Sídney (Australia), 21 jun (EFE).- Un pingüino emperador, que vive en el hielo de la Antártida, fue avistado en las costas de Nueva Zelanda por primera vez en más de 40 años, informaron hoy medios locales.

El joven ejemplar, que parece estar en buena salud, fue visto el lunes deambulando en las costas de Kapiti, al norte de Wellington, a unos 3.000 kilómetros de su hogar habitual, informó la agencia local NZPA.

La última vez que una de estas aves acuáticas apareció en Nueva Zelanda fue en la playa Oreti, en el sur de la Isla del Sur, en 1967.

“A veces animales poco usuales que vienen de la Antártida visitan nuestras costas, pero no sabemos realmente por qué lo hacen”, dijo el portavoz del ministerio de Conservación neozelandés, Peter Simpson.

Las autoridades han recomendado a los habitantes de la zona que no molesten al majestuoso pingüino para que pronto se lance al mar para regresar a su hogar.

El emperador es el más grande de los pingüinos con más de un metro de altura y 30 kilogramos de peso, y puede sumergirse por más de diez minutos llegando a profundidades de hasta 450 metros.

Esta ave se caracteriza por una mancha amarilla a cada lado del cuello que le llega al pecho blanco que contrasta con su plumaje negro.

Los pingüino emperador han inspirado documentales como “El viaje del emperador” y películas de animación como “Happy Feet. Rompiendo el hielo”.