Ciudad de México, 23 de enero (SinEmbargo).– El sacerdote de Apatzingán Gregorio López Jerónimo denunció que Los Caballeros Templarios han creado una religión llamada “La Nueva Cosecha” y  bajo ésta “han asesinado y violando en nombre de Cristo”. También anunció que se va al exilio, en el extranjero, pero alertó: los narcotraficantes están creando contenidos propios para impulsar su causa.

“Estos señores están sabiendo la fuerza que tiene lo religioso en el territorio y en nuestro país. Han manipulado esta área de la espiritualidad. Entonces han fundado una religión, se llama “La Nueva Cosecha” […] fundada en Apatzingán”, dijo el “Padre Goyo” en una entrevista con diversos medios de comunicación.

“Ellos asesinan en nombre de Cristo, violan en nombre de Cristo […]. Son justificaciones deleznables y fuera de lugar”, agregó.

Una peculiaridad de Los Caballeros Templarios es su extensa y diversa propaganda, dijo. Como ningunos otros, los narcotraficantes michoacanos exigen reconocimiento público y producen contenidos culturales a favor de su causa, la que consideran de interés común.

La propaganda templaria puede desglosarse de acuerdo a su destinatario: se presentan como “insurgentes” y “revolucionarios” ante quienes suponen sus críticos intelectuales; buscan acreditarse como defensores del “pobre, el huérfano y el enfermo”; propagan la idea de que Nazario Moreno, supuestamente muerto, regresa a la vida para “proteger a su pueblo” y “ajusticiar a sus enemigos”. VER TAMBIEN: LA PROPAGANDA Y LA OCUPACIÓN TEMPLARIA. 

En otro tema, el “Padre Goyo” informó que dejará el país por cuestiones de seguridad y aseguró que en su lugar deja “una maquinaria caminando”.

“Yo me voy mañana o pasado a fuera del país por seguridad. Y dejo todo un equipo y maquinaria caminando. Hemos frenado la máquina asesina de la que habla el Obispo [Miguel Patiño Velázquez] en la carta”, dijo el “Padre Goyo” en entrevista con distintos medios el día de ayer.

Asimismo llamó a todos los jóvenes que sirven al crimen organizado a que se retracten, pero les advirtió que aunque él los puede absolver sacramentalmente, tendrán que responder ante la ley.

“Voy a convocar a un periodo de amnistía donde invito a todos los que trabajaron como halcones, como chicleros, les invito a que se retracten a que se conviertan, es más que pidan perdón. Yo como sacerdote les puedo absolver sacramentalmente. La comunidad, el cristos de la ciudad, les va a poder absolver o admitirles moralmente. Pero atención judicialmente, ahí sí no podemos hacer nada por ustedes”, comentó el “Padre Goyo”.

Gregorio López también propuso al Presidente Enrique Peña Nieto encabezar el desarme de las grupos de autodefensa cuando en la entidad haya paz.

“Le voy a desarmar a los comunitarios, no le van a entregar las armas, se las van a canjear, váyase consiguiendo unas 10 mil reses y miles de tractores, porque le voy a cambiar 100 rifles por cada tractor”. Agregó: “yo no dejaré que las suelten hasta que no haya tranquilidad”.

Gregorio López ha realizado señalamientos y críticas contra las fuerzas federales pues, de acuerdo con el párroco de Apatzingán, éstas protegen a los líderes del cártel de Los Caballeros Templarios.

El sacerdote reveló  en días pasados que Nazario Moreno, “El Chayo”, y Servando Gómez Martínez, “La Tuta”, los máximos líderes de Los Caballeros Templarios, comieron el miércoles de la semana pasada en un rancho llamado “La Cucha”, muy cerca de Apatzingán, y justo el día en que llegó el grueso de las fuerzas federales a Tierra Caliente.

“Nazario Moreno ayer comió con ‘La Tuta’ [Servando Gómez Martínez] en un rancho que se llama ‘La Cucha’, aquí a unos kilómetros de Apatzingán, y el gobierno lo sabía. Pero había que enfocar, focalizar la mirada en Fausto Vallejo [Gobernador de Michoacán], ese decrépito que vino a visitarnos cuando los jefes más nocivos de la reunión estaban reunidos allá, tal vez hasta con seguridad del gobierno mismo, de la XXI Zona Militar, que recibe nómina de Los Templarios”, dijo en una entrevista con Red Noticiero.

En repuesta a sus declaraciones y llamados a tomar las armas para defenderse del crimen organizado,  el Arzobispo de Morelia, Alberto Suárez Inda, regañó al sacerdote Gregorio López Jerónimo y consideró que el hecho de que los medios de comunicación y su imagen salga en los noticieros le han dado aires de protagonismo ante la problemática que se vive en la región de la Tierra Caliente y Apatzingán.

“Hemos conminado para que actúe de manera más sensata, se le ha aconsejado fraternalmente para no ser protagonista […] necesitamos ayudarle a que se serene”, dijo Suárez Inda en una conferencia de prensa donde acompañó al Obispo Miguel Patiño Velázquez.