Santiago de Chile, 20 jun (EFE).- Las autoridades chilenas aseguraron hoy que la calidad del aire en las zonas aledañas al complejo volcánico Puyehue-Cordón Caulle, en el sur del país, no supone un riesgo para la salud de las personas que fueron autorizadas ayer a volver a sus hogares ante la reducción de la actividad volcánica.

Waldo Gallardo, representante del servicio regional del Ministerio de Salud en la sureña región de Los Ríos, explicó a Radio Bío Bío que a pesar del buen estado del aire, todas las familias que ayer regresaron a sus casas lo hicieron provistas de mascarillas por si vuelven a caer cenizas volcánicas en la zona.

El Ministerio de Salud chileno instaló en los municipios de Lago Ranco y Riñinahue, en Los Ríos, dos estaciones para estudiar la calidad del aire.

Los resultados de los estudios arrojaron que los niveles de ceniza volcánica en el ambiente no son peligrosos para la salud de las personas que viven en los alrededores del complejo volcánico, que entró en erupción el pasado 4 de junio.

Por otra parte, el intendente (gobernador) de la región de Los Ríos, Juan Andrés Varas, afirmó que el Gobierno seguirá vigilando a través de la Oficina Nacional de Emergencia (Onemi) el estado del complejo volcánico.

“Para nosotros ha sido prioridad desde el primer minuto resguardar la vida de las personas, y hoy es reconfortante que las cerca de cuatrocientas personas que quedaban en estado de albergue regresen hoy sanas y salvas a sus hogares”, indicó Varas en declaraciones a medios locales.

El Gobierno chileno anunció el domingo que las más de 4.000 personas evacuadas en el sur de Chile tras la erupción del complejo volcánico Puyehue – Cordón Caulle, el pasado 4 de junio, pueden retornar a sus hogares.

“Hemos tomado la decisión de que las personas que tuvieron que evacuar, puedan volver a sus hogares, porque la información de la actividad volcánica indica que esto va decreciendo”, dijo el ministro del Interior, Rodrigo Hinzpeter.

Las cenizas del volcán chileno dieron la vuelta mundo y causaron la suspensión de los vuelos comerciales desde Suramérica hasta Australia y Nueva Zelanda, que recién en los últimos días pudieron reanudarse. EFE