París, 21 jun (EFE).- El 80 % de los establecimientos escolares en Haití son hoy privados y se estima que las familias del país, de las que el 75 % viven bajo el umbral de la pobreza, “pueden dedicar hasta el 40 % de sus gastos a la educación”, informó hoy UNICEF-Francia.

El pago de las inscripción anuales y de la cantina, así como la compra de uniformes, materiales y libros escolares encabezan los costes principales que deben afrontar las familias en materia de educación, precisó la organización en un comunicado.

Encontrar financiación para costear estos gastos en un sistema dominado por los establecimientos privados es uno de los objetivos de UNICEF, que también colabora junto con otros organismos en la campaña gubernamental “La escuela para todos” destinada a reformar por completo el sistema educativo en ese país, resaltó.

Dieciocho meses después del seísmo, todavía viven desplazadas y en condiciones precarias “645.000 personas, de ellas 260.000 niños”, según el balance elaborado tras el retorno de la embajadora para Haití de UNICEF-Francia, Lilian Thuram.

Pese a la difícil situación que vive aún la población, los progresos realizados son, sin embargo, “reales, en particular en materia de educación”, añadió la sección francesa de la agencia de la ONU dedicada a la infancia, cuya primera prioridad en Haití sigue siendo promover el acceso a una educación de base de calidad.

Agregó que entre 500.000 y 700.000 niños no estaban escolarizados en Haití antes del seísmo, que destruyó 5.000 escuelas.

De momento, UNICEF y otros organismos construyeron 167 escuelas en Port-au-Prince y acabarán otras 33 fuera de la capital antes de que termine el verano, explicó.

El coste medio de construcción de una escuela con un período mínimo de vida útil de 10 años, acorde con las normas antisísmicas y anticiclónicas, con material escolar, mobiliario, equipamiento e infraestructuras esenciales incluidas, es de 175.000 dólares, señaló UNICEF-Francia.

Otra gran prioridad de UNICEF en Haití es la lucha contra el cólera, en apogeo durante la sesión de las lluvias y cuya prevención en las escuelas es “un reto primordial”, mediante la distribución de jabón y comprimidos de purificación del agua, indicó.