Dallas, 21 Jun (Notimex).- Una de las peores temporadas de incendios forestales de la historia de Estados Unidos se intensificó este martes, con más de 200 siniestros activos que afectaban medio millón de hectáreas en 12 estados, en especial Arizona, Nuevo México y Texas.

El Servicio Forestal de Estados Unidos informó que unos 10 mil 400 bomberos participan en los esfuerzos para contener los incendios, más de siete mil de ellos destinados a Arizona y Nuevo México, donde el fuego ha quemado 345 mil hectáreas de pastos y bosques.

En Arizona se mantienen dos de los cinco mayores incendios que se registran en Estados Unidos, uno de los cuales ha pasado a ser el más grande en la historia del estado, al haber arrasado en poco más de un mes una superficie de 213 mil hectáreas forestales.

El incendio Wallow, en el centro-este de Arizona, que se inició el pasado 8 de mayo, ha sido contenido en un 57 por ciento, luego de semanas de intenso trabajo de hasta cuatro mil bomberos, con apoyo de decenas de aeronaves.

Otro incendio, también de más de un mes de duración, el Horseshoe 2, ha quemado 110 mil hectáreas de árboles y pastos en el sureste de Arizona.

Sin embargo, el incendio más dañino en Arizona en la actual temporada es el Monument, que ha destruido unas 60 viviendas en los suburbios del sur de la comunidad de Sierra Vista, lo que obligó el pasado fin de semana a evacuar a unas 10 mil personas.

Una reducción en la intensidad de los vientos permitió el lunes y este martes avanzar en el control de hasta el 40 por ciento del siniestro en el Bosque Nacional Coronado, en la frontera con México, aunque unas ocho mil 500 personas continúan fuera de sus hogares.

En Texas, el incendio Bearing, en los condados de Polk y Trinity, se ha convertido en el mayor registrado en la historia del este de la entidad, al haber quemado unas cinco mil hectáreas de una de las escasas áreas boscosas del estado al norte de Houston.

Otro siniestro de rápido movimiento, el Dyer Mill -al sureste de la comunidad de Navasota-, ha consumido más de mil hectáreas y ha obligado a evacuar mil 800 viviendas en el área.

Los incendios han crecido por la sequía, dijo Richard Reuse, vocero del Servicio Forestal de Texas, dependencia que este martes solicitó la ayuda del gobierno federal para reforzar el combate a las llamas e impedir que los siniestros continúen avanzando.

En el estado suroccidental de Florida, otros incendios arrasan áreas de pinos en el centro y norte de la entidad, y cobraron el lunes la vida de dos bomberos que estaban dentro de carros tanque, informó Amanda Bevis, vocera de la División Forestal de Florida.

Otro gran incendio, de mas de 100 mil hectáreas de extensión, quema el Refugio Silvestre del Pantano Okefenokee, en el sureste de Georgia.

El siniestro provocó la mañana de este martes que la ciudad de Jacksonville, Florida, fuera cubierta con una densa capa de humo.

El Servicio Meteorológico Nacional advirtió que los siguientes tres días podrían ser críticos, al pronosticarse fuertes vientos y baja humedad en áreas de pastos y bosques de Arizona, Colorado, Florida, Nueva México, Oklahoma y Texas.