Redacción Internacional, 23 jun (EFE).- El anuncio de Estados Unidos sobre el comienzo de la retirada gradual de sus tropas de Afganistán ha sido acogido positivamente por sus socios internacionales, que pese a ello mantendrán mayoritariamente sus actuales planes de repliegue.

El único en sumarse directamente a la iniciativa de Washington fue el presidente francés, Nicolas Sarkozy, quien anunció hoy una retirada de tropas de Afganistán “de manera proporcional y con un calendario comparable” a Estados Unidos.

Sarkozy, sin embargo, no ofreció cifras ni fechas concretas sobre el comienzo del repliegue de los casi 4 mil militares que tiene destacados en Afganistán.

Alemania ha sido por ahora el único país que ha anunciado una primera retirada ya para este año, mientras que los demás socios en esta operación internacional se reafirmaron en sus planes de comenzar tan solo en 2012.

Con casi 5.000 soldados Alemania es después de Estados Unidos y Reino Unido el tercer país con el mayor número de efectivos.

“Al igual que EEUU, también Alemania hará su aportación a una aplicación responsable de la estrategia internacional. También es nuestra meta comenzar a reducir a finales de este años nuestro contingente de tropas”, explicó el ministro de Exteriores, Guido Westerwelle, en un comunicado.

El primer ministro británico, el conservador David Cameron, aseguró hoy desde Praga que el Reino Unido no cambiará sus planes de mantener sus tropas en Afganistán hasta 2014.

Las previsiones del Gobierno de Londres preveían ya una primera retirada de 400 de sus 9.500 efectivos hasta febrero del 2012, cifra que, según informaciones de la BBC, sin embargo, podría ser más pronunciada.

El ministro de Asuntos Exteriores británico, William Hague, quitó hierro al anuncio del presidente, Barack Obama, al recordar que con esta retirada, EEUU no hace más que regresar a la situación anterior.

Ante la recuperación de terreno por parte de los talibanes, Obama había ordenado a finales de 2009 un envío adicional de 33.000 soldados, la misma cifra que retirará hasta septiembre de 2012.

Hague recordó que los planes de la OTAN contemplan un traspaso gradual de las responsabilidades a las fuerzas afganas hasta 2014, pero que hasta entonces seguirá habiendo un fuerte contingente internacional.

De los 150.000 que hay desplazados actualmente, 100.000 provienen de Estados Unidos, por lo que después del verano de 2012 seguirán quedando 67.000, recalcó Hague, de visita en Islamabad.

El Gobierno de Italia, por su parte, con algo menos de 4.000 soldados el quinto país en número de efectivos, reiteró la intención de empezar a reducir su contingente en enero próximo.

El ministro de Exteriores, Franco Frattini, señaló que la retirada de las fuerzas italianas comenzará “en enero de 2012” como “ya se indicó en la cumbre de la OTAN de Lisboa” y “en base al acuerdo alcanzado con los socios internacionales”.

El ministerio español de Defensa, por su parte, anunció que a lo largo del próximo año comenzará a retirar sus algo más de 1.500 efectivos de formal gradual y progresiva, cumpliendo con ello los plazos marcados por la OTAN en su última cumbre de noviembre pasado.

El Gobierno belga, por su parte, anunció que los 600 soldados que tiene destacados en Afganistán se mantendrán al menos este año, y que será el próximo ejecutivo, que se espera pueda ser formado en otoño, el que tome las decisiones sobre la futura configuración.

Australia, con un número similar de soldados que España, reafirmó que su contingente se quedará en Afganistán hasta 2014, en que se estima que las fuerzas locales puedan garantizar la seguridad del país por si mismas.

El Ejército australiano que participa en Afganistán en operaciones de combate y formación es el mayor contingente desplegado de un país que no pertenece a la OTAN.