México, 23 jun (EFE).- La tumba de un alto dignatario maya fue hallada en la zona arqueológica de Palenque, en el sureño estado de Chiapas, por expertos mexicanos mediante una cámara de vídeo, un lugar al que nadie había llegado desde hace 1.500 años, informó hoy el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Los arqueólogos del INAH exploraron con la videocámara la Acrópolis Sur de Palenque y las tomas muestran paredes pintadas de rojo y figuras humanas delineadas en negro, además de 11 vasijas y piezas de jade y concha, que debieron formar parte del atuendo mortuorio del personaje, dijo la fuente en un comunicado.

“La tumba fue localizada dentro de una subestructura en 1999 bajo el Templo XX, sin embargo, su intrincada ubicación y el trabajo de consolidación del basamento habían impedido, hasta ahora, penetrar al recinto, que guarda celosamente los restos mortales de un personaje muy importante de esa antigua ciudad maya”, dijo el INAH.

Este personaje “vivió en la época más temprana del sitio, entre 431 y 550 de nuestra era”, agregó.

Los arqueólogos bajaron a cinco metros de profundidad una cámara de vídeo de cuatro por seis centímetros y de apenas 94 gramos de peso por un orificio de 15 por 15 centímetros para hacer la exploración de sondeo.

El Instituto dijo que han transcurrido doce años desde que los arqueólogos descubrieron esta cripta que, a diferencia de otros hallazgos similares en el sitio, no contiene un sarcófago.

Según los especialistas, es muy probable que la osamenta fragmentada del personaje yazga directo sobre las lajas del piso.

La exploración de la cámara funeraria forma parte de un proyecto interdisciplinario impulsado por el INAH, que encabezan los arqueólogos Arnoldo González y Martha Cuevas, para la conservación del Templo XX.

Las características de la cámara funeraria, afirma Martha Cuevas, indican que los restos óseos que ahí reposan pueden corresponder a un sagrado gobernante de Palenque, probablemente uno de los iniciadores de su dinastía.

La osamenta podría pertenecer a alguno de los siguientes señores: K’uk’ Bahlam I, el primer gobernante de la ciudad; otro cuyo nombre no ha sido traducido, aunque algunos autores lo han llamado Ch’away; Butz’ Aj Sak Chiik; Ahkal Mo’ Naab’ I; K’an Joy Chitam I, o Ahkal Mo’ Naab’ II, este último se entronizó en 565 d.C.

La arqueóloga Cuevas precisó que aunque el recinto no ha sido excavado, a partir del tipo de cerámica y de pintura mural que yacen en contexto funerario, el Templo XX fue construido hacia 400-550 d.C., y su cámara ocupada en ese mismo lapso del periodo llamado Clásico Temprano.