Una madre mexicana dice sentir “rabia”. Su hijo tiene tres años preso en España y ha llevado su caso sin la ayuda de ninguna autoridad, mientras que el Gobierno federal puso en enero pasado todos sus recursos para liberar de la cárcel al priista Humberto Moreira en menos de 15 días.

Gonzalo preso en Madrid

Gonzalo lleva tres años encarcelado, acusado de narcotráfico, la única ayuda que ha recibido de las autoridades mexicanas es un libro de Octavio Paz. Foto: Facebook

Ciudad de México a 23 de febrero (SinEmbargo).– Mientras que el ex Gobernador priista de Coahuila, Humberto Moreira Valdés, salió de una prisión española gracias a la movilización del Gobierno y de la diplomacia mexicana, en Querétaro una madre muere “de rabia” porque su hijo lleva tres años en una cárcel ibérica sin que la Embajada de México mueva un solo dedo para lograr su libertad.

“Me da una rabia terrible, porque comprueba que hay corrupción, impunidad y que en México las leyes, por más buenas que sean, no sirven de nada. Las influencias en México mueven al mundo, si no tienes influencias o conocidos en México puedes ser la persona más inocente y te sigues pudriendo en la cárcel”, dijo Iliana Rincón Köster, madre de Gonzalo Contreras Rincón, un joven originario de Querétaro de 29 años recluido desde hace tres en la prisión de Aranjuez, en Madrid, España, considerado uno de los centros carcelarios “mas duros” de ese país.

Gonzalo está preso desde octubre de 2012 y fue sentenciado en 2013 a nueve años de prisión por el delito de narcotráfico, también se le impuso una multa de 4 millones de euros.

Desde que fue aprehendido, la madre de Gonzalo ha esperado que las autoridades mexicanas vigilen el proceso de su hijo y lo ayuden a demostrar su inocencia. Pero ha sido en vano, dijo en entrevista con SinEmbargo.

LAS DIFERENCIA ENTRE MOREIRA Y GONZALO

Foto: Facebook

Ayer el diario El País publicó que el Gobierno mexicano puso a disposición de Humberto Moreira, también ex dirigente nacional del Partido Revolucionario Institucional (PRI), toda la maquinaria diplomática y legal de su embajada en España para conocer cada detalle de su situación legal, atender a su familia y sacarlo de la cárcel.

José María Irujo detalló en el reportaje “Misión: salvar en Madrid a Humberto Moreira” cómo la gestión de mayor nivel del Gobierno de México ocurrió el pasado 21 de enero, a horas de que se llevara a cabo la audiencia de Moreira en la que el juez de la Audiencia Nacional, Santiago Pedraz, acordó su puesta en libertad. Dijo que en esa ocasión, la Procuradora, Arely Gómez González, telefoneó a su homóloga española, Consuelo Madrigal, para conocer la posición de los fiscales ibéricos que tienen el caso del ex mandatario.

“Le respondió que el caso está bajo secreto de sumario, que no podíamos darle ningún detalle y que la posición de la Fiscalía es que ese señor debía permanecer en la cárcel porque los delitos eran muy graves”, dijo un portavoz de la Fiscalía General del Estado a El País.

Humberto Moreira fue detenido el 15 de enero en el Aeropuerto de Adolfo Suárez de Madrid cuando viajaba en compañía de su mujer y dos de sus hijas a Barcelona. La investigación realizada por el diario español detalló que ese mismo día los funcionarios de la Embajada de México en Madrid, que encabeza Roberta Lajous Vargas, recibieron órdenes de que se volcaran al caso.

Pero, el caso de Gonzalo demuestra el contraste entre el trato que da la diplomacia nacional a los mexicanos en el España.

Iliana Rincón aseguró en octubre de 2015 envió una carta al Presidente Peña Nieto, con copia a la Secretaría de Gobernación (Segob) y a la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) pidiéndole ayuda para resolver el caso de su hijo.

La respuesta fue una misiva en donde le dijeron que conocían el caso y que lo llevaba la Oficina de Protección a Mexicanos en el Exterior.

“Dos semanas después, el ‘cónsul’ de México en España fue a ver a mi hijo a la prisión y le preguntó si necesitaba algo. Mi hijo le pidió un libro de Octavio Paz y se lo mandó por correo. Ya no volvió”, narró Iliana.

La madre de Gonzalo le pidió al Gobierno de Peña Nieto ayuda, ya que en octubre de 2015 el joven esperaba la resolución de un recurso de amparo presentado ante el Tribunal Constitucional de España.

La petición concreta era que México verificara que el proceso se realizara conforme a derecho y no basado en prejuicios raciales.

“Pero no tuvimos ninguna ayuda. Ningún interés real. En el caso de mi hijo fue violado su derecho a la presunción de inocencia”, dijo la madre de Gonzalo.

“LO SENTENCIARON POR SER MEXICANO”

Carta qie escribió Gonzalo en octubre de 2015 para agradecer a quienes se han sumado a su causa. Foto: Facebook

Carta que escribió Gonzalo en octubre de 2015 para agradecer a quienes se han sumado a su causa. Foto: Facebook

Gonzalo “fue sentenciado por ser mexicano”, aseguró su madre. El joven vivía en España desde 2007. En ese país estudió Comercio Internacional y una maestría en Comercialización de Vinos y Licores. En 2012 fue invitado a participar en un negocio de importación de mármol.

El joven se encargó del papeleo y en uno de esos viajes, había un cargamento de cocaína, por el cual fue acusado y sentenciado por narcotráfico a los 26 años de edad.

“Mi hijo es acusado sin pruebas, sentenciado a nueve años de prisión por ser mexicano. Eso fue su peor enemigo, ser mexicano lo hundió. A pesar de que hubo 16 testimonios a su favor, que declararon que el negocio era legal y que desconocía que había drogas adentro del material importado, para los jueces no podía haber un mexicano joven, que no fuera narco”, dijo.

Gonzalo Contreras está recluido desde entonces. Durante su cautiverio estudió pintura, aprendió rumano y ahora toma cursos de canto. Se mantiene activo para soportar el encierro, contó su madre.

El 1 de octubre de 2015 Gonzalo escribió una carta publicada en la cuenta de Facebook Gonzalo es Inocente creada por sus familiares y amigos.

El joven agradeció el apoyo a sus amigos y expresó: “Así que, en reiteradas ocasiones me he preguntado ¿De qué ha servido ser como soy? ¿De qué me ha servido creer en la gente? Cuando parece que vas en dirección contraria al resto, ¿acaso no dudas si tú mismo no irás mal? ¿Acaso debería cambiar?”.

La sentencia en España cambió la vida de Gonzalo, pues acababa de casarse y cuando fue detenido y sentenciado, su esposa le pidió el divorcio.

Cuando fue detenido, Iliana fue notificada a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores en Querétaro. Le dieron un número de teléfono y le ofrecieron un abogado de oficio.

Los padres de Gonzalo contrataron a una abogada para que se hiciera cargo del caso. Meses después, ya no pudieron pagar sus honorarios. El Gobierno mexicano argumentó que el joven no aceptó la ayuda de su país al rechazar al abogado de oficio.

“Pero una cosa es necesitar un abogado y otra es que ellos no verificaron que su proceso se llevara bien”, dijo.

Iliana Rincón recordó que después de la sentencia hubo una apelación y hasta una solicitud de indulto a la Corona de España, sin éxito.

El caso de Gonzalo se presentará ante el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, debido a que se agotaron las instancias en España.

Rincón inició una solicitud en la plataforma Change.org dirigida al Gobierno de España, al Ministerio de Justicia, al Convenio Europeo Derechos Humanos, a la Asociación Pro Derechos Humanos de España, Consejo de Prensa, Derechos Humanos y Asuntos Jurídicos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Embajada de México en España y al Tribunal Constitucional de España. La petición cuenta con 30 mil 180 firmas.

MEXICANOS PRESOS EN ESPAÑA

La Guerra contra las Drogas iniciada en México por el ex Presidente Felipe Calderón encontró eco en España. De 2005 a 2011, el número de mexicanos recluidos en las cárceles de ese país se incrementó en tres mil por ciento cuando pasó de cinco a 300. Uno de los picos que tuvo la detención de mexicanos en la tierra ibérica está señalado en 2008 cuando el número de reos llegó a ser de 267, de acuerdo con el Informe “Mexicanos presos en el resto del mundo” de la Dirección General de Protección a Mexicanos en el Exterior de la SRE.

En ese lapso que coincide con la aplicación de la política del combate al crimen organizado, cada 130 horas, un mexicano fue detenido en el país europeo. El 98 por ciento de las aprehensiones ocurrió por delitos contra la salud; es decir, tráfico de estupefacientes.

En 2008, apenas dos años después del arranque de la batalla contra los grupos delincuenciales, en la tierra ibérica, 104 mexicanos acusados de delitos contra la salud esperaban sentencia y ayuda consular, de acuerdo con una respuesta ante el Instituto Nacional de Acceso a la Información Pública y Protección de Datos (INAI) de la dependencia con el folio 0000500007308.

En el presente, el número de reos en las prisiones de España no es tan grande. En una respuesta en el INAI, la SRE calculó sólo 62,  un conjunto que tampoco ha recibido ayuda extraordinaria por parte del Consulado mexicano en aquel país europeo. Entre ellos está Gonzalo.

En la misma respuesta, la Cancillería indica que hay 14 mil 479 mexicanos en cárceles del extranjero. El 90 por ciento se concentra en Estados Unidos por delitos relacionados con la migración ilegal y el tráfico de drogas. En cuanto al resto -467- el grueso se concentra en Colombia con 71.

El número de presos en el exterior sólo se contabiliza cuando los detenidos solicitan la ayuda de la Dirección General de Protección a Mexicanos en el Exterior, de la SRE. Una vez que es tramitada la solicitud, el caso se incluye en el Sistema Integral de Protección Consular (SIPC), una herramienta informática de registro y seguimiento. En su portal cibernético, la dependencia deja claro que la protección consular se brinda “a petición de parte”.

PROMO-ELITES

 

-Con información de la Unidad de Datos de SinEmbargo


También te puede interesar