Foto tomada de captura de video.

Foto tomada de captura de video.

Ciudad de México, 25 de febrero (SinEmbargo).– El Gobierno mexicano consideró hoy un “disparate” las declaraciones de Phil Jordan, oficial retirado de la Agencia Estadounidense Antidrogas (DEA), quien afirmó que el narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán financió la campaña electoral del actual presidente, Enrique Peña Nieto, informó la agencia EFE.

“Es verdaderamente un disparate. Desconozco cuáles sea las razones que tenga esta persona para hacer una acusación tan grave sin ningún sustento”, dijo a la periodista Carmen Aristegui, en su noticiero de MVS, el portavoz del gobierno mexicano, Eduardo Sánchez Hernández.

El propio Jordan, destacó, quien lanzó esa hipótesis en una entrevista difundida por la cadena Univisión, no ha aportado pruebas de sus dichos.

“Él mismo reconoce que no tiene manera de sustentar esta acusación pero, insisto, yo desconozco cuáles sean las razones que él tenga para hacerlo, no voy a especular sobre ninguna, pero lo que sí puedo decir categóricamente es que las rechazamos contundentemente”, expuso el funcionario del gobierno federal.

Tanto el Departamento de Estado como la DEA se desmarcaron de las declaraciones de Jordan, ex jefe del Centro de Inteligencia de la DEA en El Paso (Texas, EU).

EU SE DESMARCA

El 24 de febrero pasado, dos días después del arresto de Joaquín Guzmán Loera, Phil Jordan, afirmó en una entrevista con Univisión que el líder del Cártel de Sinaloa financió la campaña electoral del actual Presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, una declaración de la que se desmarcaron inmediatamente tanto el Departamento de Estado de EU como la propia DEA.

“Las declaraciones del oficial retirado de la Agencia Antidrogas (DEA) Phil Jordan y las de aquellos agentes de procuración de justicia retirados no reflejan la postura del Gobierno de los Estados Unidos”, planteó la Embajada de Estados Unidos en México en un comunicado.

“Nunca pensé que con el PRI –el Partido Revolucionario Institucional, que gobierna ahora en México– lo iban a arrestar, porque ‘El Chapo’ metió mucho dinero en la campaña de Peña Nieto, me sorprendió cuando supe que lo arrestaron”, dijo Jordan al canal de televisión.

Y añadió: “Algo malo pasó entre el PRI y ‘El Chapo’, no te puedo decir qué es lo que pasó. Él pagó millones de dólares para que no lo tocaran y millones de dólares para que lo dejaran salir la última vez. Tiene todo el dinero del mundo. Así que es una victoria para México que Nieto dejara que lo detuvieran”.

Tras conocerse estas declaraciones, tanto el Departamento de Estado como la DEA emitieron comunicados casi idénticos en los que dejan claro que “la opinión de Jordan y la de cualquier otro ex agente federal no representa al Gobierno de Estados Unidos”.

“El arresto de Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán ha sido un triunfo importante para México y un gran paso en nuestra lucha común contra el crimen organizado, la violencia y el tráfico de drogas”, agregaron.

La Embajada, por su parte, planteó que el arresto de Guzmán “fue un importante logro para México y un gran paso en nuestra lucha compartida en contra del crimen organizado trasnacional, de la violencia y del tráfico de drogas”, y felicitó “al pueblo de México y a su Gobierno por la captura del supuesto líder del Cártel de Sinaloa”.

“Estados Unidos y México tienen una fuerte asociación en temas de seguridad y continuamos apoyando a México en sus esfuerzos para mejorar la seguridad de sus ciudadanos, y continuaremos trabajando juntos para hacer frente a las cambiantes amenazas que representan las organizaciones del crimen trasnacional”, destacó.

EL ARRESTO DEL “CHAPO”

Respecto al arresto del “Chapo”, Sánchez dijo que desde octubre de 2013 se obtuvo información de que el líder del cártel de Sinaloa podría estar en Culiacán, capital del estado de Sinaloa.

Fue a comienzos de 2014 cuando la Secretaría de Marina (Semar) puso en marcha la Operación Gárgola en contra de Guzmán, quien estaba entre los “122 objetivos prioritarios” del Gobierno de Peña Nieto.

El portavoz detalló que el 19 de enero empezó un despliegue en Sinaloa en busca del “Chapo”, y que entre el 12 y 17 de febrero 13 personas de su círculo próximo fueron arrestados cerca de la urbe, lo que permitió conocer “más detalles sobre la posible ubicación de este delincuente”.

Durante esos días se incautaron, además, “99 armas largas, 33 armas cortas, 319 cargadores, 6.215 cartuchos, 43 vehículos, 16 casas, 41 equipos de comunicación, y más de 3.000 kilogramos de droga”.

Tras la captura del líder criminal el sábado pasado en una operación sin disparos, Sánchez evitó hablar si habrá o no extradición a EU, algo que dependerá de “los acuerdos internacionales que México tiene” con ese país en la materia.

Al respecto, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, ha dicho que si hay una petición formal de extradición sería estudiada, pero que antes las autoridades mexicanas tienen “mucha información” que requieren del reo.

Sánchez afirmó que el Ejecutivo daba “garantías” de que “no va a ocurrir” una nueva fuga del “Chapo”, como la registrada en 2001 de una penal de máxima seguridad durante la administración de Vicente Fox.

Las acciones del Gobierno contra Guzmán y otros delincuentes van dirigidas a “intervenir, desde el punto de vista económico, en la riqueza de esos delincuentes” y a localizar “a sus cómplices, a sus redes de protección” para arrestarlos y procesarlos.

“Logrando esto podremos disminuir realmente los niveles de impunidad”. No es “suficiente con el hecho de que se detenga a un criminal y no se castigue a quienes lo ayudaron a salir de la cárcel, en este caso, o a mantenerse fuera de ella”, expuso.