14 de noviembre de 2007. Un estudiante es sometido por fuerzas del Estado durante el desalojo violento. Foto: Cuartoscuro

14 de noviembre de 2007. Un estudiante es sometido por fuerzas del Estado durante el desalojo violento. Foto: Cuartoscuro

Por José Carlos G. Aguiar, especial para SinEmbargo

Ámsterdam, 21 de mayo (SinEmbargo).– Muy poco se ha podido leer en los medios mexicanos sobre la gira de la delegación de padres de Ayotzinapa por Europa, aun cuando el impacto de su presencia se ha expandido por todo el continente. La EuroCaravana43 comenzó su viaje el 17 de abril y finalizó esta semana en Londres, con el propósito de informar a la sociedad civil europea sobre la falta de rigor científico en la investigación de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, y a su vez despertar interés sobre la situación de los derechos humanos e impunidad en México.

Durante la intensa gira que incluyó trece países, la delegación hizo una parada en los Países Bajos. La visita a los Países Bajos fue de particular relevancia durante el tour: la delegación tuvo un encuentro con representantes del gobierno europeo, donde se debatió sobre el rol de Europa en la crisis de seguridad en México.

Ayotzinapa-2

13 de diciembre de 2011. Agentes estatales disparan contra estudiantes. Uno de los normalistas sería asesinado. Foto: Cuartoscuro

EUROPA ESCUCHA

La visita de la EuroCaravana43 a los Países Bajos no pasó desapercibida. En la Universidad de Leiden fue organizado el 18 de mayo un debate con la delegación, el Ministerio de Relaciones Exteriores neerlandés, el académico John Ackerman, la organización Impunity Watch y especialistas en derecho internacional. Mientras que la cancillería holandesa recalcó que el diálogo es continuo con el gobierno mexicano en materia de derechos humanos, la delegación de Ayotzinapa señaló que el diálogo diplomático, los reportes de organizaciones internacionales, y las recomendaciones no son tomados en cuenta. “El problema es que nuestros compañeros no están; el problema es que gente sigue desapareciendo”, apuntó Omar García, normalista que sobrevivió el ataque de la policía municipal de Ayotzinapa.

La delegación puso en claro que, tal y como ha sido recomendado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos, se tienen que abrir nuevas líneas de investigación que contemplen los hechos no como un secuestro, sino como desaparición forzada: “Nuestros compañeros no están secuestrados. ¿Quién ha pedido un rescate? ¿Qué les van a pedir a los padres de Ayotzinapa?, ¿cien costales de café a cambio de sus hijos? Eso es lo que hay que entender. Que la gente se ponga en los zapatos de las familias, de los que padecen estos problemas. Escuchen su corazón. Podríamos hacer mucho más, pero no lo hacemos.”

Los sobrevivientes y padres de los normalistas contaron que han recibido ofertas del gobierno de Iguala en dinero y en especie a fin de que abandonen la búsqueda de los hijos y compañeros. También hablaron de cómo la PGR intentó obligarlos a aceptar los restos humanos encontrados en basureros y fosas que no eran los de sus familiares. Que los derechos de los pobres, en particular de los indígenas, no son reconocidos ni respetados en México. Pero el mensaje que quizá caló más hondo entre la sociedad holandesa, es el de su optimismo y dignidad: la delegación sigue creyendo que los estudiantes deben ser encontrados con vida.

El normalista le preguntó a los representantes del gobierno de los Países Bajos: “¿por qué no escuchan la otra versión, la de las víctimas?”. Esta vez, su mensaje ha sido escuchado, tanto por el gobierno como por millones de neerlandeses a través de los medios de comunicación más influyentes del país. El diario de análisis Nieuwsuur, el más visto en el país, le dio amplia cobertura a la visita de la EuroCaravana43, así como la radio, prensa escrita y periodismo digital. Durante el encuentro y en la cobertura de los medios, es notoria la sorpresa de la sociedad holandesa: ¿qué está pasando entonces en México?, ¿qué tipo de gobierno tiene México ahora? Así como los mexicanos ha sido engañados sobre los hechos de Ayotzinapa, la misma desinformación se hace evidente en Europa.

Ayotzinapa-3

Enero, 2015. Marcha por los 43, en la Ciudad de México. Foto: Cuartoscuro

LA DIMENSIÓN INTERNACIONAL DE AYOTZINAPA

El interés en Europa por el caso de Ayotzinapa va más allá del estudio del folclore autoritario típico de una república ‘del tercer mundo’ o un gobierno que no puede garantizar la seguridad de sus ciudadanos. Además del autoritarismo, corrupción e impunidad que componen el día a día político en México, la complejidad de la espiral de violencia debe ser entendida en su dimensión transnacional.

El surgimiento de una industria global para la producción, tráfico y venta de drogas ilegales ha venido erosionado con fuerza al Estado mexicano desde la década de 1980; en zonas remotas e incluso en centros urbanos, los ‘narcos’ tienen más poder que el gobierno. La migración no documentada es otra dimensión vinculada a la violencia y diversificación de industrias para los narcotraficantes en México, acumulando más recursos financieros y poder. La oscura industria armamentista y el tráfico de armas dotan de la misma manera al Estado y a los criminales, y el fuego cruzado asesina a su paso a la sociedad civil: jóvenes, activistas, periodistas, mujeres, académicos, minorías sexuales, e indígenas. Además, diversos medios tanto como publicaciones científicas han encontrado evidencia de la relación entre corporaciones transnacionales, particularmente mineras, y el despojo de recursos naturales y tierras entre las poblaciones rurales (léase indígenas).

Todos estos niveles nacionales y transnacionales del conflicto son visibles en el caso de Ayotzinapa. Por ello, es urgente que los países y las agencias e instancias de gobierno internacional, observen el problema de violencia e impunidad en Mexico desde su compleja y justa dimensión.

LA RELACIÓN ENTRE MÉXICO Y LOS PAÍSES BAJOS

El intercambio económico entre México y los Países Bajos es uno de los más importantes entre Europa y América Latina. Según datos del Ministerio de Relaciones Exteriores neerlandés, México es el receptor más grande de inversión extranjera de la región, y los Países Bajos es el segundo socio comercial europeo más importante para México. En este contexto, la imagen de México en el exterior es un componente esencial para generar un clima de confianza favorable para las inversiones.

Entre las relaciones comerciales se encuentra la industria portuaria, metalúrgica y química, cervecera, bancaria y de seguros, y las telecomunicaciones. En el marco de la reforma energética en México, se puede suponer que las relaciones se harán aún más estrechas, tomando en cuenta que la compañía petrolera Shell es vital para la economía neerlandesa.

Dada la relevancia de las relaciones comerciales y su potencial a corto plazo, el canciller neerlandés de relaciones exteriores Bert Koenders visitó México una semana antes de que la delegación de Ayotzinapa estuviera en los Países Bajos. El canciller señaló que la relación con México se constituye de dos temas: comercio y derechos humanos. Además extendió una invitación oficial para que el presidente Peña Nieto visite los Países Bajos en 2016.

Dada la larga historia y conocimiento que tienen los Países Bajos con respecto a la justicia internacional, derechos humanos y control de mercados ilegales, el país europeo puede jugar un rol importante en la pacificación y desarrollo en México de políticas públicas alternativas para la seguridad ciudadana y control de las drogas. La delegación de Ayotzinapa puso en claro que los derechos humanos y el estado de derecho deben de estar al centro de la relación entre los dos países: “vivimos en realidades muy distintas. Lo que pasó en Ayotzinapa nunca va a pasar en Europa. Y qué bueno. Que nunca llegue a pasar. Ustedes no saben lo que se siente perder a un familiar cuando sabes que fue el estado quien te arrebató a tu hijo. Y además se burlan de tu dignidad, de tu rabia, de tu coraje. ¿Qué harían por encontrar a sus hijos? ¿Quién puede creer en un gobierno que te entrega un cuerpo que no es el de tu hijo?”

***

* José Carlos G. Aguiar es doctor en ciencias sociales por la Universidad de Amsterdam (2007), y es profesor titular y director del programa de Estudios Latinoamericanos en la Universidad de Leiden (Países Bajos). Investigador Nacional del Sistema Nacional de Investigadores, Consejo Nacional para la Ciencia y Tecnología (CONACYT). Sus campos de especialización incluyen la antropología del espacio urbano, ilegalidad, economías callejeras, propiedad intelectual, piratería, redes globales y fronteras. www.josecarlosgaguiar.com | Twitter: @jcgaguiar