Santiago de Chile, 23 jun (EFE).- Unos 20.000 estudiantes se manifestaron hoy en la capital chilena y otras ciudades de Chile en demanda de una mejor educación pública, mientras permanecen ocupados un centenar de establecimientos tanto de educación secundaria como universitaria.

Según un informe preliminar de Carabineros (Policía militarizada), al menos 30 personas han sido detenidas y cuatro funcionarios policiales resultaron heridos.

De entre los policías heridos, una carabinera que se encontraba de punto fijo en la embajada de Brasil, situada en las cercanías de la Plaza Los Héroes (donde suelen concluir las marchas), resultó con lesiones producto de perdigones.

La manifestación partió desde la tradicional Plaza Italia, donde se reunió el grueso del estudiantado y desde allí caminaron por el Parque Forestal hasta llegar al Ministerio de Educación, donde, luego de varios minutos, Carabineros comenzó a dispersar la marcha.

A partir de esa acción, los mayores disturbios ocurrieron a pocos metros de la cartera de Educación y a dos manzanas del Palacio de La Moneda (sede de Gobierno), y en los alrededores de la Plaza Almagro, donde muchachos encapuchados se enfrentaron a la Policía de fuerzas especiales.

En ese lugar se encuentran las sedes de la Universidad Central y de la Universidad Tecnológica Metropolitana. La primera pretende ser adquirida por una inmobiliaria, algo que los alumnos intentan evitar, mientras la segunda enfrenta graves problemas de recursos financieros.

El estudiantado chileno exige el fin de la educación municipal, que los planteles vuelvan a ser administrados por el Estado y que la tarjeta estudiantil, que permite el pasaje rebajado en el transporte público, sea gratis y rija todo el año.

Asimismo, demandan que se acelere la reconstrucción de los colegios dañados por el terremoto del 27 de febrero de 2010 y que se mejoren las condiciones de infraestructura de los establecimientos destinados a la enseñanza técnico-profesional.

En esta línea, el ministro chileno de Educación, Joaquín Lavín, se reunió este jueves con dirigentes secundarios a quienes entregó una carta con una serie de propuestas, entre la que se encuentra la alternativa de reestructurar el actual sistema municipal de educación.

Lavín también se comprometió con los estudiantes a estudiar la extensión de la tarjeta estudiantil en un plazo de 45 días.

Los dirigentes secundarios dijeron a los periodistas que el próximo sábado darán respuesta a las propuestas del ministerio, tras la asamblea nacional que realizarán en un liceo de educación técnica de la ciudad de Valparaíso, sede del Legislativo chileno, donde las bases analizarán la carta entregada por Lavín. EFE