Jerusalén, 22 Jun (Notimex).- El canciller sirio Walid Muallem acusó hoy a algunos líderes de la Unión Europea (UE) de sembrar “el caos y el conflicto” en Siria y reiteró su rechazo a cualquier injerencia extranjera en los asuntos internos del país.

En conferencia de prensa en Damasco, Muallem afirmó que la reacción de la UE al discurso que pronunció el lunes pasado el presidente sirio Bashar Al Assad demuestra que su intención es “fomentar conflictos y caos”, reportó la cadena de televisión qatarí Al Yazira.

Assad ofreció a la oposición participar en un diálogo nacional y se comprometió a avanzar en las reformas políticas.

Sin embargo, algunos responsable europeos consideraron insuficiente el mensaje de Assad. ¿Cómo puede ser insuficiente si ha hablado de reformar o cambiar la Constitución?, se preguntó Muallem, tras rechazar toda injerencia.

Aseguró que Siria, en donde se realizan protestas contra el régimen de Assad desde hace tres meses y a las que el gobierno ha respondido con el uso de la fuerza, jamás aceptará las demandas que provengan “fuera del país”.

“Nadie fuera de la familia de Siria tiene el derecho de dictar o pedir. El caso de Siria es un asunto interno y rechazamos cualquier intervención extranjera. No necesitamos condenas europeas”, dijo el ministro sirio de Asuntos Exteriores.

Durante la rueda de prensa, en la que manifestó su firme apoyo a Assad, Muallem indicó que Siria considera las sanciones impuestas por la UE como una “guerra” contra el país.

“Desde el comienzo de la crisis no ha venido ningún responsable europeo para tratar con nosotros sobre lo que ocurre. Han dependido de informaciones que les llegan desde fuera de Siria y han comenzado a imponer una serie de sanciones”, lamentó.

Mualem expresó su confianza en que, al contrario que en Libia, en Siria no habrá una intervención militar extranjera y no se impondrá una zona de exclusión aérea.

Asimismo, el canciller sirio denunció que la red Al Qaeda podría estar detrás de la muerte de numerosos policías y militares ocurridos durante las protestas en Siria.

Por otra parte, Muallem manifestó que Siria desea “las mejores relaciones con Turquía”, pero espera que el gobierno turco “reexamine su posición” con relación al régimen de Assad.

“Estamos apegados a las mejores relaciones con quien compartimos más de 850 kilómetros de frontera”. “No queremos destruir los años de esfuerzos dedicados a establecer relaciones privilegiadas. Deseo que reanalicen su posición”, agregó.

Las protestas en Siria comenzaron el pasado 18 de marzo para exigir reformas políticas y la dimisión del presidente Assad, quien asumió el poder cuando murió su padre en el 2000 tras haber gobernado Siria por 30 años.

El régimen sirio ha reprimido con violencia las protestas de manifestantes civiles, causando más de mil 100 muertos y más de 10 mil detenidos, según grupos de derechos humanos.