Madrid, 20 jun (EFE).- Los océanos del mundo corren el riesgo de entrar en una fase de extinción de especies marinas sin precedentes en la historia de la humanidad, sólo comparable a la hecatombe que hace 55 millones de años provocó la desaparición del 50 por ciento de los peces de aguas profundas.

Un estudio de expertos internacionales, cuyo resumen se presentó hoy en la red como primicia mundial, sostiene que “existen sólidas pruebas científicas” de que en los océanos se dan las mismas condiciones presentes “en todas las extinciones en masa a lo largo de la historia de la Tierra”, cinco en los últimos 600 millones de años.

El documento, “Taller 2011 de expertos internacionales sobre el sistema terrestre: efectos y presiones sobre los océanos”, será presentado en Nueva York durante la reunión anual del UNICPOLOS (United Nations Informal Consultative Process on Oceans and the Law of the Sea), convocada este martes por la Asamblea General de las Naciones Unidas.

Los expertos señalan que “podrían haberse dado ya los primeros pasos hacia una extinción de importancia mundial”, cuyo detonante ha sido el incremento de las emisiones antropogénicas de CO2.

El informe identifica niveles de asimilación de carbono mayores ahora que durante la última extinción en masa de especies marinas (hace 55 millones de años) y recuerda que un único incidente de decoloración de corales, en 1998, causó la muerte del 16 por ciento de los arrecifes de coral en los trópicos de todo el mundo.

El resumen del estudio, en el que han participado hasta 27 investigadores especializados en el medio marino, identifica la sobreexplotación, la contaminación, el calentamiento de las aguas, su acidificación y la falta de oxígeno, en algunos casos hasta su total desaparición (anoxia), como los factores que anuncian la catástrofe.

La información también denuncia la presencia de sustancias ignífugas y almizcles sintéticos asociados a los detergentes que se acoplan a las partículas plásticas y que ingiere la fauna marina, introduciéndolas en la cadena trófica humana.

Estos residuos hacen de transporte artificial para las colonias de algas que proliferan peligrosamente, también por el exceso de CO2, asfixiando zonas enteras de los mares, conocidas ya como “zonas muertas”, en las que se interrumpe el ciclo de vida natural.

El grupo, reunido el pasado mes de abril en la Universidad de Oxford, Inglaterra, coincidió en que, sometidos a múltiples ataques, “los océanos y sus ecosistemas no podrán recuperarse”.

El encuentro, convocado por el Programa Internacional sobre el Estado de los Océanos (IPSO), subraya que “las conclusiones son estremecedoras” y que el “efecto acumulativo” de las agresiones multiplica las predicciones conocidas de las mismas acciones de forma individual.