Juan N. Guerra, de sombrero; de pie, Juan García Ábrego, sobrino, uno de los grandes capos del Cártel del Golfo. Foto: Archivo

Juan N. Guerra, de sombrero; de pie, Juan García Ábrego, sobrino, uno de los grandes capos del Cártel del Golfo. Foto: Archivo

Por Ildefonso Ortiz, especial para SinEmbargo

Ciudad de México/Reynosa, 21 de junio (SinEmbargo/BreitBart).– El Gobernador del estado fronterizo de Tamaulipas honró el Cártel del Golfo a bombo y platillo cuando cortó la cinta para una calle recién pavimentada que lleva el nombre de su fundador, Juan Nepomuceno Guerra.

El homenaje a la despiadada organización criminal despiadada tuvo lugar esta semana, cuando el Gobernador de Tamaulipas Egidio Torre Cantú viajó a esta ciudad fronteriza mexicana para una serie de eventos que incluyeron el corte de la cinta en varias calles recién pavimentadas en las áreas de bajos recorsos.

La visita del Gobernador fue elogiada a nivel local por los medios de noticias de Reynosa y por el gobierno de Tamaulipas, que emitió comunicados de prensa sobre la visita de Torre Cantú, la inauguración de calles recién pavimentadas, y otros eventos en la zona. Lo que el comunicado de prensa no mencionó fue el nombre de una de las calles: Juan N. Guerra.

Torre Cantú, junto con el Alcalde de Reynosa, José “Pepe” Elías Leal, aparece en un video de propaganda del gobierno está animado por los lugareños luego de que cortaron la cinta en las calles. Sin embargo, el video tampoco mostró el nombre de la calle.

PROMO-PRI-TAMAULIPAS

Juan N. Guerra murió en 2001. En uno de sus últimas apariciones en público, Sam Dillon, reportero de The New York Times se le acercó. Era 2000:

–¿Es usted un narcotraficante? –le preguntó Juan N. al reportero.

–No, yo soy un reportero de un periódico –dijo Dillon.

–Bueno, yo no soy un traficante, soy un ciudadano común –dijo Guerra–. Ve a hablar con el Presidente, o con un general, o con alguien importante –le pidió.

Luego de una pausa, sentado en una silla de ruedas, agregó:

–Los periodistas escriben mentiras acerca de mí. Yo sólo soy un hombre de trabajo. Yo no fumo, no bebo y no canto.

–Él es una leyenda –dijo Ramón Antonio Sampayo, el entonces Alcalde de Matamoros.

El Gobernador, en el homenaje al fundador del Cártel del Golfo. Foto: Gobierno de Tamaulipas

El Gobernador, en el homenaje al fundador del Cártel del Golfo. Foto: Gobierno de Tamaulipas

Juan Nepomuceno Guerra era un “hombre de negocios” de Matamoros que murió en 2001 de causas naturales. Se le atribuye la construcción de un imperio del contrabando criminal que más tarde se convirtió en el Cártel del Golfo.

Guerra comenzó el contrabando de licor y el tabaco en la década de 1930 y terminó con el control de toda la actividad de contrabando y bares de la zona en la ciudad fronteriza de Matamoros.

Mientras que el cártel del Golfo se conoce ahora como un sindicato del crimen responsable de tráfico de drogas, el tráfico de personas, el secuestro, la extorsión y la violencia, en tiempos de Juan N. Guerra el grupo estuvo fuera del tráfico de drogas y la violencia se mantuvo a un mínimo.

El homenaje de Torre Cantú al fallecido jefe del crimen se produce pocos días antes de que, como se informó anteriormente Breitbart Texas, los fiscales federales anunciaron que habían obtenido una acusación contra el ex Gobernador de Tamaulipas, Eugenio Hernández, acusándolo de sobornos, lavado de dinero de los empresarios y de Los Zetas. Hernández es considerado un fugitivo por la DEA.

Hernández es el segundo Gobernador de Tamaulipas en enfrentar cargos penales. El ex Gobernador Tomás Yarrington es considerado un fugitivo por Investigaciones de Seguridad Nacional.

Yarrington es buscado por una serie de cargos que lo acusaban de no sólo conspiración de lavado de dinero y capitales, sino también del tráfico de drogas y asociación ilícita del narcotráfico, acusándolo o trabajar con el Cártel del Golfo, Los Zetas y el cártel de los Beltrán Leyva.

Juan N. Guerra. Foto: Archivo

Juan N. Guerra. Foto: Archivo