Recordarás una pérdida, porque hay pérdidas tan grandes que siempre serán un hueco en el corazón. Toma tus duelos y llóralos el tiempo que consideres necesario. Hace un año se nos fue Carlitos Monsiváis, ya lo rodean los gatitos-ángeles. Sólo ten presente que hay tiempo para llorar, pero también hay tiempo para sanar.