El presidente Felipe Calderón admitió que la corrupción es un mal endémico del país, factor que aprovechó el crimen organizado  para expandirse. “El narcotraficante tradicional busca corromper a la autoridad y el menudista, suplantar a la autoridad”, dijo.

Asimismo, el mandatario señaló que frente al narcotráfico los países de Centroamérica deben cerrar filas y responder como Estados organizados y unidos.

Durante su participación en la Conferencia Internacional de Apoyo a la Estrategia de Seguridad en Centroamérica que se lleva a cabo en Guatemala, el Presidente reconoció que el problema de la seguridad se está convirtiendo en el principal obstáculo para el desarrollo de México.

“La debilidad institucional es la grieta por la que penetra la delincuencia, construir instituciones sólidas es tarea cardinal”, enfatizó.

En su discurso, Calderón argumentó que la guerra del gobierno federal contra el narcotráfico se hizo en primera instancia para enfrentar la criminalidad porque “la mejor herencia para las generaciones por venir es un país de leyes e instituciones”. Además señaló que  “estamos ante un problema viejo, el del tráfico de drogas, pero con nuevas fauces como el narcomenudeo, la lucha por plazas”.

El mandatario expuso que  dos aspectos nuevos de las personas que se dedican al narcotráfico es que unos buscan rutas y los menudistas, buscan territorios para vender. Por ello,  la pugna por territorios entre grupos genera un “corto circuito de violencia”, indicó.

(Con información de Notimex)