Ginebra, 21 jun (EFE).- El Gobierno de Siria ha aceptado dar acceso al personal del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y a socorristas de la Sociedad Nacional de la Media Luna Roja a las áreas donde fueron reprimidas violentamente las protestas ciudadanas contra el régimen.

Esta autorización es el resultado de una visita de dos días del presidente del CICR, Jakob Kellenberger, a Siria, anunció hoy su organización.

Durante su estancia, el jefe de la Cruz Roja Internacional se reunió, entre otros, con el primer ministro sirio, Adel Safar, y el ministro de Asuntos Exteriores, Walid Muallem.

“Las conversaciones estuvieron exclusivamente enfocadas en cuestiones humanitarias y fueron francas y de carácter operacional”, dijo Kellenberger a través de una declaración difundida en Ginebra.

Señaló que las autoridades sirias con las que se entrevistó se mostraron “receptivas” y acordaron dar “un acceso más amplio” a su organización y a la Media Luna Roja siria a las distintas zonas de los disturbios.

El responsable del CICR dijo que vigilará personalmente “cómo se pone en práctica este acuerdo”.

“Un acceso reforzado es imperativo para evaluar la situación humanitaria y aportar una ayuda que corresponda a las necesidades”, indicó.

Sin embargo, las autoridades sirias no se mostraron dispuestas todavía a autorizar al organismo humanitario a visitar a los detenidos en las protestas, aunque Kellenberger consideró que se ha dado un “primer paso” en esa dirección.

A ese respecto, precisó que “el Gobierno sirio ha expresado su disposición a abordar los términos y condiciones” de esas visitas.

El Gobierno está reprimiendo con gran violencia las protestas que se suceden desde hace meses en Siria y que se han cobrado ya cientos de muertos, según han denunciado la ONU y organizaciones de derechos humanos.