocopter, Safran o EADS y proveedores.

“En una semana tenemos concentrada a toda la industria”, añadió tras haber puesto el acento que hace su país por el desarrollo de manufacturas de alto contenido tecnológico aprovechando que cada año el país genera 90.000 nuevos ingenieros, la mayor cifra de un país latinoamericano.

La estrategia para el desarrollo del sector en México en esta década se sustenta en tres ejes, el primero conseguir que se fabrique un avión con alto contenido nacional, indicó Sandoval, que señaló como avance en esa dirección el hecho de que el grupo canadiense Bombardier vaya a realizar en el país el ensamblaje de su Learjet 85.

Las otras dos patas son el desarrollo de tecnologías de uso dual (civil y militar) y la participación de la industria en todo el ciclo de vida de los aviones, desde la concepción a su reciclaje.

Durante esta semana en Le Bourget se esperan varios anuncios para la industria aeronáutica mexicana, incluida la firma mañana de un “memorándum de entendimiento” con la Agrupación de Industrias Francesas de la Aeronáutica y el Espacio (GIFAS).