Bogotá, 21 jun (EFE).- El obispo de la ciudad colombiana de Montería, Julio César Vidal, reveló hoy que unos 5.000 integrantes de bandas criminales de todo el país están dispuestos a someterse a las autoridades.

“Ellos se han comunicado conmigo en su propósito de entregarse a las autoridades. Recurren al buen oficio de la Iglesia para que el Gobierno abra un espacio”, precisó Vidal en declaraciones por teléfono a Efe desde Montería.

Los miembros de esas bandas, añadió el jerarca, “me dicen que ellos saben que no les creen que es mucha gente, e indican que su sometimiento sería una buena noticia y una sorpresa al mundo, aunque reconocen que ‘esto no es fácil’, dicen ‘estamos en guerra, pero estamos trabajando en nuestro propósito de entrega'”, remarcó Vidal.

Asimismo, los mismos integrantes de esos grupos, según el obispo, han señalado que “no han pedido mesas de negociación, sino que la Iglesia les abra el espacio para hablar de sometimiento”.

El jerarca añadió que “ellos suman como cinco mil personas y eso necesita una logística y deben asegurar del Gobierno que les van a respetar ciertos derechos: donde va ser, quien los va a recibir, a dónde van a ir después de someterse”.

Vidal también dijo a Efe que “percibe” que en esa labor para el sometimiento “hay personas e instituciones, a nivel internacional para que esto sea una realidad”.

Entre los dispuestos al sometimiento figuran los hermanos Luis Enrique y Javier Antonio Calle Serna, conocidos como “Los Comba” y Maximiliano Bonilla, alias “”Valenciano”, algunos de los hombres más buscados de Colombia, y jefes de organizaciones del narcotráfico.

Muchas de esas bandas criminales surgieron después de la desmovilización de más de 31.000 integrantes de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC, paramilitares de la extrema derecha), entre 2003 y 2006, pues muchos miembros de esa organización, aliados con narcotraficantes, continuaron sus actividades delictivas.

Vidal también señaló que algunos de los narcotraficantes se quieren entregar incluso si están pedidos en extradición por algún país.

Sobre esos asuntos el obispo de Montería, que en otras ocasiones medió para negociaciones con paramilitares, indicó que ha puesto esa disponibilidad en conocimiento del presidente Juan Manuel Santos, del vicepresidente Angelino Garzón, del ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, y del director de la Policía, general Óscar Naranjo.

El lunes Santos, por otra parte, desmintió que haya supuestas negociaciones con las bandas criminales y advirtió que no puede haber negociación con ese tipo de organizaciones.

En una entrevista con Caracol Radio y Caracol TV, Santos señaló que en una conversación con el obispo de Montería, le dijo que el Gobierno está interesado en que se sometan las bandas criminales a la justicia, pero advirtió que ese es un proceso con la Fiscalía General de la Nación.

“Si nosotros podemos hacer algo para facilitar eso, lo haremos con mucho gusto. Pero negociación con esos grupos no hay. No puede haber. Si se someten, bienvenido sea. Eso me parece muy bien”, puntualizó el gobernante.