Jaime Rodríguez Calderón hizo historia en las elecciones del 7 de junio de 2015: se convirtió en el primer candidato independiente en ganar la gubernatura de un estado. Su fórmula fue un discurso directo, lleno de promesas de cambio para Nuevo León, una entidad agraviada entonces por un Gobernador priista que, a la fecha, ha evitado que el brazo de la Ley lo alcance.

En casi dos años de Gobierno, sin embargo, “El Bronco” no ha cumplido con sus compromisos y, al contrario, ahora se le suman diversos señalamientos. Uno de ellos, muy sentido por la sociedad, es que no ha podido controlar al crimen; el otro, reciente, es que en esta ola de acusaciones contra gobiernos que espían a ciudadano, él también es protagonista, de acuerdo con denuncias de activistas y defensores de derechos humanos.

Ciudad de México, 24 de junio (SinEmbargo).– Jaime Heliódoro Rodríguez Calderón , conocido como “El Bronco”, actual Gobernador del estado de Nuevo León despuntó en la escena política nacional en 2014 con una historia priista que arrastraba desde 1992, pero de la que, afirmó, se había arrancado por completo para poder contender por la gubernatura  de su entidad.

“Hemos aprendido a ser libres y ningún descendiente de reyes, ni nadie, tiene el derecho de inscribirnos en el registro de sus esclavos”, dijo –citando al General Mariano Escobedo– en septiembre de 2014, cuando renunció oficialmente al Partido Revolucionario Institucional (PRI).

Sus palabras, afirmó, reflejaban “la angustia y el dolor de la gente que me demuestra que Nuevo León está en busca de un liderazgo que piense y actúe diferente, fuera y lejos de los partidos PRI y PAN [Partido Acción Nacional], quienes por sus propios resultados ganados a pulso, han perdido la credibilidad ante sus patrones, que son los ciudadanos y ya no son opción para el próximo proceso”.

Casi un año después, la estrategia funcionó.

“El Bronco” hizo historia al ser el primer candidato independiente en convertirse Gobernador de un estado en México.

Los neoleonenses lo ovacionaron cuando arrasó en las elecciones del 7 de junio 2015.

“Nuevo León será el inicio de la segunda Revolución Mexicana que cambiará la conciencia y la actitud de muchos”, dijo en su discurso de celebración.

Sin embargo, a un año y ocho meses de tomar el poder –el 4 de octubre de 2015– en la entidad del norte con mayor crecimiento económico la mayoría de sus promesas siguen sin cumplirse y han aflorado diversas acusaciones en su contra, incluyendo el presunto espionaje a ciudadanos en general, activistas y periodistas.

¿TAMBIÉN ESPÍA A CIUDADANOS?

Colectivos y asociaciones civiles presentaron esta semana un escrito para Jaime Rodríguez donde se exponen las prácticas que lleva a cabo el Gobernador para espiar a defensores de derechos humanos, activistas, periodistas y a ciudadanos en general críticos de la actual administración.

En enero de este año, el Gobernador se había pronunciado al respecto.

“De aquí le hago un aviso a todos aquellos jóvenes o no jóvenes que están utilizando la red, que los estamos vigilando, que sabremos dónde están, que tenemos elementos y la tecnología suficiente para vigilarlos y que daremos con ellos”, expuso tras las protestas suscitadas por el gasolinazo.

El 19 de junio pasado, la Red de Defensa los Derechos Digitales (R3D), Artículo 19 y Social TIC, con asesoría técnica de Citizen Lab de Canadá, presentaron un informe donde se denunció que el Gobierno federal espiaba a periodistas y a defensores de derechos humanos por medio del malware Pegasus.

La noticia levantó las alertas entre las ONGs de Nuevo León, que se presentaron en la Secretaría de Gobierno del estado para dirigirse a “El Bronco” y preguntarle: “¿El gobierno central de Nuevo León y cualquiera de sus dependencias utiliza algún software, programa, herramienta para vigilar a usuarios de redes sociales? ¿El Gobierno de Nuevo León vigila a los ciudadanos dentro o fuera del estado?”.

Sin embargo, a su llegada de su más reciente gira por el continente europeo y australiano, Rodríguez Calderón ignoró el escrito por las organizaciones y lo único que posteó en su perfil de Facebook fue un saludo a los nuevoleoneses.

“Buenos días raza, ya es miércoles, hay que echarle muchas ganas a lo que resta de la semana ¿Quien ya va para el jale? Mucho éxito”, escribió.

¿DÓNDE QUEDÓ MEDINA?

Rodrigo Medina de la Cruz, el priista que gobernó Nuevo León hasta el 2015, es acusado hasta hoy por peculado y daño patrimonial al erario público por más de 3 mil 567 millones 967 mil 469 pesos, de acuerdo con lo que reclama la Fiscalía Anticorrupción, además de incentivos ilegales y exención de impuestos a la automotriz coreana KIA, la cual estableció una planta en el municipio Pesquería.

Por los cargos anteriores estuvo en prisión preventiva en el penal de Topo Chico, en enero de este año, pero salió libre 19 horas después porque el juez consideró que no había riesgo de fuga, ya que se había presentado a comparecer con anterioridad.

Tras su salida, “El Bronco” declaró al periódico Reforma que Medina volvería a la cárcel: “Va a regresar, va a regresar”, dijo el Gobernador, y añadió “nosotros estamos luchando para llevarlo a donde debe estar, evidentemente nosotros consideramos que hay delito”.

Los violaciones que se le imputan al priista merecen penas de uno a 12 años de prisión; no obstante, Medina se ha declarado inocente.

El ex Gobernador consiguió el pasado 21 de junio que un Juez le congelara la ejecución de cualquier orden de aprehensión en su contra.

Con dicho amparo, por el que Medina pagó 60 mil pesos, no se le podrá detener a menos que se le acuse de un delito grave. Esta resolución debe quedar lista este domingo 25 de junio.

Hasta ahora, Jaime Rodríguez permanece en silencio sobre el caso Medina de la Cruz y da señales de lavarse las manos. El 14 de agosto de 2016, durante una reunión de la Conferencia Nacional de Gobernadores en la Ciudad de México, negó incluso que prometiera durante su campaña encarcelar a su antecesor.

“Yo no prometí meter a prisión a Medina de la Cruz, ustedes los medios han dicho eso, yo dije que iba atacar la corrupción y dije que iba a estaría en la cárcel aquel que utilizase los recursos públicos para lo que no debe de hacerse”, sentenció.

“EL BRONCO” SE RESISTE AL CAMBIO

“El Bronco” llegó como la esperanza de la transformación en Nuevo León, pero hasta ahora no ha sido así.

El pensamiento que prolifera es que el supuestos ex priista no cambió ni un milímetro, y sigue siendo el mismo que cuando militaba con su antiguo partido.

Él no soporta, por ejemplo, los temas del matrimonio igualitario y huye a la comunidad LGBTTI, además se “retuerce” con “malas madres” que no dan luz como “debe ser”.

Los dichos del Gobernador dejan claro su posición conservadora y el rechazo contra un cambio de pensamiento.

El 3 de septiembre de 2016, el mandatario causaría polémica en redes sociales al afirmar que una “mejor mamá” es la que tiene a su hijo por parto natural, no por cesárea.

Mientras promovía el parto natural en el arranque de la construcción de la Clínica Hospital Supera, en el municipio de Zuazua, Jaime Rodríguez declaró: “Para que la madre evite la cesárea, que la mamá hoy sea mejor mamá, más mamá”.

Un mes después, en octubre de ese año, el mandatario de hueso conservador recomendó a las parejas homosexuales que quieran contraer matrimonio que lo hagan en el estado de Coahuila porque, dijo, en Nuevo León la Ley no contempla esas uniones y él estaba en desacuerdo.

“Pues que se casen, ya se pueden casar en Saltillo. No estoy de acuerdo en la adopción, eso sí es contra natura. Aquí voy a ser como el juez de mi pueblo, allá en Pablillo. Tengo que hacer lo que la Ley diga”, destacó en entrevista con el diario El Norte en el que también manifestó su rechazo a la “exageración” que se hace sobre el tema de los derechos de la comunidad LGBTTI.

De hecho, recientemente el mandatario reafirmaría su posición al declarar que el matrimonio debe ser únicamente entre hombre y mujer durante la cumbre de Negocios de Bienes Raíces de Monterrey el pasado 26 de mayo.

“Creo en el principio de la familia, creo en el matrimonio. No en las otras zonceras […] El matrimonio es hombre- mujer, punto”, expresó.

TOPO CHICO Y LA SEGURIDAD REVIENTAN

Con pancartas, en el techo del penal del Centro de Preventivo y de Reinserción Social Topo Chico, ubicado en Monterrey, los presos manifestaron: “No keremoz a Kakino (sic)”. También quemaron colchones en protesta.

El traslado de reos fue lo que ocasionó que los de dentro del penal se molestaran y decidieran amotinarse. El “Kakino”, Jaime Cabrera Escalante, quien supuestamente habría sido llevado para controlar el interior el interior del reclusorio, es miembro del narco en Tamaulipas.

Fasci Zuazua, vocero de Seguridad del Gobierno estatal, informaría el traslado de 39 reos de alta peligrosidad a penales de Oaxaca, Veracruz, Michoacán, Jalisco y Durango. Esta medida no ocasionó muertes, pero sí un interno lesionado.

Además, agregó, el traslado del “Kakino, quien sí llegó a Topo Chico, fue“un rumor que nació en la calle para desestabilizar el penal, lo infiltraron y lo desestabilizaron”. Con este motín se registra la segunda revuelta en lo que va del año dentro del penal.

Durante 2016 fueron seis los motines registrados.

En Topo Chico, dos de esos enfrentamientos dejaron un saldo de 52 reos muertos, por lo que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación en diciembre de ese año. La CNDH pidió a las autoridades corregir la situación de sobrepoblación, hacinamiento, autogobierno y la falta de personal.

¿Y “El Bronco”? El Gobernador, se consignó, estaba de gira de negocios por Francia y la India, acompañado del Secretario de Desarrollo Económico, Fernando Turner; el Secretario de Desarrollo Sustentable, Roberto Russildi; Andrés Cantú, presidente del Congreso, y Margarita Gómez, presidenta de la Comisión de Desarrollo Económico.

A través de su perfil de Facebook, el mandatario se mantuvo activo con videos en vivo sobre su gira, pero sobre Topo Chico sólo compartió la declaración del vocero Aldo Fasci.

La violencia no sólo está presente en los penales, también está viva en todo Nuevo León.

Cuando Rodríguez Calderón tomó el poder en 2015, la tasa de homicidios por cada cien mil habitantes era de 8.87, presentando 451 casos. Para 2016, la tasa se elevaría a 12.49 con 644 homicidios, de acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Este 2017 pinta para competir con el año anterior, ya que en los primeros cinco meses ya se han registrado 280 homicidios dolosos.

EL SUEÑO DE LOS PINOS

La estrategia para llegar a ser Gobernador estatal le salió bien “El Bronco” en 2015, pero a casi dos años de su sexenio su posición ya no es la misma. Sus promesas de cambio no dan señales de llevarse a cabo.

Jaime Rodríguez  aspira a una candidatura para el 2018.  En abril pasado dijo: “Si resuelvo los problemas de Nuevo León voy a contender, pero ahorita mi tiempo está destinado a mi estado. Sé que México puede migrar pero yo tengo un compromiso con los electores y esperaré primero a resolver los problemas en la entidad”.

La declaración fue pronunciada durante su visita en el estado de Oaxaca al que describió de manera despectiva debido a las protestas realizadas en la entidad: “Oaxaca está de la chingada, por todo hacen marchas”, afirmó, de acuerdo con medio locales.

En diciembre deberá decidir sí va por Los Pinos como candidato independiente, y ya está haciendo su luchita a través de los clips que siempre le han acompañado para mejorar su imagen en redes sociales. Esto, aunque ahora sus videos casi no se vean y su etiqueta del “gran Gobernador independiente” se haya caído por no cumplir con sus promesas de campaña y, también, por su propia boca: con frases que han evidenciado sus verdaderas posturas y que con las que se ha metido ya muchos autogoles.