Su nombre era apenas conocido. Ahora está en la opinión pública nacional. Hombre de todas las confianzas de Humberto Moreira Valdés, Chaires no ha podido disfrutar sus cinco minutos de fama: está desaparecido.

Esta semana, los senadores panistas Federico Döring y Rubén Camarillo Ortega interpusieron una demanda formal en contra del presidente nacional del PRI, quien está al frente de un grupo político de Coahuila al que se señala por enriquecimiento ilícito.  A Chaires Yáñez se le señala como prestanombres de Moreira.

El jueves, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) cuestionó el silencio del presidente del PRI: “Abre el margen de sospecha de desvío de recursos”, dijo. Pero además alertó que Chaires Yáñez y otros señalados de corrupción como Javier Villarreal, “no aparecen”.

Fuentes en Coahuila señalan que, en efecto, ninguno de los señalados en las denuncias o por los medios han aparecido en público. Lo que no se sabe es si se trata de una estrategia de medios o, como supone Coparmex, están “desaparecidos”.

Coparmex también acusó al rector de la Universidad Autónoma de Coahuila, Mario Alberto Ochoa, de mostrar una fortuna que no se justifica con el suelto que ha percibido. Habló de una finca en la Sierra de Arteaga. El organismo dijo que hay sospechas de otro prestanombres poco señalado hasta el momento: Lorenzo Schuessler Reyes.

Moreira no ha aparecido en público durante un largo tiempo. Su cuenta de Twitter no ha sido actualizada desde el lunes pasado. Sin embargo se supo que el líder nacional del PRI está en Coahuila operando la elección estatal del 3 de julio. Su hermano, Rubén Moreira, es el candidato priista a gobernador.

Según el periódico Reforma, “en los últimos tres días el ex gobernador se ha reunido con brigadistas del tricolor en instalaciones de la Caja San Nicolás, al oriente de Saltillo. Para evitar ser cuestionado sobre los negocios de Chaires Yáñez, el líder del tricolor instruye a los operadores de la campaña de su hermano Rubén Moreira, candidato priista a la Gubernatura, en lugares cerrados”.

De acuerdo con una investigación de Linaloe Flores, publicada en SinEmbargo, Chaires Yáñez es hijo de uno de los mentores de Humberto Moreira, Antonio Chaires Costilla, elegido como líder del Movimiento Reivindicador del SNTE y fallecido unos días después de su nombramiento en 1989, en un accidente automovilístico cuyas condiciones aún no han sido esclarecidas.

Vicente Caires se desempeñó como director de Administración del Gobierno del estado de 2005 a 2010.

Hasta antes después de ser demandado penalmente por enriquecimiento ilícito, Chaires aparecía como coordinador administrativo del CEN del PRI; fue borrado del directorio.

Y ahora no se sabe nada de él.

De acuerdo con el diario regio El Norte, el paso de Chaires Yáñez por el Gobierno de Coahuila “no sólo le permitió ingresar al negocio de la radio y la televisión en el Estado, y en el mundo de las operaciones comerciales en Texas, sino que también pudo adquirir propiedades en Saltillo, algunas en condiciones muy ventajosas”.

Información del periódico Vanguardia señala que entre 2007 y 2010, “cuando fungió como director de Administración y Secretario de Operación y Administración de la gestión de Humberto Moreira como Gobernador de Coahuila, se tienen documentadas al menos dos operaciones ante el Registro Público de la Propiedad”: el 15 de marzo del 2007, Chaires, coordinador administrativo de la Presidencia del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, compró en 40 mil pesos una propiedad valuada en 406 mil al Fondo de la Vivienda para los Trabajadores de la Educación al Servicio del Estado, organismo perteneciente a la Sección 38 del SNTE. “Casi tres meses después, el 23 de mayo del 2007, inició su aventura empresarial en Estados Unidos al crear en Texas la inmobiliaria Vicap Global Investments, LLC., e incorporarse a los consejos directivos de las empresas estadunidenses Procom Marketing, LLC., y Transnational Construction & Real Estate Co., LLC.”

Y en noviembre de ese año, Chaires, dicen los reportes, compró al empresario de la industria radiofónica y televisiva de Coahuila, Roberto Casimiro González, una casa con un valor de mercado de 860 mil dólares, ubicada en la calle 107 Champions MI, en San Antonio Champions Ridge, en el condado de Bexter, en San Antonio, Texas.

El caso Chaires, con Carmen Aristegui

El desconocido, en Reforma