Naciones Unidas, 24 Jun (Notimex).- La ONU advirtió hoy que “la violencia, los conflictos armados y las actividades terroristas financiadas por narcotraficantes” aumentan en el mundo, por lo que urgió a fortalecer la coordinación global contra este ilícito.

“El tráfico de drogas está alimentando una empresa criminal mundial con valor de cientos de miles de millones de dólares, lo que impacta seriamente el desarrollo y la seguridad internacionales”, dijo Yury Fedotov, director de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (ONUDD).

Al comparecer ante el Consejo de Seguridad de la ONU, Fedotov indicó que el valor del mercado mundial de la cocaína es de 85 mil millones de dólares anuales y el del opio y sus derivados 65 mil millones, con lo que los traficantes financian otras actividades criminales.

Ante esa situación, el funcionario llamó a los Estados miembros del Consejo de Seguridad, así como a las organizaciones internacionales y regionales, a redoblar esfuerzos y compartir responsabilidades respecto al combate del tráfico de drogas en el mundo.

“Enfrentar el problema global de las drogas es una responsabilidad compartida. Nuestra respuesta en las esferas nacionales, regionales e internacionales debe ser integral, equilibrada y enfocada”, subrayó Fedotov.

La comparecencia del director de la ONUDD se produce un día después de que la ONU presentó el informe mundial sobre drogas 2011.

El estudio indicó que pese a que el mercado del opio y la cocaína disminuía, aumenta el consumo de medicamentos de venta controlada y de drogas sintéticas, como la metanfetamina.

Fedotov consideró que los esfuerzos para contrarrestar el flujo de drogas en el mundo debían darse tanto para frenar la oferta como para reducir la demanda, y que ambas estrategias resultan absolutamente complementarias.

Llamó a fortalecer el marco internacional de colaboración, empezando por el propio sistema de la ONU, incluyendo al Consejo de Seguridad, aunque insistió en que el esfuerzo debería ser más amplio.

Asimismo, urgió a fortalecer las capacidades regionales y a reforzar el imperio de la ley y los sistemas nacionales de justicia, con el fin de reducir la influencia de las organizaciones criminales en instituciones estatales.

“Las drogas ilícitas continúan socavando la estabilidad, la seguridad y la salud en muchas partes del mundo. Millones en el mundo sufren y mueren por el uso de drogas ilícitas”, enfatizó Fedotov.

De acuerdo con la ONU, alrededor de 200 mil personas en el orbe mueren cada año a consecuencia del uso de estupefacientes.