En el primer bloque del último debate, los candidatos del Edomex discuten sobre las propuestas sobre desarrollo económico en el Estado de México.

Sobre cómo mejorar las condiciones Alejandro Encinas planteó un programa de austeridad, partiendo por reducir los salarios de los funcionarios, garantizando las garantías de los trabajadores del estado. Se reducirán gastos suntuarios y se logrará tener un monto de 20 mil millones de pesos, para que más los gastos de inversión, se cree un fondo de fomento del empleo, fortalecer el sector social, reactivar la industrialización del Edomex, dijo.

Al respecto, Eruviel Ávila Viullegas afirma que impulsará políticas públicas para generar empleos. Para ello, afirma, promoverá la inversión nacional extranjera, ofrecerá estímulos fiscales al Edomex, desarrollará clusters y proyectos productivos, para incluir ahí más oportunidades a jóvenes, adultos mayores y madres de familia, incluido el “proporcionarles máquinas de coser y tela” para que hagan su propio negocio.

Luis Felipe Bravo Mena plantea que el Edomex tiene muchas opciones y riqueza, pero no se ven reflejadas en la gente. La razón es que el índice de competitividad de la entidad está en el lugar 28 a nivel nacional y, además, es el segundo lugar en corrupción, y esto es lo que hay que atacar. “Actuar en varios niveles y relanzarlo con mejores índices de competividad y apoyar a las mujeres y a los jóvenes”.

En el segmento del debate, Encinas destaca que antes que la competitividad tiene que haber salarios bien remunerados y desterrar el que el promedio de ingresos sea de 2 mil pesos mensuales. Tiene que haber bienestar, insiste.

Bravo Mena ataja y afirma que él ve la competitividad, pero acompasada de los derechos sociales de los trabajadores.

Eruviel pide ahondar en el cómo va a lograr un mejor desarrollo y asegura que impulsará la licencia provisional para las empresas  para que, sin tantas trabas burocráticas, lleguen empresas e inviertan.

Encinas considera que hay que eliminar la tramitología que hay y sustituirla por un acto de buena fe, para dar paso a la creación de empresas. Luego, eliminar la corrupción y, además, dar certeza en la seguridad para que los empresarios tengan las condiciones para establecer su negocio.

El principio básico para acabar con la corrupción en la entidad, afirmó Encinas, es que los políticos no hagan negocios y, además, desterrar aquello de que un político pobre es un pobre político.