ADVERTENCIA: IMÁGENES FUERTES.

Las imágenes fueron tomadas en el penal de Alcaçuz, donde un enfrentamiento entre bandas rivales incluyó, además de las escenas de canibalismo, decapitaciones y torturas.

Ciudad de México, 24 de enero (SinEmbargo/Infobae).– Un video, filtrado desde el mismo interior del penal amotinado, muestra a un grupo de reos en el techo de la cárcel de Alcaçuz gritando de manera desafiante. Lo que más repiten: “Churrasco do PCC” (churrasco de PCC), y muestran una fogata y a reclusos del cártel narco “Sindicato do Crime” sosteniendo un palo con carne incrustada. Según ellos, son los restos de sus rivales, del Primer Comando de la Capital.

El video es impactante, porque muestra cómo asan la carne humana, se arengan por haber asesinado a sus contrincantes y se preparan para comérsela.

Los presos de Alcaçuz, en el estado brasileño de Río Grande do Norte, llevan 11 días amotinados.

Las autoridades no logran retomar el control y las imágenes de los reclusos en los tejados de la penitenciaría, situada en la región metropolitana de Natal, hace pensar que la normalidad está muy lejos de retornar.

Hace 11 días, allí fueron brutalmente asesinadas 26 personas, la mayoría miembros de la facción Sindicato do Crime de Río Grande do Norte (SDC), por orden del Primer Comando de la Capital (PCC).

La policía intentó contener la reyerta lanzando bombas aturdidoras y balas de goma, y llegó a intervenir para poner fin a la guerra declarada entre facciones y retirar heridos, pero los grupos volvieron ocupar libremente las áreas comunes del complejo penitenciario.

La primera rebelión en Alcaçuz tuvo lugar la tarde del sábado 14 de enero, después del horario de visitas, cuando presos del pabellón 5, con integrantes del PCC, invadieran la ala 4, donde se encuentran los presos del Sindicato do Crime.

Las autoridades procedieron esta semana a la transferencia de reclusos a otras cárceles del estado, lo que provocó una ola de ataques a autobuses y comisarías.

La guerra por el control del tráfico de cocaína entre presos del PCC y las facciones rivales, empezando por el Comando Vermelho y sus aliados como el Sindicato do Crime, dejó ya cerca de 140 muertos desde inicios de año, muchos de ellos decapitados.

Las principales masacres se produjeron en Manaos (56 muertos) y Roraima (33), ambas en el norte, así como en Natal (26).

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE INFOBAE. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.