Buenos Aires, 23 jun (EFE).- La Policía desalojó esta noche a la fuerza a los docentes de la provincia argentina de Santa Cruz, en huelga desde hace dos meses, que habían montado un campamento en una avenida de Buenos Aires para dar visibilidad a su protesta y reclamar al Gobierno nacional que intervenga en el conflicto.

El campamento fue ubicado esta tarde frente a la sede del Ministerio de Trabajo, tras una reunión que mantuvieron con funcionarios de segunda línea de la cartera que lidera Carlos Tomada, según contó a Efe el secretario de Finanzas de la Asociación de Docentes de Santa Cruz (Adosac), Ezequiel Alós.

Los maestros, en huelga por motivos salariales, solicitaron la intervención del ministerio, que, a través de un comunicado, señaló que “no posee competencias para intervenir” porque “el conflicto continúa teniendo jurisdicción provincial”.

El medio centenar de docentes de Santa Cruz, arropados por algunas organizaciones políticas, como el trotskista Partido Obrero, habían anunciado que mantendrían la protesta al menos hasta el sábado, pero agentes de la Policía Federal les instaron hoy a levantar el campamento que cortaba varios carriles de una céntrica avenida.

Ante la negativa de los sindicalistas, la fuerza de seguridad les reprimió con camiones hidrantes, según difundió la televisión local, por la que se pudo ver a varias personas heridas, aunque no hay, por el momento, ningún parte oficial.

El Partido Obrero denunció en un comunicado el “fuerte operativo represivo” de la Policía Federal, en una ciudad en la que los cortes de calle o “piquetes”, como se denominan en Argentina, son una medida de protesta habitual.

Hace unos días, el Gobierno de la provincia patagónica de Santa Cruz decretó un aumento salarial del 25 por ciento que fue rechazado por la Adosac, que exige una subida del 50 por ciento.

Tras este anuncio oficial, algunos maestros volvieron a dar clases en algunas escuelas del distrito sureño, pero el grueso de ellos mantiene paralizada la actividad.

El paro de los maestros ha incluido en estos dos meses el bloqueo temporal del tránsito en dos pasos de la frontera con Chile, así como las vías de acceso a explotaciones e instalaciones petroleras de Santa Cruz, una de las más importantes provincias productoras de hidrocarburos del país.

El conflicto se agravó hace dos semanas, cuando docentes incendiaron la sede del Consejo Provincial de Educación, según denunciaron las autoridades santacruceñas.

En el último mes, grupos de alumnos y sus padres han tomado escuelas y llevado a cabo numerosos actos de protesta para exigir al Gobierno y a los maestros que se sienten a negociar para hallar una solución al conflicto.

A esta huelga se han unido en los últimos dos meses otros conflictos sindicales en el sector petrolero, lo que ha generado importantes pérdidas en la producción de hidrocarburos de Santa Cruz, que aporta el 20 por ciento de la extracción de crudo de Argentina. EFE