LA PAZ EN MÉXICO: SILENCIOSA Y SILENCIADA

 

Foto: Cristina Ávila

Aturdido por la ensordecedora vorágine que produce el ruido de la guerra antinarco, México ha cerrado los ojos y ha obviado y soslayado su cara más pacífica; una faceta que está ahí, presente y silenciosa… y la mayor parte del tiempo, silenciada por la violencia. Pero desde hace varios años, ciudadanos y movimientos de todo el país han comprendido que “la paz es mucho más que la ausencia de guerra” y han combatido a enemigos públicos menos visibles pero más letales, y que, en los últimos seis años, causaron el doble de víctimas que el crimen organizado. Hoy, a 20 años del nacimiento del “pacifismo mexicano” hay un resurgimiento nacional que pide un cambio de paradigma, donde la paz se convierta en un verdadero derecho constitucional para los mexicanos.

Una de las grandes trampas de la guerra es el estruendo que produce. Y es verdad que resulta difícil, muy difícil, no caer en su ruido. Por el contrario, una de las características que mejor define a la paz es su andar silencioso, su manera de esconderse en lo cotidiano y de recrearse a sí misma aún en medio de los peores escenarios. Quizá  porque la paz, a diferencia de la violencia, sí se ha comprobado que es inherente al ser humano, por lo menos en lo individual.

Pero es curioso, nótese que, tanto en la paz como en la violencia, siempre –siempre– nos acompañan las mismas preguntas: ¿Qué la genera? ¿Dónde y por qué comienza? ¿Cuándo y cómo termina? ¿Se aprende, o se nace con ella? ¿Es posible contagiarse de su esencia? ¿Podremos –de verdad– olvidarnos algún día de su existencia?

Las cuestiones fundamentales sobre la guerra, la paz y la violencia son tan ancestrales como modernas. Pero una cosa es cierta: la guerra siempre merece mucha más atención por su terrible poder de romper lo cotidiano. Y, sin embargo, quienes estudian científicamente la paz y sus fenómenos –formalmente desde hace apenas unos 50 años–, coinciden en afirmar que una sociedad (y quizá todo un mundo) pueden educarse positivamente para lograr vivir inmersos en lo que se conoce como una “Cultura de Paz”; un concepto que ha ido extendiéndose en el mundo, y que en México –sí, en este México sumido en la violencia actual–, comienza a conocerse y a aplicarse, paulatina pero certeramente.

MÉXICO: EL GRITO DE GUERRA QUE DETONÓ LAS PRIMERAS VOCES DE PAZ

Foto: Cuartoscuro

En lo que ahora parece un lejano 2006, durante su primer mensaje oficial como presidente electo de México, Felipe Calderón Hinojosa pronunciaba unas incendiarias palabras para un país ya dolido: “Frente a la fuerza de quienes apuestan por la violencia, (hoy) ha ganado la fuerza de los pacíficos”.

En su momento, muchos criticaron aquella “soberbia” del discurso de un Presidente que está a punto de entregar una de las peores crisis humanitarias que haya enfrentado el país en su historia reciente. Las cifras –las oficiales y las no oficiales, según quién las emite–, tal vez no son del todo confiables, pero en cualquier caso, sí resultan terribles: entre 50 y 150 mil muertes violentas en apenas seis años; lo que equivale a afirmar que México es actualmente, uno de los países más mortíferos que cualquier nación con un conflicto armado “formal” en el mundo.

Negar esta realidad, la realidad “de guerra” que actualmente enfrenta el país, resulta poco menos que imposible. Pero igualmente imposible debería resultar para los mexicanos negar los muchos esfuerzos de solución pacífica que llevan años –algunos de ellos largas décadas– operando en las raíces más oscuras y profundas de esta crisis social mexicana que –de mala y peligrosa manera–, sólo se atribuye al narcotráfico y al crimen organizado.

Sin embargo, así ha sido: aturdidos por la ensordecedora vorágine que produce el ruido de esta “guerra antinarco”, México ha cerrado los ojos y ha obviado y soslayado la paz que día a día, también nos acompaña.

Sí. Porque aunque la mayoría seamos ciegos a esta “otra realidad mexicana”, lo cierto es que a lo largo de nuestra historia como país (pasada y reciente) miles de ciudadanos realizan titánicos esfuerzos pacíficos, enfrascados en un silencioso pero contundente y prolongado trabajo, dedicado a mejorar las condiciones sociales y de vida; y en algunos casos, esos esfuerzos se hacen apenas para continuar con la vida… que no es poco.

Con nosotros se sentaba la muerte, tan cotidiana, tan nuestra, que acabamos por dejar de tenerle miedo… (…) porque todos los muertos, nuestros muertos, se iban así nomás, sin que nadie llevara la cuenta, sin que nadie dijera por fin el ¡YA BASTA! Que devolviera a esas muertes su sentido, sin que nadie pidiera a los muertos que regresaran a morir otra vez, pero ahora, para vivir”. (1)

Foto: Cuartoscuro

Hoy, este México sumido en las profundidades del miedo inmediato, parece haber olvidado por completo la fuerza desgarradora de aquellos discursos zapatistas escritos hace ya una década, cuando Chiapas nos despertó a todos de golpe con una insurgencia armada conformada por indígenas –nuestros 15 millones de indígenas–, que pedían a su propio país “Paz, Dignidad y Justicia”. La memoria colectiva es corta y la urgencia de la guerra la acorta aún más, pero lo cierto es que todavía hoy le debemos a Chiapas un fuerte despertar social mexicano en nuestro incipiente pacifismo a la mexicana.

(A partir del levantamiento zapatista) “Un conjunto de acciones y movimientos ciudadanos aparecieron con propuestas : para una economía diferente, de reformas al Estado, de política social, de caminos y estrategias para lograr la paz (…) ahí se fue conformando un acercamiento a la Cultura de Paz; (por primera vez) se abrieron horizontes y expectativas sobre los problemas vivos que planteaban la guerra y la paz (…)”, afirma el investigador especializado en la sociedad civil Rafael Reygadas Robles en su libro Abriendo veredas, iniciativas públicas y sociales de las redes de organizaciones civiles. (2)

Efectivamente, fue la presencia de la guerra lo que impulsó en el país las primeras discusiones serias sobre la paz en diversos ámbitos. Hace 10 años, el término “paz” comenzó a echar raíces en México. Con desconocimiento a veces. Con intenciones veladas algunas otras. Con intereses, con politizaciones, y hasta con hipocresía en muchos de los discursos oficiales… pero también con deseos y propuestas para que realmente pudiera sembrarse en el país una nueva semilla.

Y sí: muchos de aquellos esfuerzos fracasaron o fenecieron al paso del tiempo, algunos se cansaron y a otros tantos, el interés se les vino abajo. Pero por fortuna, ciertos movimientos pacíficos de principios de los 90 no sólo siguen hoy en pie, sino que, en este nuevo escenario mexicano donde el ruido de la guerra amenaza con ensordecernos, la paz está volviendo a emerger en el territorio nacional, y esta vez, lo hace con más experiencia.

LO QUE NO NOMBRA, SIMPLEMENTE NO EXISTE…

“En 1994, la guerra en Chiapas nos impactó a todos, pero a los jóvenes creo que ese golpe nos llegó con más fuerza (…) aunque sólo unos pocos de nosotros entendimos desde entonces que la violencia no era ni la única ni la mejor vía para pedir justicia. Por desgracia, vimos con tristeza que la mayoría de nuestros compañeros estudiantes, por las condiciones imperantes en aquel momento de la historia mexicana, pensaban que ya no quedaban más salidas para expresar el descontento… para intentar cambiar al país (…) pero todavía hoy, yo estoy convencido de que es posible la transformación pacífica, y que para México, especialmente en este momento, es necesario y urgente aplicar las salidas pacíficas”.

Originario de Jalisco, Hiram Valdéz Chávez dirigía un movimiento liberal juvenil y estaba por cumplir 19 años en el momento del levantamiento zapatista. Actualmente es un abogado de 39 años y nunca en estas dos décadas dejó de trabajar por y para la “paz posible de México”:

“Inspirados por la llamada de Chiapas, y través de una organización civil en la que convergían movimientos estudiantiles de todo el país, realizamos durante varios años encuentros de jóvenes por la paz en Querétaro, Nuevo León, Colima, Zacatecas, Jalisco y el Distrito Federal…  y entre más pasaba el tiempo, y más se recrudecía la violencia, más nos convencíamos de la necesidad de un cambio orientado hacia la paz, y esto –ahora lo sé con certeza–, sólo se logra a través de un nuevo paradigma, a través de la llamada ‘Cultura de Paz’”.

Por mandato de las Naciones Unidas, cada 21 de septiembre se celebra desde 1981 el “Día Internacional de la Paz”, una jornada que ha ido tomando fuerza en diversas partes del mundo, pero que también –como sucede con muchas fechas conmemorativas– este día suele perder su verdadero sentido para disfrazarse momentáneamente de palomas, pancartas alusivas, fondos blancos y discursos cándidos… formas varias sin mucho contenido.

Fue hasta casi 20 años después, en 1999, cuando por iniciativa del científico español Federico Mayor Zaragoza –en ese tiempo Director General de la UNESCO–, el mundo comenzó a conocer este nuevo paradigma social llamado “Cultura de Paz”, un concepto que las Naciones Unidas define como “una serie de valores de total rechazo a cualquier tipo de violencia en todos los niveles, y que previene los conflictos mediante el diálogo y la negociación, pero sobre todo, a través de la atención a las causas primeras de los problemas sociales”. (3)

Y es precisamente este paradigma social, el que un sinnúmero de organizaciones de la sociedad civil mexicana han adoptado en la base de sus acciones. Sí, porque a pesar de que la paz sea mucho (mucho) menos visible que la violencia, lo cierto es que desde hace tiempo, y aún con más fuerza durante estos últimos años “en pie de guerra”, ciudadanos tanto mexicanos como extranjeros, en lo individual y en lo colectivo, han trabajado y siguen trabajando para insertar en este México violento y violentado, los principios de una “Cultura de Paz”.

Son movimientos que tal vez no se notan, pero su labor es larga y continuada: organizaciones de todo el país, desde el norte hasta el sur están ahí, algunas hace ya mucho tiempo, algunas apenas nacen, algunas están creciendo y otras están multiplicándose y comunicándose entre sí… tal vez no se notan, y tal vez, (sólo quizá), muchas de ellas ni siquiera son conscientes de que su trabajo de fondo, está impregnado de “Cultura de Paz”, de este nuevo paradigma poco comprendido por los mexicanos; pero lo cierto es que infinidad de grupos de todas las formas y tamaños, están labrando un camino pacifista en un país que –todavía- prefiere centrarse en su faceta más violenta.

Esta “otra vía” que la mayor parte del tiempo no se nota tanto, permite que las organizaciones trabajen con el silencio que la paz necesita…  Pero, ¡atención! No es lo mismo ser silencioso que estar silenciado, pues como dice Johan Galtung (4), uno de los más relevantes estudiosos de la paz en el mundo: “La ausencia de información sobre la solución pacífica de conflictos, puede a su vez, estimular la ausencia de paz”… o ,dicho de otro modo: “lo que no se nombra, parece que simplemente no existe”, y esto es justamente lo que le sucede a La Paz de México.

MÁS QUE UNA CARAVANA… LA PAZ ES UN LARGO CAMINO

Foto: Cuartoscuro

El Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, encabezado prioritariamente por el poeta Javier Sicilia, es actualmente el más visible de los grupos que invoca a la paz en México; y aunque esta organización está conformada a su vez por otros movimientos sociales, lo cierto es que está muy lejos de ser el único. Es, eso sí, el que más cobertura mediática ha logrado por su identificación con las víctimas de la violencia desatada por la “guerra antinarco”; es decir que, una vez más y como en el caso de Chiapas, la irrupción de la guerra, es lo que provoca en el país un llamado por la paz.

Y precisamente para que “los pacíficos se noten más”, entre el 12 y el 21 de septiembre de 2012 (este viernes que se conmemora el Día Internacional por la Paz), el movimiento hasta hace poco liderado por Javier Sicilia ha convocado a las organizaciones de la sociedad civil y la ciudadanía en general, a salir a las calles para celebrar “10 días por la paz y los derechos humanos” en todo el territorio nacional.

La llamada Caravana por la Paz con Justicia y Dignidad realizó desde el 12 de agosto y hasta el 12 de septiembre, una trayectoria por una veintena de ciudades de Estados Unidos. La intención principal de este recorrido de más de 9 mil kilómetros fue la de unir esfuerzos con la sociedad civil estadounidense para contrarrestar los daños mortales que causa el flujo armamentístico desde EU, donde operan alrededor de 100 mil permisionarios legales, sin contar con las muchas armas que llegan a México por la vía ilegal desde el vecino país del norte.

Se trata de un gran esfuerzo pacifista mexicano cruzando las fronteras, pero esta marcha que centró la atención de la prensa nacional e internacional, no es la única que se ha realizado en el país. Las primeras caminatas pidiendo “paz y justicia”, las realizaron los indígenas de México en busca de la atención de sus propios gobernantes y ciudadanos.

Hace exactamente 10 años, otros  caminantes por la paz declaraban:

Con los pies cargados de ampollas pero con el corazón entero y firme, llegamos por fin a la capital de México (…) y sin que nos diéramos cuenta, nuestros pasos lograron abrir también los corazones de miles de hermanos y hermanas de la República que nos vieron pasar (…) y entendimos cómo era el camino que andábamos: un camino largo, un camino que hay que andarlo despacio y que sólo se puede lograr si lo caminamos juntos…”.

Se trataba de la caravana Xi’ Nich’ que en 1992 (dos años antes del levantamiento zapatista) recorrió más de mil kilómetros en 52 largos días desde Palenque hasta Ciudad de México. Luego, durante 2000, Xi’ Nich’ volvió a caminar por la paz, esta vez desde Acteal hasta la Basílica de Guadalupe… Y décadas después, muy pocos saben que estos caminantes pacíficos no sólo existen todavía, sino que su actividad sigue vigente, tal vez más ahora que entonces, pues la guerra que antes fue de los indígenas, y que a muchos mexicanos nos pareció ajena, hoy se ha generalizado en el país, atizada por las mismas razones que hace ya 20 años “los hombres de la selva” vaticinaron mucho más allá del narcotráfico: injusticia y desigualdad social, pobreza extrema, agravios ancestrales, exceso de presencia y acción militar, y sobre todo, indiferencia social…

“Lo que hemos estado viviendo no sólo en México, sino en el mundo: abusos, guerras, corrupción, violencia y todo tipo de injusticias, es porque hemos puesto el énfasis en la separación y no en la unidad. Nuestras culturas ancestrales vivían de otra manera y hoy ha llegado el momento de darnos cuenta, de recuperar la visión y la sabiduría de quienes nos antecedieron. Los abuelos de mis abuelos sabían que entre 1992 y 2012 sería el inicio del cambio. Lo que nosotros llamamos un ‘katún’, es un periodo de ‘no tiempo’ que dura 20 años del tiempo occidental, y donde será posible potenciar aquello en lo que decidamos poner nuestra atención: ya sea en la violencia y la guerra, o bien, en la paz y en la unidad. Esa es nuestra meta.”

Ac Tah, mejor conocido por la mayoría como “El Caminante Maya”, es un heredero de la tradición mayaab que proviene del linaje “Tah Baak y Ac Canche” del oriente de Yucatán. Actualmente tiene 45 años y desde 2008 se ha dedicado a recorrer el país, cuyo territorio entero ha abarcado más de dos veces en estos últimos cuatro años. La caminata de Ac Tah, su caravana personal por la paz, tiene como finalidad “transformar la energía de los mexicanos”, a través del movimiento denominado “Un minuto por México”.

“El nuestro es un país especial. A nivel energético somos, por decirlo así, el lugar geológicamente elegido para liderar un despertar de consciencia. No es casualidad que nuestra cultura piramidal sea tan amplia (…) estos sitios son en realidad puntos capaces de activar la esperanza, pero para eso tenemos que despertarla en nosotros. Yo en mis recorridos me he encontrado un México hermoso, con muchísima –pero muchísima– más gente buscando la paz que deseando la guerra (…) En nuestras tradiciones no existen seres humanos ‘negativos o malos’, sino personas que carecen del conocimiento, que no saben cómo actuar (…) a veces lo único que se nos ocurre es protestar o violentarnos (…) a veces encerramos el término paz en la religión o la política, pero es algo mucho más amplio a lo que todos podemos acceder”, explica.

“Un minuto por México” es otro de los muchos movimientos poco visibles pero presentes, que a su manera, como lo hace cada uno, promueve desde hace años “la pacificación de México”. Y en el caso de Ac Tah, se hace a través de meditaciones masivas y de pequeños pero significativos actos “de alegría” (como él los llama) que cada uno de los participantes dedica al país para “elevar su energía”.

Sin determinarse por creencias religiosas, la meditación ha sido desde hace por lo menos 5 mil años, una herramienta muy utilizada para encontrar paz y equilibrio. De hecho, experimentos avalados por científicos han comprobado su eficacia incluso para reducir los niveles delictivos en algunas de las ciudades más violentas del mundo, bajo la premisa de que “el pensamiento genera realidad” tanto en lo individual como en lo colectivo.

MEXICANOS AL GRITO DE… ¿PAZ?

Foto: Cristina Ávila

El pensamiento colectivo es lo que genera un determinado paradigma social. Y el paradigma actual, pareciera no poder evitar concentrarse con mucho mayor énfasis en la violencia, una atención que –creámoslo o no– tiene serias consecuencias, según han comprobado diversos estudios de la llamada Investigación para la Paz:

“Es lamentable observar cómo generalmente el potencial humano para la paz es despreciado, mientras que la violencia y la guerra se enfatizan y exageran. Al final, este énfasis en la violencia y en la guerra termina por ‘normalizarla’, (…) y esto no sólo es erróneo, sino que tiene pésimas consecuencias en nuestra vida social y política, pues acaba por convertirse en una ‘profecía que se auto-cumple’”, afirma el antropólogo Douglas P. Fry, especialista en resolución de conflictos, y con un amplio trabajo de campo en México.

Sin duda, adentrarse en la “Cultura de Paz” exige un verdadero cambio de modelo social, comenzando por lo pequeño y por supuesto, por ‘los más pequeños’. Son ellos, los niños de hoy, los que con más probabilidad podrán absorber las nuevas enseñanzas que propone la denominada “Educación para la Paz”, una de las muchas aristas que comprende el paradigma pacifista.

“Hace tres años, yo elaboré una propuesta para crear las ‘bandas de paz’, que básicamente consistía en transformar nuestras actuales ‘bandas de guerra’ de niños y jóvenes en un modelo más pacífico, para que desde pequeños se fueran familiarizando con la paz. Envíe esta propuesta a la Secretaría de Educación y Cultura de Sonora, pero parece que no les gustó, o que no les pareció un buen momento político, pues me respondieron –muy amablemente– que yo debía presentarla por mi cuenta ante el Congreso de la Unión. Yo he aprendido a tener paciencia con estas cosas (…) mi propuesta finalmente la retomó una organización internacional que está promoviendo la paz desde España (…) y creo que ahora sólo hace falta que nuestras autoridades también vean la importancia de estos gestos por la paz, sobre todo entre nuestros niños, nuestro futuro”.

Ignacio Bussani es escritor, poeta y periodista en su natal Sonora, y aunque la creación de “bandas de paz” para sustituir los acordes de guerra que nos acompañan desde la infancia podría parecer una propuesta ingenua, lo cierto es que proyectos similares ya se desarrollan en otras latitudes. Ecuador por ejemplo, es un país que lo ha retomado de lleno, consciente de la importancia de un cambio educativo desde las raíces mismas, y desde cosas que –quizá– podrían antojarse nimias o superficiales.

Pero es verdad. La llamada “Educación para la Paz” es mucho más que eso, aunque su fondo, sí contempla “un nuevo ritmo pedagógico”. Como dice una canción: “en la escuela nos enseñan a memorizar fechas de batallas, pero poco nos enseñan de amor”. Esto mismo es lo que dice el catedrático catalán Vicenç Fisas, especialista en el tema, cuando afirma: “Tanto la guerra como la paz son frutos culturales; y podemos educarnos para una cosa o para la otra”.

Una nueva sociedad precisa ciudadanos nuevos y esos ciudadanos requieren a su vez, de espacios nuevos. Esto es lo que se ha planteado desde hace una década la organización regiomontana “Enlazando Esfuerzos Conjuntos”, que entre sus muchos programas contempla a la paz como un aspecto transversal, que atraviesa todos los campos de acción social.

“Necesitamos una nueva versión del mundo; México se merece un tiempo nuevo; todos lo merecemos. (Pero) nuestro país no ha tenido nunca un encuentro puntual con la paz (…) y nunca se nos ha enseñado cómo ejercitar la resolución de conflictos (…) no estamos educados en este aspecto”, dice Mariela Manzano, fundadora de esta organización.

“Enlazando la Paz” es uno de estos programas que arrancó en 2012 con un novedoso y atractivo proyecto piloto, en donde participan varias escuelas públicas y privadas y otros organismos civiles de Monterrey, Nuevo León, bajo la asesoría de instancias internacionales expertas en Educación para la Paz

“Este proyecto que comenzó a funcionar en Monterrey en este año escolar 2012, ha sido ampliamente probado en más de 2 mil 200 escuelas de varios países y sus beneficios los han recibido más de un millón y medio de alumnos en todo el mundo. Es una metodología única, con alcances a largo plazo (…) Aquí no se contempla a la paz como una materia extracurricular, ajena al programa de estudios, sino que permea dentro de toda la educación que reciben los niños”, dice Adda Garza, directora de “La Paz comienza con los niños”, una de las asociaciones locales que participan en este peculiar y pacífico experimento social.

La metodología a la que se refiere Adda Garza fue implementada por Dr. H.B. Danesh, fundador y presidente del International Education for Peace Institute (Instituto Internacional de Educación para la Paz) con sedes en Canadá y Suiza. La primera vez que este programa se puso en marcha y probó sus frutos, fue nada más y nada menos que en Bosnia-Herzegovina en 2000, tras el traumático paso por la guerra civil que vivió la ex Yugoslavia a finales de los 90.

Y aunque queda gran trecho por caminar, lo cierto es que México comienza a dar pasos firmes hacia este “nuevo paradigma educacional”, y no sólo para los más pequeños. La Universidad Albert Eisten, en el Estado de México, a la postre una de las entidades más violentas en la actualidad, ofrece desde hace ya varios años la Maestría en Educación para la Paz, con bastante éxito.

“Todos nuestros egresados salen con una visión más ética del mundo; la mayoría de ellos han montado ya sus propios esfuerzos sociales y pacifistas en organizaciones acordes con los ideales que aquí se enseñan (…) No, nosotros no somos idealistas, somos muy realistas. Prueba de ello es que habemos muchas personas trabajando para la paz en nuestro país, aunque por ahora no se note tanto (…) después de todo, la paz se hace, no se grita”, dice Héctor Manuel Vázquez Castillo, director de esta peculiar maestría pacífica mexiquense.

LAS BALAS QUE TAMBIÉN MATAN, PERO QUE NO VEMOS

El mundo entero, y México no es la excepción, está impregnado de una “narrativa de la violencia”. Ella y no la paz, es la imagen con la que nos representamos cotidianamente, tal vez porque efectivamente hay mucha ignorancia en lo que verdaderamente significa la paz.  Y la paz, dicen quienes la estudian, “la paz es mucho más que la ausencia de guerra”; es erradicar y renunciar a todo tipo de violencias: física, psicológica, cultural y sobre todo, económica, la llamada “violencia de las estructuras”, la más letal de todas las violencias actuales.

Sí. La paz suele ser silenciosa mientras actúa, y aunque sea “la guerra antinarco” lo que parece inundar nuestro ánimo cotidiano, lo cierto es que el país está librando desde hace tiempo otras guerras que no vemos ni escuchamos, y que son quizá, las que deberían preocuparnos, provocar nuestro estupor y ocupar nuestras acciones. Y ésta es precisamente la tarea que muchos –muchísimos– mexicanos se han impuesto desde hace años para conseguir un México más pacífico, a largo y seguro plazo.

El desplazamiento interno a causa de la violencia directa, por ejemplo, es uno de los temas recurrentes en la actualidad; sin embargo, olvidamos que los éxodos en el país son históricos, y no siempre causados por el narcotráfico. Al inicio de la década de los 90, la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) guardó un absoluto –e inexplicable– silencio acerca de una situación que jamás se ha detenido y que con los años, no ha hecho más que empeorar.

Promover la paz con justicia significa provocar un cambio de consciencia (…) significa descubrir las causas estructurales que provocan los efectos de la guerra (…) Paz es tener posibilidades de sobrevivir más allá de los primeros años de vida; paz es tener qué comer dignamente y todos los días”. Estas palabras que suenan tan actuales, fueron pronunciadas en 1995 por Samuel Ruiz, Obispo Emérito de San Cristóbal de las Casas, Chiapas, fallecido apenas en 2011.

En el momento del discurso pronunciado por el sacerdote, dos veces nominado al Premio Nobel de la Paz, en Chiapas la mortalidad infantil por desnutrición ascendía a 10 mil niños por año, mientras que en 1993, fuerzas armadas de diversas índoles habían asesinado “en silencio” a más de 15 mil indígenas ante la casi total indolencia del resto del país.

Hoy, en 2012 y de acuerdo a un informe publicado por el Centro de Estudios e Investigación en Desarrollo y Asistencia Social (CEIDAS), en los últimos seis años (2006-2012) en México fallecieron 85 mil 343 personas por desnutrición severa, es decir: casi el doble de muertes que reportan las cifras oficiales de la llamada “guerra contra el narcotráfico” durante el sexenio calderonista.

Balas invisibles pero igualmente mortales. De esto trata la “violencia de las estructuras”. De esto trata comprender los verdaderos alcances de una guerra, para comprender la profundidad de la paz que desea alcanzarse; una paz mucho más allá de la lógica militar, puesto que ésta, sólo puede –acaso– prometer lo que los estudiosos suelan llamar “la paz armada”, que poco o nada tiene que ver con la verdadera seguridad.  Conocer a los verdaderos enemigos que enfrentamos, es lo que permitirá que México pueda, por fin, darle un nuevo significado a la paz que tanto ansía.

LEGISLAR LA PAZ Y HACER DE ELLA UN DERECHO CONSTITUCIONAL

Foto: Cristina Ávila

Así, en la búsqueda de una paz positiva y duradera, y en plena efervescencia de los discursos guerreros, a mediados de 2011 varias organizaciones pacifistas con el apoyo de una veintena de diputados, presentaron ante el Congreso de la Unión una propuesta para crear formalmente en México una “Ley de Cultura de Paz y de No-Violencia”. Propuesta que fue bloqueada por la Comisión de Gobernación, y que nunca llegó al pleno del órgano legislativo, ni siquiera para discutir la viabilidad de “legislar la paz” en nuestro país.

“¿Por qué la bloquearon? Por desconocimiento del tema y quizá por intereses partidistas, porque no sólo es una ley viable sino necesaria. El Centro de Finanzas Públicas de la pasada legislatura realizó incluso un estudio de impacto presupuestal, y determinó que crear esta comisión costaría unos 193 millones de pesos; una partida casi irrisoria si tenemos en cuenta todo lo que podría hacerse con este órgano que convertiría la cultura de paz en verdaderas políticas públicas con una guía ética de fundamento legal, tal como se ha hecho en otras naciones, que ya han elevado el Derecho a la Paz a rango constitucional”

Esto lo afirma Hiram Valdéz Chávez, aquel estudiante golpeado por el estallido de la guerra en Chiapas y convencido pacifista desde hace 20 años, quien hoy lidera el Consejo Nacional para la creación de una Cultura de Paz y No Violencia en México (COMNAPAZ), organismo ciudadano que agrupa a unas 80 organizaciones pacifistas de todo el país.

Pero las 80 organizaciones que conforman COMNAPAZ, y aún las organizaciones que se han unido al Movimiento por la Paz antes liderado por Javier Sicilia, están lejos de ser todas las que están. Pues por increíble que parezca, hoy resulta difícil dibujar un mapa exhaustivo de “la paz en México”. Y esta ignorancia sobre los constructores de paz, forma parte de la cultura violenta, el paradigma actual en el que todavía nos movemos; ese que obvia y soslaya los esfuerzos individuales y colectivos de quienes, de una u otra manera, han decidido enfrentar las muchas guerras visibles e invisibles que libra el país desde hace mucho tiempo.

Las cifras estructurales están ahí, dispuestas a desvelarnos “los otros enemigos de México”, los que se mueven entre nosotros casi tan silenciosos como la paz misma, pero precisamente en el sentido inverso, en el sentido de violencia y guerra, disfrazados a veces de progreso y seguridad.

De acuerdo al Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI, por sus siglas en inglés) México es actualmente el cuarto país de Latinoamérica que más recursos destina al gasto militar, una partida que en 2012 ascendía a la nada despreciable cifra de 4 mil 859 millones de dólares. En cambio, según el Banco Mundial, durante el presente sexenio (2006-2012) el gasto por habitante en salud se incrementó en menos de 0.2% y el presupuesto para educación no tuvo ningún cambio. En estos seis años, durante lo que la mayoría identificamos como “la guerra del narco”, en realidad el país era aniquilado por otra guerra paralela, pues la cifra de personas en situación de pobreza aumentó en 10 millones.

Sí, ciertamente, es difícil hablar de paz cuando se teme por la vida. Nombrarla en tiempos de guerra, se convierte en un acto casi subversivo, pero es absolutamente necesario, pues solemos pensar que los enemigos reales de la paz, son exclusivamente la guerra y la violencia directa. Y nos olvidamos que también es enemigo de la paz aquél que la omite o la silencia, o quien ignora las verdaderas causas que subyacen bajo las acciones violentas.

“Hay mucha gente trabajando por la paz de México, pero nos ha faltado unirnos y ser más visibles. Conformamos este consejo precisamente para enmendar esas fallas, y vamos a insistir con esta legislatura para lograr que la paz sea un derecho por ley. Sabemos que por ahora el apoyo político es poco, porque hay mucho desconocimiento sobre el tema y sobre todos los alcances transversales que tiene la paz (…) pero en un momento como el que vive el país, es imprescindible dar pasos hacia una nueva cultura, la Cultura de Paz. Aquí lo más importante es que la ciudadanía sí es consciente de esta necesidad, y la existencia de la COMNAPAZ lo refrenda”, dice Hiram Valdéz Chávez, en entrevista con SinEmbargo.mx.

Ac Tha, el caminante maya lo reafirma: “Lo que más me impacta y más me gusta de este tiempo es que las personas de a pie lo están comprendiendo. Lo que estamos viviendo hoy, toda esta violencia y miedo, es porque hemos puesto el énfasis en la separación y no en la unidad. Yo creo que ha llegado el momento de que hagamos propuestas en lugar de protestas. Nuestros antepasados nunca hablaron de destrucción, sino de construir un tiempo nuevo. Hoy es el momento propicio para crear cosas diferentes, y de verdad es fácil si cada uno colabora con la parte de país que le toca”.

En nuestro paradigma actual tendemos a pensar con desesperanza que las condiciones externas determinan nuestra psicología, pero Gandhi, el pacífico entre los pacifistas, afirmaba categóricamente que: “Un hombre y un pueblo, puede rehacer su psicología y con ello, cambiar sus condiciones”. De esto precisamente se trata el paradigma que propone la “Cultura de Paz”, un paradigma social que, seamos o no conscientes de ello en este momento, ha comenzado en México a plantarle una cara pacífica a los violentos.

Y tal vez, si nos decidimos a mirar con más atención y a darle una oportunidad y una voz a la paz que se mueve en México aún en medio de tanta violencia, aquél discurso inicial de Calderón: “Frente a la fuerza de quienes apuestan por la violencia, ha ganado la fuerza de los pacíficos”, podría convertirse quizá –y como dicen los expertos– en una “profecía pacífica que se auto-cumple”… a pesar de que, tristemente y casi con seguridad, el presidente saliente pase a la historia mexicana como “el Presidente de la guerra”.

……………………………………………………………………………………………………………..

REFERENCIAS:

(1) Texto: “¿De qué nos van a perdonar?”. CCRI-CG-EZLN. Enero, 1992.

(2) Capítulo: El contexto de la guerra. Págs. 419-557.

(3) Cultura de Paz (VER LINK),

(4) Johan Galtung. Investigador noruego, creador del Instituto Internacional de Estudios para la Paz (Peace Research Institute).

Leer más sobre este autor

Es periodista especializada en temas internacionales y en el llamado ‘Periodismo de Paz’. Fundadora y editora general del medio digital Corresponsal de Paz www.corresponsaldepaz.org


Publicaciones anteriores de


18 comentarios en "LA PAZ EN MÉXICO: SILENCIOSA Y SILENCIADA"

  1. Rafael 21/09/2012 a las 9:46 am · Responder

    Totalmente fuera de tema, pero la primera foto es en Campeche ¿Verdad?

  2. Daniel 21/09/2012 a las 10:15 am · Responder

    esas fotos de cuartoscuro son robadas, o las pagaron aqui en Sin embargo????

    • Daniela Medina 21/09/2012 a las 10:20 am · Responder

      Efectivamente, las fotografías son de la agencia Cuartoscuro, tal como se aprecia en los pies de varias de las imágenes. Gracias por el comentario.

      • Daniel 21/09/2012 a las 10:39 am · Responder

        El que pongan el credito de Cuartoscuro no quiere decir que las hayan pagado como debe ser. en una de esas solo las bajaron d internet, digo porque si hablan de paz lo primero es empezar por la legalidad no?

  3. Rita Varela Mayorga 21/09/2012 a las 10:58 am · Responder

    Estimado Daniel,
    Sólo para aclarar el punto, y debido a tu interés por la legalidad, te comentamos: SinEmbargo.mx tiene, desde el inicio de su operación –hace ya un año y dos meses–, un contrato por los servicios de la agencia Cuartoscuro, que nos permite hacer uso de sus materiales.
    Saludos!

    • Rodolfo 21/09/2012 a las 11:40 am · Responder

      Tomala Daniel, jajaja.

      Saludos

      • Daniel 21/09/2012 a las 12:00 pm · Responder

        pues voy a checar, porque ya he visto que aqui se roban fotos

        • Juan Camaney 21/09/2012 a las 12:11 pm · Responder

          Ten 50 pesos y cómprate una vida Daniel…

          • miguel 21/09/2012 a las 7:57 pm ·

            JAJAJA si pudiera te pondría LIKE!!!! jaja

        • María Teresa 21/09/2012 a las 9:16 pm · Responder

          Yo aporto otros $50 para la causa de Daniel…

  4. Alia 21/09/2012 a las 12:14 pm · Responder

    Uy qué Daniel, como que se nota que solo quieres molestar. Antes de hacer algún tipo de acusación primero investiga. O será que solo quieres un poquito de atención?

  5. Daniel 21/09/2012 a las 12:44 pm · Responder

    que intolerantes

    • EPAMINONDAS 22/09/2012 a las 5:13 pm · Responder

      Fíjate, y hablando de paz. Noto en todos un lenguaje algo violento. Lo de que si las fotos son robadas o no robadas, pues ya será un problema que tendrá que resolver Sinembargo. Pero las respuestas del respetable me parecen algo subidas de tono. Así es como comienza la violencia, con una declaración. O como dijo el que lo dijo en lengua árabe: “Hay sólo dos cosas que ya no se recuperan: una piedra una vez lanzada y una palabra una vez proferida”. Aprendamos a disentir sin violencia.

  6. Alejandra 21/09/2012 a las 4:41 pm · Responder

    Excelente investigacion, LOS FELICITO! y hare circular entre mis conocidos.

    NUNCA COMO HOY, es prioridad una cultura por la paz; sin embargo, esta palabra se queda corta como UN DERECHO CONSTITUCIONAL. Realizar iniciativas para hacer conciencia de la no-violencia es una aspiracion de vida como un proyecto personal-social.

    Personalmente, fui promotora en la Marcha Mundial por la Paz y la No-violencia (2010-2011) y debo decir que en las estructuras politico-sociales se apoyo mas como “el compromiso” que como una necesidad…desde luego, y a pesar de la situacion, tubo mas significado en otros paises que en el nuestro. Asi que me atreveria a decir que, mas que una cultura por la paz, o educacion para la paz, deberia ser un proyecto de vida que tenga que ver de generar conciencia por la no-violencia.
    Saludos!!

  7. Ma. Guadalupe Rosales Segura 21/09/2012 a las 8:34 pm · Responder

    Excelente el articulo Cristina. la reseña de la cultura de paz en México me parece excelente, estamos despertando y siempre habra gente que se prepare para poder ser un medio para ayudar a otros a gozar de esa paz personal y social que tanto necesitamos. Los que hemos vivido y disfrutado de este proceso personal e intimo sabemos de que hablamos. Tambien sabemos que mucha gente sufre y no esta paz consigo mismo Por citar un ejemplo: Daniel) y tratan de violentar a los demas con sus comentarios o acciones negativas, incluso violentandose a si mismos en su cuerpo y espiritu y aun sin darse cuenta. En estos dias hay eventos importantes que marcaran y abriran puertas y el despertar de conciencias en relacion con la cultura de paz en nuestro pais:
    II Foro Nacional de Educación para la Paz Ciudad de México
    24 de Septiembre, 11:00 en UTC-05
    Museo Jose Luis Cuevas en México, D. F.
    CONFERENCIA JOHAN GALTUNG -H. CAMARA DE DIPUTADOS
    24 de Septiembre, 16:30 en UTC-05
    Cámara de Diputados – H. Congreso de la Unión en Venustiano Carranza, Distrito Federal, Mexico
    JORNADA POLÍTICO CULTURAL: “10 Días por la Paz y los Derechos Humanos”
    Sábado, 12:00 en UTC-05
    Jardín Plaza Hidalgo en Coyoacán, Distrito Federal, Mexico
    MEXICO esta despertando y somos muchos los que apoyamos estas iniciativas. Animo!
    Y a todos los que necesiten de paz, busquen apoyo. La universidad Albert Einstein ofrece una maestría en Educación para la Paz. Excelente, la recomiendo soy egresada. Un abrazo

  8. Ana Barros 22/09/2012 a las 6:48 pm · Responder

    A mi todo esto me parece una soberana tontería además de q este articulo es laaaaarguiiiiiisssssssiiiimmmmoooooooooo q gueva

  9. Alvaro de Regil 24/09/2012 a las 1:39 am · Responder

    Excelente artículo, pero en mi opinión sigue siendo ingenuo. Primero, no se puede hablar de nuestras autoridades, desde un contexto de paz, puesto que ni tienen autoridad ni se las hemos conferido, sino que la han usurpado y además se trata de seres humanos embebidos en la violencia. Este punto es importante porque no podemos pensar en paradigmas de paz imaginando que lograremos que “las autoridades ursurpadoras” incorporen en nuestro marco constitucional una ley de Cultura de la Paz. Es sumamente ingenuo.

    Segundo: No obstante, totalmente de acuerdo en que necesitamos construir un nuevo paradigma que sea totalmente de paz en todas las dimensiones de la vida, social, económica, política, ambiental. Para ello, primero tenemos que idear acciones directas absolutamente pacífcas dirigidas a remover del poder a los violentos, para entonces sí, refundar a nuestro país con una nueva constitución que materialice un sistema de convivencia totalmente diferente al actual. Es decir, cualquier idea que no tenga como primer objetivo remover del poder a las escorias ladronas que viven de y por la violencia, no tienen la menor oportundiad de florecer. De tal suerte que pensemos, como ya algunos hacemos, en accones concretas para pacificamente, acabar con el cáncer que tiene a México al borde de la muerte.

    ¡Enhorabuena por este artículo!

  10. Cristina Avila-Zesatti 25/09/2012 a las 8:24 pm · Responder

    El concepto de ‘paz’ en la actualidad, está sumamente pervertido, las causas son muchas y variadas, y no solo en el caso de México… suele (efectivamente) confundirse con ingenuidad, porque el ser humano la sueña como un ‘absoluto’, y como una total y utópica ausencia de violencia. Nada más alejado de la realidad.
    Cierto, nuestras actuales (y me atrevo a decir pasadas) autoridades mexicanas, poco comprenden todavía sobre el término, no digamos ya sobre la complejidad y los alcances de ‘la paz’ como un concepto.
    Pero precisamente es lo que he intentado explicar con este artículo, pues aunque nuestros políticos y nuestras instituciones oficiales aún no la vislumbran ni de lejos, muchos ciudadanos mexicanos (de antes y de ahora) la han buscado y a veces hasta la han tocado con sus trabajos en el campo social desde la actividad y el activismo civil.
    Es decir, que insisto en mi afirmación que titula el reportaje: la paz en México existe y está en marcha, pero está silenciada porque la mayor parte del tiempo actúa de mil formas silenciosas… lo que he intentado hacer aquí, es pues precisamente ‘visibilizarla un poco’ a ver si nos da a los ciudadanos, y también a los políticos y a nuestras instituciones, por escuchar sus pasos con un poco de más atención…. con la idea final, por supuesto, de que esos pasos sean fortalecidos, seguidos y continuados por más mexicanos. Saludos a todos!!

Deja un comentario

comm comm comm