Ginebra, 24 Jun (Notimex).- El Alto Comisionado de Naciones Unidas para Refugiados (ACNUR) afirmó hoy que unos 20 mil somalíes, que huyeron de la sequía y la violencia, llegaron durante las últimas dos semanas al campo de refugiados de Dadaab, en el noroeste de Kenia.

Dadaab es una “ciudad-campamento” con unos 360 mil habitantes, equiparable a la población de Niza, Florencia o Bilbao. Muchos de los pobladores han vivido ahí desde hace 20 años, cuando llegaron a refugiarse, alertó la portavoz del ACNUR, Melisa Flemming.

“Este aumento es dramático (…) no sólo por la cantidad de personas que llegan a diario, (un promedio de mil 300), sino también por el estado de desnutrición y fatiga en el que llegan”, detalló Flemming en rueda de prensa.

ACNUR lamentó que no se pueda ofrecer un lugar a los desplazados que han llegado a partir de 2008, debido a la falta de espacio, lo que ha provocado que más de 50 mil refugiados se establezcan fuera de las fronteras del campamento.

“Fuera del campamento estas personas carecen de servicios básicos, tienen que caminar largas distancias para acceder a ellos y viven en una zona de peligro de inundaciones”, entre otros riesgo, señaló.