El optimismo siempre debe ser tu fuerte y tu alegría deberá fortalecer a los demás. Sin embargo, haz uso de tu buen criterio y sonríe en las ocasiones adecuadas o quedarás como Margarita que se mostró tan sonriente durante la enumeración de las víctimas en el Diálogo por la Paz.