México, 23 Jun. (Notimex).– La titular de la Procuraduría General de la República (PGR), Marisela Morales Ibáñez, señaló que ahora más que nunca no debe haber espacios para la impunidad para los fenómenos criminales como la trata de personas.

Durante la presentación el libro “Del cielo al infierno en un día”, de Rosy Orozco y Evangelina Hernández, indicó que sólo con un compromiso inquebrantable y una entrega total entre la sociedad y los servidores públicos se puede atacar el delito en cualquiera de sus manifestaciones.

Subrayó que en la actualidad uno de los fenómenos delictivos que más impactan a la sociedad lo constituye esta forma de esclavitud que es la trata de personas.

“Este fenómeno es una de las formas más graves de ataque a la naturaleza humana porque está dirigida a vulnerar uno de los mayores tesoros, la dignidad”, subrayó.

Morales Ibáñez aseguró que un gran esfuerzo a nivel internacional para su combate fue la elaboración del Protocolo para prevenir, reprimir y sancionar la trata de personas, especialmente de mujeres y niños, que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada.

Especificó que este documento fue aprobado por el Congreso de la Unión y entró en vigor en México el 25 de diciembre de 2003 para atacar este delito.

Refirió que el 27 de marzo de 2007 se publicaron en el Diario Oficial de la Federación reformas al Código Penal, cuyo objetivo fue precisamente la creación del “tipo penal de trata de personas”.

La titular de la PGR precisó que posteriormente, el 27 de noviembre de ese año, se publicó la Ley para Prevenir y Sancionar la Trata de Personas; “ese cuerpo legal sistematizó tanto los aspectos penales como la protección, atención y asistencia a las víctimas de estas conductas”.

Recordó que la Comisión para la Trata de Personas de la Cámara de Diputados presentó una iniciativa para efecto de determinar un solo tipo penal para el ámbito federal y local.

Respecto del libro reconoció a las víctimas que tuvieron el valor de denunciar y permitieron que su caso fuera escrito, lo cual es de gran valía que debe arrastrar y motivar a sumar esfuerzos para combatir ese delito.