Ciudad de México, 25 de febrero (SinEmbargo).– El uso habitual de la bicicleta disminuye en un 24%el número de muertes anuales por contaminación de aire, reveló este día un estudio realizado por especialistas del Massachusetts Institute of Technology (MIT) y del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (CREAL) de Barcelona, España.

David Rojas-Rueda, investigador del CREAL, Barcelona, y principal autor del estudio  precisó que la sustitución del auto por un medio de transporte activo aumenta la actividad física y reduce a cero las partículas que se emitirían al viajar en coche particular.

Según dio a conocer el Poder del Consumidor en un comunicado de prensa, Amalia Holub, integrante del del MIT y quien dirige el estudio “Air Quality Variation Based on Distance from Traffic and Route Choice”, llevado a cabo en Singapur, DF y Nueva York, presentó este día en un video los resultados correspondientes a la Ciudad de México.

El estudio consistió en realizar dos tipos de lecturas de partículas con monitores personales: una se basó en la cantidad de partículas registradas dependiendo la cercanía con el arroyo vehicular; y la otra en la presencia de partículas en rutas de alto y bajo tránsito.

Los estudios realizados en el DF indicaron que a 4.5 metros del tránsito vehicular se redujo el conteo de partículas en un 50%, y a 9 metros, 70%. Sin embargo, cuando los monitores se montaron en las bicicletas para medir distintas rutas se observó una gran variación en el conteo de partículas a lo largo de cada ruta.

En promedio, se detectó un mayor número de partículas en la ruta con avenidas principales que en la ruta por avenidas secundarias.

Se informó que la finalidad del estudio es crear mapas en línea, alimentados con información que provean los usuarios, a través de algún dispositivo que monitoree la contaminación en las calles de la ciudad.

Esto puede servir, por un lado, a los ciudadanos para decidir el modo y la ruta en la que se expongan menos a la mala calidad del aire y, por otro, con el fin que tomadores de decisiones implementen mecanismos a corto y largo plazo que mejoren la calidad del aire para ciclistas y peatones.

Para complementar el estudio, el MIT elaboró una encuesta entre la Red Nacional de Ciclismo Urbano, cuyos resultados, expuestos por Agustín Martínez, vocero de la Bicired, fueron los siguientes:

1. Del uno al 10, los encuestados revelaron que les preocupa un 8.7 la mala calidad del aire.

2. El único tema más preocupante es la seguridad vial con el 90.1%.

3. La gran mayoría (83.4%) de los encuestados tienen síntomas que creen que están relacionadas con la contaminación del aire.

4. El síntoma más común es ardor en los ojos (66.5%).