Chicago, 24 Jun (Notimex).- Las viejas galaxias aún siguen haciendo nuevas estrellas, lo que demuestra que se mantienen en evolución, de acuerdo con una investigación astronómica de la Universidad de Michigan.

Los resultados del estudio, publicados en el boletín mensual de la institución, indicaron que las viejas galaxias producen al menos un sol cada 100 mil años.

Para el estudio, a cargo de Joel Bregman y la becaria de investigación Alyson Ford, se utilizó la Wide Field Camera 3 del Telescopio Espacial Hubble, dirigido a cuatro galaxias elípticas, ubicadas a unos 40 millones de años luz de distancia de la Tierra.

En una de ellas, la galaxia Messier 105, calificada como muerta y ubicada a 34 millones de años luz de distancia, en la constelación de Leo, descubrieron algunas estrellas brillantes jóvenes, en cúmulo e individuales, algunas muy azules y con un estimado de 10 a 20 veces la masa del sol.

Además, pudieron observar objetos que no son de color azul como para ser estrellas individuales, sino grupos de muchas estrellas.

“En la contabilización de estos grupos, se están formando estrellas en Messier 105 a una tasa promedio de un sol cada 100 mil años. Esto no es sólo un estallido de formación estelar, sino un proceso continuo”, dijo Ford.

“Los científicos pensaban que se trataba de galaxias muertas que habían terminado de hacer estrellas hace mucho tiempo, pero este estudio demuestra que todavía están vivas y se están formando estrellas, aunque a un nivel bastante bajo”, expresó.

Explicó que existen dos tipo de galaxias: las espirales, como nuestra Vía Láctea, y las elípticas.

“Las primeras se encuentran en un disco que también contiene gas denso y frío, del cual nuevas estrellas se forman regularmente a un ritmo de alrededor de un sol al año, y en asociaciones de diez a cien mil estrellas”.

Mientras que en las elípticas las condiciones son diferentes y, por el contrario, el periodo es de miles de millones de años, “estas galaxias contienen estrellas que orbitan en todas direcciones, como abejas alrededor de una colmena, tienen muy poco gas frío, y no hay una formación de estrellas conocida”.

La investigadora aclaró que mientras los astrónomos en general estudiaron previamente la formación de estrellas observando a todas a la vez a la luz de una galaxia elíptica, porque no se pueden de manera individual.

“Nuestro truco es hacer las imágenes sensibles ultravioleta, con el Telescopio Espacial Hubble, lo que nos permite ver estrellas individuales”, refirió.

Los astrónomos ahora trabajan para entender la tasa de natalidad estelar y la probabilidad de formación de estrellas en grupos dentro de las galaxias elípticas.

“Estábamos confundidos por algunos de los colores de los objetos en nuestras imágenes hasta que nos dimos cuenta de que deben ser los cúmulos de estrellas, por lo que la mayor parte de la formación estelar ocurre en las asociaciones”, precisó Ford.

Los hallazgos plantearon nuevos misterios a los investigadores, como el origen del gas que forma las estrellas. “Estamos en el comienzo de una nueva línea de investigación, que es muy emocionante, pero confusa a veces”, dijo Bregman, de acuerdo con el artículo publicado.