.Te espera un festejo inesperado: podría ser un aniversario, una unión o cualquier otra cosa. Incluso, si piensas que no tienes nada que festejar, celebra la alegría, celebra la vida. Prende la tele y celebra otra vez ese gol tan bonito de Maradonna que acaba de cumplir 25 años. ¡Festeja lo que quieras! Es tiempo de que le des alegría a tu corazón.