Roma, 22 Jun (Notimex).- Miles de toneladas de basura invadían hoy nuevamente la ciudad italiana de Nápoles, mientras su alcalde, Luigi De Magistrris, electo el mes pasado, denunció el “sabotaje” por parte de “fuerzas oscuras” a su plan para enfrentar la crisis.

Según el asesor regional para Medio Ambiente, Giovanni Romano, entre seis mil y ocho mil toneladas de desechos estaban sin recolectar en Nápoles y su provincia.

En una intervención ante el Consejo regional napolitano, Romano indicó que serán potenciados los sitios de recolección y eliminación de la basura en Campania (cuya capital es Nápoles), pero que los desechos también serán enviados a otras regiones, como Sicilia.

Dijo que con esas medidas se espera que la situación se normalice en un plazo de entre 15 y 20 días.

La situación llevó a que los habitantes de la ciudad protestaran públicamente y regaran la basura en la vía Toledo, una de las principales del centro histórico napolitano.

Asimismo, los bomberos informaron que debieron intervenir para apagar unos 30 incendios aplicados a los desechos.

El nuevo alcalde de Nápoles, el ex magistrado Luigi De Magistris, denunció a través de Facebook que su plan para eliminar la basura es saboteado por “fuerzas oscuras”.

Acusó en particular al gobierno de Silvio Berlusconi de “haberse volteado para otra parte” frente al problema.

“Berlusconi lleva el peso de una culpa antigua, la de haber abandonado a Nápoles, imponiendo sólo planes temporales de emergencia que no se han traducido en mejoras en el tema de la basura”, dijo.

Aseguró que su programa para enfrentar el problema es saboteado debido a que ha tocado “intereses” de quienes lucran con la cuestión (como la mafia).

Previamente el primer ministro había ironizado y en unas declaraciones en Roma dijo: “veo que De Magistris no puede con la basura, tendré que intervenir nuevamente yo en persona”.