Videgaray glorifica al tapado Meade
En La Jornada, el periodista Julio Hernández López, escribe sobre las palabras que dedicó Luis Videgaray, Secretario de Relaciones Exteriores, a José Antonio Meade, encargado de la Secretaría de Hacienda, pues se pueden entender de dos maneras, la primera es que lo está presentando ya como el candidato del Partido Revolucionario Institucional para competir por la presidencia, o bien, como próximo Gobernador del Banco de México ante la inminente salida de Agustín Carstens, lo cierto es que no se midió en elogios para su amigo, por lo que nos cuenta lo siguiente: “no se midió Luis Videgaray, el virtual vicepresidente ejecutivo de México. En el contexto institucional de una reunión con el cuerpo de diplomáticos acreditados en el país, el Secretario de Relaciones Exteriores […] se volcó en elogios desmedidos a José Antonio Meade Kuribreña, su amigo personal y carta grupal para la principal candidatura priísta de 2018. Cual si fuera un destape adelantado, o forzado, Videgaray glorificó al Secretario de apellido de origen irlandés que usualmente es pronunciado como Mid. Léanse las palabras del canciller: El único mexicano, junto con Plutarco Elías Calles, que ha ocupado cuatro secretarías distintas en dos gobiernos diferentes. Conduce con gran inteligencia, disciplina y, sobre todo, patriotismo y visión de Estado la política macroeconómica de México. Bajo el liderazgo de José Antonio Meade, hoy México tiene rumbo, estabilidad y claridad en la política económica. […].  En caso de que, conforme todos los signos políticos apuntan, sea Meade el beneficiado por Peña Nieto, corresponderá a éste la ingrata marca de ser el primero de los habitantes de Los Pinos cuyo dedazo hubiese sido previamente revelado, en un acto oficial, por alguien bajo su presunta subordinación. Cierto es que Peña ha utilizado a subalternos para fijar mensajes, como hizo con el senador Emilio Gamboa Patrón, enviado semanas atrás a acotar la baraja sucesoria a cuatro cartas: Meade, Narro, Nuño y Osorio. En ese esquema, la exaltación de Meade, a unos días de la consumación del ritual priísta del dedazo, podría ser también una forma de ir calibrando el tramo final. Otra visión, desde luego, podría ir en sentido inverso: ayer, el vicepresidente ejecutivo habría prodigado un emotivo homenaje de despedida de la candidatura presidencial para Meade, mencionado también para gobernar el Banco de México, en sustitución del oportunamente fugitivo Agustín Carstens, quien ayer recibió felicitaciones de Peña Nieto por su desempeño. ¿Enfatizar la condición estabilizadora de Meade en la economía nacional y su pericia en esos temas, fue una manera de Videgaray de perfilarlo hacia el Banco de México y no a la candidatura presidencial? […]”.

De forma inesperada, el día de ayer el Secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, mediante un discurso, alabó las cualidades y reconoció la labor que ha desarrollado en dos diferentes gobiernos el actual Secretario de Hacienda, José Antonio Meade, colocándolo como uno de los mexicanos con mayor preparación, talento y trayectoria política en México, lo que hace pensar que, el candidato presidencial del Partido Revolucionario Institucional está decidido, a falta de que simplemente se haga oficial el anuncio, y de esto, en Milenio, el periodista Joaquín López Dóriga, escribe que: “cuando estamos a días de que el Presidente Enrique Peña Nieto reciba a quien será el candidato del Partido Revolucionario Institucional para decirle las palabras mayores, ya solo alcanzo a ver a un secretario que las vaya a oír. De él habló ayer, en forma inusitada, Luis Videgaray, al presentar en la Secretaría de Relaciones Exteriores a su antecesor en la cancillería y sucesor en Hacienda, José Antonio Meade, a quien el Presidente ha llevado de la mano de esa Cancillería a la de Desarrollo Social a la de Hacienda y a lo que venga ya. Videgaray, frente al Cuerpo Diplomático acreditado ante el gobierno mexicano, lo introdujo como su ponente de lujo: Es para mí un honor presentar a uno de los mexicanos más talentosos, más preparados, con una trayectoria impecable y que ha sido protagonista de las transformaciones y de los éxitos de la política pública en México en las últimas décadas. El único mexicano, junto con Plutarco Elías Calles, en haber ocupado cuatro secretarías distintas en dos gobiernos diferentes y que hoy conduce con gran inteligencia, disciplina y, sobre todo, patriotismo y visión de Estado, la política macroeconómica de México. Meade, sonrojado, lo escuchaba y Videgaray siguió: Bajo el liderazgo de José Antonio Meade, hoy México tiene rumbo, tiene estabilidad y tiene claridad en las decisiones de la política macroeconómica. […]. Y al final de cuentas es el amor a México el que, en cada una de sus responsabilidades de su larga trayectoria en el gobierno de México, ha sido el gran amor a México y el patriotismo el signo que lo ha distinguido. Les pido por favor un aplauso cálido a quien regresa a su casa, José Antonio Meade. Y los embajadores se lo dieron a quien fue presentado como finalista del Partido Revolucionario Institucional a su candidatura presidencial, mensaje que Enrique Peña Nieto tuvo que conocer de antemano y decisión que dará a conocer en cualquier momento a partir de hoy”.

En el Excélsior, el analista y catedrático, Leo Zuckermann, escribe sobre 4 personajes que son contendientes para la candidatura del Partido Revolucionario Institucional rumbo a la presidencia, y que por cómo se han desarrollado los acontecimientos en los últimos días, y a pesar de que todo apunta a que sería José Antonio Meade, en su opinión el elegido será Aurelio Nuño, dejando de lado tanto al Secretario de Salud, José Narro Robles como al Secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong, por lo que escribe lo siguiente: “la decisión de quién será el candidato del Partido Revolucionario Institucional a la Presidencia la tomará Peña. Sólo su opinión contará. […]. Sin tener ningún tipo de información confidencial, le entro al juego de adivinar hacia dónde apuntará el dedo presidencial: creo que escogerá a Aurelio Nuño. Explico por qué. Son cuatro los posibles aspirantes priistas: Osorio, Meade, Narro y Nuño. Descarto, de entrada, al secretario de Gobernación. Peña sabe que los dos temas más importantes de la elección serán la inseguridad y la corrupción. Ambos asuntos le sientan mal a Osorio. Por un lado, ha sido el encargado de la seguridad pública de este gobierno con resultados desastrosos. 2017 será el año más violento de los últimos veinte. […]. Por otro lado, estos días se ha publicado cómo constructores de Hidalgo se han visto beneficiados con muchas obras federales este sexenio. Ya sabíamos, gracias a un reportaje de Proceso de 2015, que uno de ellos, que antes era gallero y se convirtió en constructor cuando Osorio fue gobernador de ese estado, es el que le renta una casa en las Lomas al hoy secretario. […]. Quedan tres. Empiezo con Meade. Ayer ocurrió un evento significativo. Frente al cuerpo diplomático acreditado en México, el secretario de Relaciones Exteriores, el hombre más fuerte de este sexenio, se deshizo en halagos por el secretario de Hacienda. Lo comparó nada menos que con el Presidente que fundó el Partido Revolucionario Institucional, Plutarco Elías Calles. […]. Parecería un predestape en voz del secretario más cercano del Presidente. Hoy, se habla de Meade por todos lados. En las apuestas, los momios están a su favor. Existe una verdadera cargada que ya lo ve no sólo como candidato, sino como Presidente. Los empresarios, en particular, lo ven con buenos ojos. […]. No lo creo. Conociendo la importancia que tiene ‘la liturgia’ priista para Peña, no veo cómo el Presidente aceptaría un predestape por parte de Videgaray. Tampoco pienso que el secretario haya dicho lo que dijo sin la aprobación de Los Pinos. Por eso, creo que es una finta. […]. Por eso, creo que hay que descartar a Meade, aunque pienso que jugará un papel muy importante como próximo gobernador del Banco de México. Quedan, entonces, dos: Narro y Nuño. Entre ellos tendría que decidir el Presidente utilizando, me parece, dos criterios: competitividad […] y lealtad […]. Creo que en ambos criterios Nuño le gana a Narro. Por una parte, lo veo más competitivo. La elección que viene será muy sucia y de golpes bajos. En la implementación de la Reforma Educativa, Nuño demostró ser fajador y con mano dura cuando se necesita. Narro, en cambio, tiene la fama de no pelearse, atributo muy positivo en ciertos puestos políticos, pero no para enfrentarse a otros dos fajadores como López Obrador y Anaya. Y en el asunto de la lealtad, Nuño es más cercano al Presidente que Narro. A diferencia del secretario de Salud, el de Educación Pública le debe toda su carrera política a Peña. […]”.

Prohibir el empleo
En días pasados se dio el anuncio del incremento del salario mínimo en México, que con el nuevo ajuste se va a quedar en 88.36 pesos, situación que disgustó a todos por lo poco que sigues siendo, y dicha situación, además de seguir dificultando cubrir las necesidades básicas para una familia, además es como prohibir la contratación en un trabajo formal a trabajadores por una baja remuneración, y hoy en el Reforma, el analista y periodista Sergio Sarmiento, nos explica que: “fijar un salario mínimo equivale a prohibir la contratación de trabajadores por debajo de cierta remuneración. Los políticos nos dicen que la medida beneficia a los pobres, pero el resultado es exactamente el contrario. Prohibir la contratación de trabajadores de bajos ingresos deja sin empleo a los más necesitados. […].  Los países con mayores salarios mínimos en comparación con su productividad tienen los mayores niveles de desempleo. Ahí están los casos de Grecia y España. En cambio, los países sin salario mínimo, como Suiza y Singapur, registran los desempleos más bajos, aunque sus sueldos sean muy alto […]. En México los aumentos al mínimo se han acelerado en los últimos años. El 30 de noviembre de 2012, en vísperas del sexenio de Enrique Peña Nieto, el sueldo mínimo se encontraba en 60.75 pesos por día. Para el próximo 1o. de diciembre se ubicará en 88.36 pesos. Se trata de un aumento nominal de 45.4 por ciento, mucho mayor que el de los salarios reales. […]. ¿Por qué si el salario mínimo ha aumentado en términos reales por primera vez en mucho tiempo no ha subido el desempleo en México? Porque sigue siendo inferior a los salarios de mercado. Hoy en día es casi imposible contratar a alguien por 80 o incluso 88 pesos diarios. Ninguna empresa formal paga sueldo mínimo. Incluso en el campo los salarios son mayores, excepto en los ejidos en que se obliga a trabajar a niños por menos del mínimo o por nada. […]. Es probable que los incrementos en los mínimos hayan tenido un papel, aunque limitado, en el alza de los precios. La inflación de 6.3 por ciento de octubre es más del doble que el objetivo de 3 por ciento y ya no puede atribuirse sólo al aumento de la gasolina de enero. Esta inflación afecta el poder de compra de los salarios. El objetivo de las políticas públicas debería ser subir los ingresos reales y no un salario mínimo que nadie obtiene. Pero esto no interesa a los políticos. Para subir los sueldos promedio, se requieren inversiones productivas durante periodos prolongados. En cambio, cuando los políticos suben el salario mínimo por decreto se paran el cuello y compran votos. Poco les importa dañar a quienes menos tienen”.

Ricardo Anaya, en modo Andrés Manuel
En El Universal, el periodista Carlos Loret de Mola, escribe sobre el actuar más reciente del dirigente de Morena y que cada vez más se está acercando a las formas que tiene Andrés Manuel López Obrador pues, al igual que el tabasqueño, tiene el control absoluto del Partido Acción Nacional, decide quiénes son los indicados para hacerse con las candidaturas y en últimos días, hasta hace propuestas que solamente a alguien como López Obrador podrían ocurrírsele sin tener presente que mientras más actúe así, menos se parece a Ricardo Anaya, y del tema escribe que: “tiene control total de su partido. Habla de procesos democráticos, pero él define las candidaturas. Los grupos que no lo apoyan se quedan fuera. Protagoniza los spots. Trae pleito con medios de comunicación. El gobierno federal es el blanco de sus más ácidos ataques. Ha hecho de la denuncia de fraude electoral una bandera central. Y la última: propuso que va a dar dinero a todos los mexicanos […]. Al anunciarlo, el dirigente nacional panista concentró su discurso en prometer una ‘renta básica universal’ que recibiría todo ciudadano mexicano para contar con un mínimo de dinero para vivir. La calificó de ‘propuesta toral’. Esta especie de transferencia generalizada rompe con las propuestas del panismo, habitualmente liberales y en consonancia con los postulados de los mercados modernos. Se inscribe más en el populismo, en este caso, de derecha. […]. La Renta Básica Universal sólo tiene de dos: es un fracaso o es un engaño. Fracaso, si realmente piensa transferir dinero a toda la gente. Históricamente eso ha demostrado ser una muy buena idea para ganar votos pero muy mala para sacar a la gente de la pobreza de manera permanente. Gastar en lugar de invertir, soltar efectivo en vez de otorgar empleo fascina a corto plazo, pero se convierte en deuda impagable. La borrachera deriva en cruda. Muchas veces se ha intentado en el mundo, nunca ha dejado un beneficio permanente. Pero si el Partido Acción Nacional sale con que no será un regalo generalizado de dinero, es un engaño. Porque sería lo mismo que cada sexenio: cambiarle el nombre al programa gubernamental contra la pobreza. Solidaridad que se volvió Progresa que se volvió Oportunidades que se volvió Prospera. […]. De López Obrador se esperaría. Ricardo Anaya no calcula que al imitar al tabasqueño pierde identidad, se vuelve una mala copia que corre el riesgo de desdibujar el perfil de sí mismo que ha venido construyendo”.

¿Cómo gobernaría el Frente?
En el Excélsior, su director, el periodista Pascal Beltrán del Río, escribe sobre las experiencias que han tenido el Partido Acción Nacional y el Partido de la Revolución Democrática en las oportunidades que han tenido de gobernar en algunos estados de la república, que aunque no es lo mismo que gobernar todo un país, sí sirve como ejemplo de lo que llegaría a suceder, y en principio, las opciones de ganar serían al menos del 50 por ciento, aunque en los casos donde han gobernado en conjunto, al finalizar esos mandaros quedó no con muy buenos resultados en general, y en referencia a este tema, escribe que: “hasta ahora el Frente Ciudadano por México ha recibido elogios y críticas que pueden resumirse de la siguiente manera: Quienes juzgan bien la idea dicen que la coalición Partido Acción Nacional-Partido de la Revolución Democrática-Movimiento Ciudadano representa una opción para los que no quieren más de lo mismo […] ni un salto al vacío mirando hacia el pasado […]. Sin embargo, prácticamente nadie se ha detenido a pensar cómo gobernaría el Frente, a partir del análisis de experiencias anteriores, en distintos estados del país. Y si bien es cierto que no es lo mismo gobernar la República que una entidad federativa, mal haríamos en pasar por alto la oportunidad de asomarnos a lo que dejaron las administraciones frentistas […] en Oaxaca, Sinaloa y Puebla, tres estados donde el experimento completó un periodo. No sería válido referirnos al balance de los hechos en Durango, Nayarit, Quintana Roo y Veracruz, donde los respectivos gobiernos estatales todavía no llegan a su primer trienio de duración. […]. Regresando a Oaxaca, Sinaloa y Puebla, una cosa salta a la vista: en esos estados, los partidos coaligados no lograron repetir en 2016 su triunfo de 2010 en la gubernatura. Es más, sólo en Oaxaca volvieron a ir unidos Partido Acción Nacional y Partido de la Revolución Democrática a las elecciones, llevando como candidato al diputado federal José Antonio Estefan Garfias, quien perdió la contienda contra el priista Alejandro Murat por más de siete puntos porcentuales. […]. En Sinaloa, Partido Acción Nacional y Partido de la Revolución Democrática fueron cada uno por su lado en los comicios de 2016, luego de haber llegado juntos a la gubernatura seis años antes, llevando como candidato a Mario López Valdez (Malova). []. En Puebla, panistas y perredistas tuvieron distintos candidatos. Acción Nacional, el partido del entonces gobernador Rafael Moreno Valle, armó una coalición con el Partido del Trabajo […], además de Nueva Alianza y dos organizaciones estatales para postular al alcalde capitalino José Antonio Gali Fayad, quien ganó la gubernatura con 12 puntos de ventaja sobre la senadora priista Blanca Alcalá. […]. Puede decirse entonces que sólo en Puebla el gobierno surgido de la alianza dejó a los electores con ganas de continuidad en el gobierno. […]. En resumen, el Frente tiene un récord razonable para ganar las elecciones en las que participa […], pero uno muy malo para dar resultados y mantenerse en el poder. Además, podríamos hablar de los pobres resultados que arrojaron los gobiernos frentistas en Oaxaca y Sinaloa y la estela de corrupción que dejaron a su paso por esas entidades. Eso, aunque no guste a panistas y perredistas que se diga, es una probada de lo que esperaría al país en caso de que el Frente triunfara en 2018. Por supuesto, puede ser distinto lo que suceda esta vez, pero qué tanto lo crea uno posible depende de la fe que se tenga en el proyecto de coalición. […]”.

El escándalo de la publicidad oficial
En Milenio, el periodista, novelista e historiador Héctor Aguilar Camín, haba sobre la resolución del Congreso de regular la publicidad oficial y es que en los últimos tiempos, el dinero que se gastan los gobiernos estatales y federal, ha rebasado con mucho los límites que se les habían puesto, por lo que es importante controlarlo de manera rápida, por lo que escribe que: “la sentencia del ministro Arturo Zaldívar exigiendo al Congreso que legisle sobre la publicidad oficial, y los miles de millones que gobiernos y autoridades dedican a anunciarse en los medios, ha consolidado las críticas, más que fundadas, a este viejo régimen de contubernio/ crítica/ venta/ alquiler/ matrimonio/ divorcio/ realismo/ esquizofrenia que rige las relaciones de los medios con el poder en México. […]. Algo se ha ganado con los avances de la transparencia en esos gastos que permiten, a cualquier ciudadano empeñoso, saber con alguna precisión cuánto gastan oficialmente el gobierno federal y los gobiernos estatales en cada medio. Pero hay mucho dinero no registrado y las reglas según las cuales se asignan los recursos que se registran son todo, menos transparentes. La cifra escandalosa a la que se ha llegado en ejercicio de esa transparencia es la más clara que se ha tenido nunca respecto del gasto publicitario del gobierno federal: un millón de pesos cada hora. No hay una cifra así de redonda de lo que gastan los gobiernos estatales y los otros poderes del Estado. Lo que pide la Suprema Corte, a través de la sentencia del ministro Zaldívar, es que el Congreso precise las reglas del gasto gubernamental en publicidad, en cumplimiento de los muy precisos mandatos del artículo 134 constitucional: ‘tener carácter institucional’, ‘fines educativos, informativos o de orientación social’ y ‘en ningún caso’ incluir ‘nombres, imágenes, voces o símbolos que impliquen promoción personalizada de cualquier servidor público’. […]. Aún así, la sentencia de la Corte crea una oportunidad para pensar con seriedad y resolver con inteligencia el escándalo de la publicidad oficial”.

Bullying de Mancera a Anaya
En la búsqueda de la candidatura al interior del Frente Ciudadano Por México las cosas comienzan a ponerse interesantes pues, Miguel Ángel Mancera, Jefe de Gobierno ha atacado, y sin mencionar nombres específicos, las propuestas que hizo hace unos días, pues está claro que pedir que quien quiera ser el candidato del Frente deba presentar la declaración de todos sus bienes y  el detector de mentiras iban dirigidas a Ricardo Anaya, quien podría acusar bullying por parte del Jefe de Gobierno, con eso de que está de moda, y de este tema, en El Universal, su columna de trascendidos Bajo Reserva, asegura que: “ahora que está de moda el bullying entre los políticos, el presidente del Partido Acción Nacional y aspirante a la candidatura presidencial, Ricardo Anaya, bien podría presentar una queja de oficio contra el jefe de Gobierno de la Ciudad de México y también aspirante presidencial, Miguel Ángel Mancera. Don Miguel Ángel lanzó el martes un dardo envenenado al proponer que quien quiera ser el candidato presidencial del Frente Ciudadano por México tiene que declarar todos, pero toditos sus bienes, y peor aún, someterse al detector de mentiras. Son dos temas con los que don Ricardo ha tenido algunos problemillas últimamente. Aunque Mancera no dijo nombres, ni que su propuesta tuviera dedicatoria, más de uno supo quién podría tener problemas para pasar esos dos exámenes. ¡Ni de panzazo!, dirían los que conocen al chico azul”.

Comparecencia de Osorio Chong
Miguel Ángel Osorio Chong compareció el día de ayer en el senado, en donde recibió muchas críticas, entre las que destacaron las que iban dirigidas al modelo de seguridad y al actuar de las fuerzas armadas, por lo que tuvo que guardar las formas para no ocasionar un nuevo conflicto en el senado, y del tema, hoy en Milenio, su columna de trascendidos Trascendió, asegura que: “que en su comparecencia de cinco horas y media, el Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, guardó las formas ante la mayoría de críticas de senadores al modelo de seguridad y la corrupción, aunque sí levantó la voz para refutar a la senadora petista Layda Sansores, quien cuestionó la actuación de las fuerzas armadas. Al término de la comparecencia, un grupo de senadores priistas hizo una valla para que saliera el funcionario, a quien algunos detractores del gobierno federal se acercaron para intercambiar palabras y sonrisas, entre ellos la perredista Angélica de la Peña y hasta la propia Sansores, que le dio un beso y le dijo que sus reproches no son cosa personal”.

Asuntos guardados de Pemex
En el diario Reforma, su columna de trascendidos Templo Mayor, asegura que: “con el ojo cuadrado se quedaron los expertos en transparencia al saber que el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales reservó los avalúos de la planta chatarra Agro Nitrogenados que Pemex compró en 2013. Más aún, porque su argumento es que la filial de la petrolera que hizo esa compra ¡no maneja dinero público! Y quizás lo peor es que, de aplicarse ese criterio a transacciones similares, podrían quedar en la opacidad buena parte de los más de 390 mil millones de pesos de dinero público que ejercerá Pemex en el 2018, o los más de 385 mil millones que manejará Comisión Federal de Electricidad… y todo por ser empresas (quesque) productivas del Estado. Un ‘detallito’ que el gobierno no les explicó a los mexicanos de la reforma energética”.

Costosa experiencia
En el pasado buen fin se pudieron vivir experiencias de todo tipo, pero la que más llamó la atención se vivió en Chihuahua, ya que empleados de una tienda colocaron mal los precios en pantallas de televisión, por lo que los ciudadanos, haciendo valer su derecho, obligaron a la tienda a vender en el precio colocado, aunque éste estuviera equivocad, y del tema en el Excélsior, su columna de trascendidos, Frentes Políticos, asegura que: “el Buen Fin trajo consigo desde una importante reactivación económica, que finalmente es lo que se busca, hasta el épico abuso de los consumidores. En una tienda departamental de Chihuahua, como les sucedió a otras, los empleados colocaron mal los precios y vendieron pantallas de televisión, la más cara, en 16 pesos, incluso, había a la venta en tres pesos. La gente no les perdonó la pifia y avalados por la Profeco, que dirige Rogelio Cerda, en multitud hicieron uso de su ‘derecho’ a comprar al precio exhibido, así fuese erróneamente. Por lo general, el cliente es quien sale perjudicado por los altos precios de los productos en los establecimientos, pero esta vez fue al revés. Las personas que abusaron del error carecen de vergüenza. Sin comentarios”.